Por qué sa­le gra­tis la co­rrup­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Si hay una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma don­de la no­ti­cia cons­tan­te del Par­ti­do Po­pu­lar ha si­do la co­rrup­ción, esa co­mu­ni­dad es la valenciana. No hu­bo día que no es­tu­vie­se in­fes­ta­do por gra­ba­cio­nes es­can­da­lo­sas, per­so­na­jes prin­ga­dos en ne­go­cios tur­bios, com­pli­ci­da­des en­tre em­pre­sa­rios y cor­po­ra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y un lar­go et­cé­te­ra que lle­nó cien­tos de pro­gra­mas de te­le­vi­sión y mi­les de pá­gi­nas im­pre­sas. Sin em­bar­go, lle­ga­ron las elec­cio­nes del 26 de ju­nio, el pue­blo va­len­ciano ol­vi­dó y pro­cla­mó ga­na­dor al Par­ti­do Po­pu­lar, por en­ci­ma de Com­pro­mís, que era todavía la no­ve­dad, re­pre­sen­ta­ba la exi­gen­cia éti­ca y es­ta­ba in­ma­cu­la­do por su fal­ta de po­der po­lí­ti­co an­te­rior.

Otra co­mu­ni­dad don­de hu­bo ca­sos de co­rrup­ción pa­ra lle­nar un tren es Ga­li­cia. Las in­ves­ti­ga­cio­nes des­cu­brie­ron una co­rrup­ción trans­ver­sal, con po­lí­ti­cos lo­ca­les del PP y del PS­deG im­pli­ca­dos en los mis­mos ca­sos. Y fue­ron es­pe­cial­men­te no­ta­bles en el Par­ti­do So­cia­lis­ta, que se que­dó huér­fano de lí­de­res y sin can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Xun­ta. Na­die se po­día ima­gi­nar un peor es­ce­na­rio elec­to­ral. Sin em­bar­go, en lo que afec­ta al PP, el vo­to fue cla­ra­men­te su­yo, le re­no­vó la con­fian­za y anun­ció que el se­ñor Nú­ñez Fei­joo pue­de re­no­var su ma­yo­ría ab­so­lu­ta. En lo que afec­ta al Par­ti­do So­cia­lis­ta, el pro­di­gio ha si­do re­la­ti­va­men­te ma­yor. Hu­mi­lla­do y con pre­sen­cia ha­bi­tual en los juz­ga­dos, con­si­guió el sor­pas­so, vol­vió a ser la se­gun­da fuer­za re­gio­nal y de­jó a las Ma­reas en ter­cer lu­gar.

En Madrid hu­bo de to­do. Hu­bo la Gür­tel, que sal­pi­có a las estructuras re­gio­na­les, lo­ca­les y al­gu­na es­ta­tal del PP. Si­guió la Pú­ni­ca, que con­ta­mi­nó lo que Gür­tel ha­bía de­ja­do sin man­cha. Hu­bo los pa­gos en ne­gro de la re­for­ma de la se­de, los epi­so­dios de los or­de­na­do­res, los mi­llo­nes de Bár­ce­nas. ¿Y qué ocu­rrió? Que la Co­mu­ni­dad de Madrid tie­ne 179 mu­ni­ci­pios y el PP ga­nó en 170, que se di­ce pron­to; que en la ca­pi­tal la ba­rri­da del PP fue tal, que Es­pe­ran­za Agui­rre in­si­nuó que Ma­nue­la Car­me­na ten­dría que di­mi­tir. Y así, en el con­jun­to del país. So­lo el PSOE per­dió en An­da­lu­cía, don­de hu­bo co­rrup­ción has­ta ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, dos ex­pre­si­den­tes es­ta­ban pro­ce­sa­dos y aun así ga­nó en tres pro­vin­cias. Pe­ro el re­su­men es: to­dos los par­ti­dos se ha­bían con­ju­ra­do pa­ra de­fi­nir al PP co­mo «el par­ti­do de la co­rrup­ción», y el ma­pa de Es­pa­ña ama­ne­ció el día 27 te­ñi­do de azul PP.

Y an­te ello, la pre­gun­ta eter­na: ¿es que la co­rrup­ción sa­le gra­tis? En al­gu­nas re­gio­nes, sin du­da. En el con­jun­to de Es­pa­ña, qui­zá sea el mo­ti­vo por el que se le re­ti­ra a Rajoy la ma­yo­ría ab­so­lu­ta; pe­ro la im­pre­sión es do­ble: o no hay un par­ti­do me­jor, o la so­cie­dad si­gue per­do­nan­do los la­tro­ci­nios. No sé qué dic­ta­men es más de­pri­men­te. No sé qué diag­nós­ti­co es peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.