El aten­ta­do de Es­tam­bul des­acre­di­ta la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad de Er­do­gan

El Go­bierno nie­ga fa­llos en el ae­ro­puer­to, pe­se a que ha­bía una aler­ta de in­te­li­gen­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Tur­quía se hun­de en una es­pi­ral de vio­len­cia y con el triple ata­que sui­ci­da con­tra el ae­ro­puer­to Ata­türk de Es­tam­bul el te­rro­ris­mo ha al­can­za­do una nue­va di­men­sión. El pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan lle­va me­ses in­ten­tan­do ven­der el éxi­to de su lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta, des­pués de pro­me­ter que gol­pea­ría «con pu­ño de hie­rro» a los ex­tre­mis­tas. Pe­ro el úl­ti­mo ba­ño de san­gre no co­rro­bo­ra sus pro­me­sas y los ha­bi­tan­tes de An­ka­ra y Es­tam­bul ven co­mo el te­rror se vuel­ve igual de ha­bi­tual en sus ca­lles que en la zo­na kur­da o en la fron­te­ra con Si­ria.

Co­mo sue­le ser ha­bi­tual cuan­do se pro­du­cen aten­ta­dos, el Go­bierno im­pu­so un blo­queo in­for­ma­ti­vo. Al­go que irri­ta a mu­chos ciu­da­da­nos, ade­más de a los par­ti­dos opo­si­to­res. El país vi­vió ayer una jor­na­da de lu­to na­cio­nal, pe­ro la con­sig­na era vol­ver lo más rá­pi­do po­si­ble a la nor­ma­li­dad, em­pe­zan­do por la reaper­tu­ra del ae­ro­puer­to.

El ata­que más mor­tí­fe­ro en la me­tró­po­lis tur­ca de­ja al me­nos 41 muer­tos —de los iden­ti­fi­ca­dos 23 son tur­cos y tre­ce ex­tran­je­ros, el gru­po más nu­me­ro­so lo for­man cin­co ciu­da­da­nos sau­díes—. De los 239 he­ri­dos, unos 130 si­guen hos­pi­ta­li­za­dos. Nin­gún gru­po se ha atri­bui­do la au­to­ría de la ma­sa­cre, pe­ro el pri­mer mi­nis­tro tur­co, Bi­na­li Yil­di­rim, anun­ció po­co des­pués de pro­du­cir­se el ata­que que «to­dos los in­di­cios apun­tan al Daesh [acró­ni­mo en ára­be del Es­ta­do Is­lá­mi­co]», teo­ría que co­rro­bo­ró ayer la CIA.

Un co­man­do «ex­tran­je­ro»

De la in­ves­ti­ga­ción so­lo ha tras­cen­di­do que los miem­bros del co­man­do lle­ga­ron en ta­xi a la ter­mi­nal, que el chó­fer ya ha si­do in­te­rro­ga­do y que se ha prac­ti­ca­do la au­top­sia a los cuerpos, que se­rían de «ex­tran­je­ros», se­gún re- ve­ló la agen­cia tur­ca Do­gan.

Yil­di­rim se atre­vió a ase­gu­rar que «no se pue­de ha­blar de un fa­llo de se­gu­ri­dad ni en la zo­na de sa­li­das ni de lle­ga­das del ae­ro­puer­to». Na­da di­jo de que la in­te­li­gen­cia tur­ca ha­bían aler­ta­do a co­mien­zos de mes so­bre un plan de los se­gui­do­res del ca­li­fa pa­ra aten­tar en el ae­ro­puer­to.

La ver­sión ofi­cial es que tres ata­can­tes sui­ci­das lle­ga­ron en ta­xi al ae­ro­puer­to, uno de ellos se hi­zo vo­lar por los ai­res en el apar­ca­mien­to y el se­gun­do fue­ra de la zo­na de lle­ga­das de vue­los in­ter­na­cio­na­les. El ter­ce­ro fue aba­ti­do en el con­trol de se­gu­ri­dad en la en­tra­da de la ter­mi­nal. Se­gún es­ta ver­sión, nin­gún te­rro­ris­ta con­si­guió bur­lar al per­so­nal de se­gu­ri­dad. Pe­ro los tes­ti­mo­nios re­co­gi­das por la agen­cia DPA de al­gu­nas per­so­nas pre­sen­tes, de re­por­te­ros y tra­ba­ja­do­res del ae­ro­puer­to, apun­tan a que por lo me­nos uno de los ata­can­tes lo ha­bría lo­gra­do.

Ex­ten­sión del ca­li­fa­to

Tur­quía se con­vier­te en una es­pe­cie de ex­ten­sión del ca­li­fa­to ins­tau­ra­do ha­ce dos años en las ve­ci­nas Si­ria e Irak. Mien­tras que el gru­po pier­de te­rreno fí­si­co an­te el em­pu­je de los ejér­ci­tos de Irak, Si­ria, Ru­sia y la alian­za que li­de­ra Es­ta­dos Uni­dos, ha lo­gra­do glo­ba­li­zar el te­rror a ba­se de ata­ques co­mo los de Tú­nez, Egip­to, Francia, Bél­gi­ca y Tur­quía. Pier­de es­pa­cio fí­si­co, pe­ro gana pre­sen­cia glo­bal con es­te ti­po de ope­ra­cio­nes ka­mi­ka­zes y siem­pre con­tra objetivos ci­vi­les.

Ba­rack Oba­ma ofre­ció a An­ka­ra ayu­da en la in­ves­ti­ga­ción del aten­ta­do, du­ran­te una con­ver­sa­ción por te­lé­fono con Er­do­gan. Tam­bién fue el día ele­gi­do por Vla­di­mir Pu­tin pa­ra po­ner fin a sie­te me­ses de ten­sio­nes con Tur­quía tras el de­rri­bo de un ca­za ru­so en la fron­te­ra tur­co-si­ria, que Mos­cú cas­ti­gó con san­cio­nes eco­nó­mi­cas y can­ce­la­ción de pro­yec­tos con­jun­tos.

El pre­si­den­te de Ru­sia dio luz ver­de a la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes con An­ka­ra, que su­pon­drá reanu­dar las re­la­cio­nes co­mer­cia­les y le­van­tar las san­cio­nes tu­rís­ti­cas, tras una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con su ho­mó­lo­go tur­co, la pri­me­ra des­de el ini­cio de la cri­sis. Ade­más que­da­ron en re­unir­se du­ran­te el G20 que se ce­le­bra­rá en Chi­na a prin­ci­pios de sep­tiem­bre.

BULENT KILIC

Una mu­jer, en el funeral por su pa­dre, Sid­dik Tur­gan, una de las víc­ti­mas del ae­ro­puer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.