Es­pa­ña es­tá a mer­ced del su­rrea­lis­mo po­lí­ti­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

El su­rrea­lis­mo es, se­gún la RAE, un «mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co que in­ten­ta so­bre­pa­sar lo real im­pul­san­do lo irra­cio­nal y oní­ri­co». Por eso po­de­mos de­fi­nir el su­rrea­lis­mo po­lí­ti­co co­mo un in­ten­to de go­ber­nar el país des­de el oca­so oní­ri­co de la ra­zón. Con las ur­nas ca­lien­tes aún, y con el pue­blo rec­ti­fi­can­do sin brus­que­da­des la ca­tás­tro­fe del 20D, el te­ma más re­le­van­te de las ter­tu­lias y de los ex­per­tos es la con­ve­nien­cia de pres­cin­dir de Rajoy, el ga­na­dor, pa­ra que pue­dan go­ber­nar los per­de­do­res, o pa­ra que Ri­ve­ra ha­ga de ár­bi­tro de es­ta en­so­ña­ción.

Al­gu­nos ex­per­tos ti­po Bo­lo­nia van más le­jos, y lo que en reali­dad se pre­gun­tan es cuál de los mos­que­te­ros —Sán­chez, Igle­sias o Po­de­mos— ha ga­na­do las elec­cio­nes, por­que «que Rajoy las per­dió —di­cen— es una evi­den­cia». Y des­de es­ta con­vic­ción le dan con­se­jos al PP pa­ra que se es­tre­lle en una in­ves­ti­du­ra no pac­ta­da, pa­ra que in­ten­te pac­tar con el dia­blo, co­mo Sán­chez, o pa­ra que se aven­ga a la chu­mi­na­da de acep­tar un Go­bierno de dos años pa­ra cam­biar la Cons­ti­tu­ción a la me­di­da de Sán­chez y ha­cer una ley elec­to­ral a la me­di­da de Ciu­da­da­nos. Es el su­rrea­lis­mo oní­ri­co, que ex­pan­di­do por el sis­te­ma me­diá­ti­co, pren­de igual de fá­cil en­tre la fa­rán­du­la que en las mon­jas de clau­su­ra.

El PSOE, que ocu­pa la po­si­ción de chan­ta­jis­ta en el ar­co de la go­ber­na­bi­li­dad, se ha di­vi­di­do en dos fac­cio­nes: la de Sán­chez, Her­nan­do, Lue­na y Ba­tet, que ni co­men ni de­jan co­mer, y la que agru­pa a los 190.000 mi­li­tan­tes res­tan­tes, que tie­nen bue­na in­ten­ción y diag­nós­ti­co, pe­ro que, se­cues­tra­dos por los cua­tro de la fa­ma, na­da pue­den ha­cer. Más su­rrea­lis­ta es, aún, lo que su­ce­de en Po­de­mos, que, ates­ta­do de po­li­tó­lo­gos y ex­per­tos, se tam­ba­lea, no­quea­do, con la pri­me­ra bo­fe­ta­da, y que se es­tá for­mu­lan­do co­ram po­pu­lo la pre­gun­ta equi­vo­ca­da. Por­que lo di­fí­cil no es sa­ber por qué se es­ca­pa­ron de sus ma­nos un mi­llón de vo­tos, sino por qué no hu­ye­ron los 5.189.333 ciu­da­da­nos que si­guen ab­du­ci­dos. Res­pon­dien­do a la pre­gun­ta de Eche­ni­que so­lo se van a en­te­rar de que la gen­te se va por­que les da la gana. Mien­tras que si se pre­gun­ta­sen por qué per­ma­ne­cen los ab­du­ci­dos se da­rían cuen­ta de que Po­de­mos so­lo es la chi­na que pu­so la in­dig­na­ción ofus­ca­da en el za­pa­to del PP, y que, a me­di­da que esa in­dig­na­ción se di­lu­ya, el po­bre Igle­sias ten­drá que ba­jar a la tie­rra, don­de na­die le es­pe­ra ni na­da su­po ofre­cer.

Es­pa­ña ado­ra el su­rrea­lis­mo. Y ese es el mo­ti­vo por el que, mien­tras el mun­do ci­vi­li­za­do fe­li­ci­ta a Rajoy con ad­mi­ra­ción y sa­na en­vi­dia, los es­pa­ño­les es­ta­mos me­di­tan­do si de­be­mos en­co­men­dar­le al Go­bierno a Sán­chez, el tri­tu­ra­do, a Igle­sias, el des­in­fla­do, o a Ri­ve­ra, el fan­to­che irre­le­van­te. Por­que el su­rrea­lis­mo es, co­mo di­jo An­dré Bre­ton, «un dic­ta­do del pen­sa­mien­to sin la in­ter­ven­ción re­gu­la­do­ra de la ra­zón, ajeno a to­da preo­cu­pa­ción es­té­ti­ca o mo­ral». ¡Qué guay!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.