Las ma­reas per­ple­jas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Los que no ga­na­ron, apla­zan al 9 de ju­lio sus aná­li­sis y es­tra­te­gias. La reali­dad im­po­ne per­ple­ji­dad tan­to a En Ma­rea y Po­de­mos co­mo al PSOE. En el PSOE, por­que per­dien­do cree que se sal­va; en Po­de­mos, por sus pro­pios re­sul­ta­dos, y am­bos por la vic­to­ria de Rajoy.

El éxi­to de Fei­joo, si­tuán­do­lo en el ho­ri­zon­te de una nue­va ma­yo­ría ab­so­lu­ta en las elec­cio­nes de oto­ño, y la re­sis­ten­cia del PSOE fren­te a sus di­ri­gen­tes han al­te­ra­do el equi­li­brio en el que se man­te­nía la con­fluen­cia de Po­de­mos. Ellos creían que te­nían a su al­can­ce «las puer­tas del cie­lo», pe­ro los ga­lle­gos se pre­gun­ta­ron pa­ra qué.

Si bien sus re­sul­ta­dos son sor­pre­si­va­men­te ex­ce­len­tes, so­bre to­do en re­la­ción a sus pro­pios di­mes y di­re­tes y lo eva­nes­cen­te de su ofer­ta, los lí­de­res de las dis­tin­tas for­ma­cio­nes de la coa­li­ción no se lo creen, e in­ter­cam­bian cul­pas y re­pro­ches. En Ma­rea pre­sen­ta no so­lo un dé­fi­cit de or­ga­ni­za­ción, sino so­bre to­do de en­ten­di­mien­to y aná­li­sis de su pro­pia reali­dad y de la po­lí­ti­ca que ofre­cen a los ga­lle­gos.

En­si­mis­ma­dos en su triun­fo des­de la irrup­ción de AGE en el Par­la­men­to ga­lle­go han pre­ten­di­do en­re­dar en sus con­fron­ta­cio­nes in­ter­nas y ob­viar la in­ma­du­rez de sus po­lí­ti­cas pa­ra un país en cie­rre. En Ga­li­cia la po­bla­ción ac­ti­va so­lo au­men­tó en los úl­ti­mos trein­ta años en 35.000 per­so­nas, mien­tras que en Es­pa­ña el au­men­to fue de ca­si nue­ve mi­llo­nes, o un 2,5 por cien­to fren­te a un 65 por cien­to. La­men­ta­ble­men­te ni en es­te ni en los otros pro­ble­mas de los ga­lle­gos En Ma­rea o la or­ga­ni­za­ción Po­de­mos ofre­cen po­lí­ti­cas y pro­gra­mas. Y de éxi­to tam­bién se mue­re, so­bre to­do cuan­do se to­ma por reali­dad de los ciu­da­da­nos la per­cep­ción pro­pia.

Aun­que ni en re­sul­ta­dos ni en con­te­ni­dos la Uni­da­de Ga­le­ga (UG) del 1979 tie­ne que ver con En Ma­rea, con­vie­ne re­cor­dar que en las pri­me­ras mu­ni­ci­pa­les de­mo­crá­ti­cas, tres par­ti­dos —Par­ti­do Ga­le­guis­ta, Par­ti­do So­cia­lis­ta Ga­le­go y Par­ti­do Obrei­ro Ga­le­go—, em­pu­ja­dos por per­so­nas sin ads­crip­ción par­ti­da­ria, se pre­sen­ta­ron en una can­di­da­tu­ra con­jun­ta. Su éxi­to no fue me­nor, al­can­zan­do al­gu­nas al­cal­días im­por­tan­tes y am­plia re­pre­sen­ta­ción. Sin em­bar­go, su vi­da fue efí­me­ra, en pri­mer lu­gar por­que al­gu­nos de sus in­te­gran­tes no en­ten­dían su sen­ti­do es­tra­té­gi­co y to­do lo li­mi­ta­ron a un re­me­dio ins­tru­men­tal. Tam­bién Uni­da­de Ga­le­ga de­bió de su­frir in­ter­fe­ren­cias e in­co­mo­dos de las otras fuer­zas po­lí­ti­cas que se sin­tie­ron com­pe­ti­do­ras, des­de la UCD al PSOE y el en­torno de la UPG (BNPG en­ton­ces), y no lo­gró so­bre­vi­vir pa­ra con­cu­rrir a las pri­me­ras elec­cio­nes al Par­la­men­to ga­lle­go en 1981. Mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes y al­gu­nos po­lí­ti­cos si­guen ac­ti­vos, y des­de lue­go tam­bién al­gu­nos par­ti­dos com­pe­ti­do­res de En Ma­rea. Por ello, sal­vo que po­lí­ti­cas pro­gra­má­ti­cas y leal­ta­des or­ga­ni­za­ti­vas cam­bien, lo que por lo vis­to no lle­va ca­mino de su­ce­der, na­da hay En Ma­rea que ga­ran­ti­ce su efi­ca­cia co­mo or­ga­ni­za­ción, ni su uti­li­dad pa­ra los ga­lle­gos. Más allá de per­mi­tir ex­pre­sar un pro­fun­do desacuer­do que pron­to o tar­de lle­va­rá una vez más a la me­lan­co­lía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.