Con­fía en man­te­ner una re­la­ción flui­da con los dos dipu­tados na­cio­na­lis­tas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - EN­RI­QUE G. SOU­TO

La de­ci­sión de los dos dipu­tados del Blo­que, An­to­nio Vei­ga y Xo­sé Ferreiro, de aban­do­nar el go­bierno pro­vin­cial, de­bi­do al pac­to pre­su­pues­ta­rio PP-PSOE, obli­ga al pre­si­den­te de la Dipu­tación, el so­cia­lis­ta Da­río Cam­pos, a una re­or­ga­ni­za­ción de su equi­po, mi­no­ri­ta­rio (10 de 25). Ayer acu­dió a la con­cen­tra­ción an­te la ca­sa con­sis­to­rial pa­ra ex­pre­sar la re­pul­sa por el aten­ta­do en Tur­quía y, en res­pues­ta a las pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas, se­ña­ló que es­pe­ra te­ner re­or­ga­ni­za­do su go­bierno an­tes de que fi­na­li­ce es­ta se­ma­na. Di­jo que, trans­cu­rri­das po­co más de 24 ho­ras des­de que los na­cio­na­lis­tas for­ma­li­za­ron su re­nun­cia, no ha­bía te­ni­do tiem­po de efec­tuar los ajus­tes ne­ce­sa­rios; en me­dio, re­cor­dó, hu­bo una se­sión ple­na­ria.

El pre­si­den­te de la Dipu­tación te­nía pre­vis­to man­te­ner una reunión en la tar­de de ayer con Vei­ga y Ferreiro pa­ra pro­ce­der or­de­na­da­men­te al tras­pa­so de po­de­res en las áreas de go­bierno que desem­pe­ña­ban.

Cam­pos es­pe­ra man­te­ner una re­la­ción flui­da con los dos dipu­tados del Blo­que; in­di­có que se­gui­rá bus­can­do el con­sen­so con to­dos los gru­pos. Con­fía en que a par­tir de aho­ra las se­sio­nes ple­na­rias sean más tran­qui­las que has­ta el mo­men­to.

Por su la­do, la al­cal­de­sa de Lu­go, La­ra Mén­dez, no cree que la ro­tu­ra del pac­to de go­bierno en la Dipu­tación ten­ga in­ci­den­cia al­gu­na en las re­la­cio­nes con los dos con­ce­ja­les del Blo­que en el Con­ce­llo. En to­da jor­na­da elec­to­ral se dan anécdotas y cu­rio­si­da­des de muy di­ver­so ti­po. Co­mo in­for­mó La Voz de Ga­li­cia, el pa­sa­do do­min­go ejer­ció de pre­si­den­te de la me­sa elec­to­ral del co­le­gio Qui­ro­ga Ballesteros el lu­cen­se que de­be­ría de es­tar en la me­sa del cen­tro Uxío No­vo­ney­ra. Una ca­de­na de cir­cuns­tan­cias pro­pi­cia­ron el error, que no tu­vo con­se­cuen­cias a efec­tos del desa­rro­llo de la vo­ta­ción. No me­nos cu­rio­sa que la an­te­rior si­tua­ción es la que, a te­nor de lo que, se­gún al­gu­nas ver­sio­nes, se hi­zo fi­gu­rar en el ac­ta de una me­sa de Pa­las de Rei.

En el caso de Pa­las, un miem­bro de una me­sa en una pa­rro­quia re­se­ñó, en sín­te­sis, que él nun­ca se cen­só en es­te mu­ni­ci­pio. De he­cho, tra­ba­ja en la ca­pi­tal lu­cen­se. Si nun­ca es­tu­vo em­pa­dro­na­do en di­cho mu­ni­ci­pio, queda en el ai­re la pre­gun­ta de có­mo es po­si­ble que su nom­bre sa­lie­se en el sor­teo pa­ra for­mar par­te de una me­sa elec­to­ral.

Po­si­ble ini­cia­ti­va

Al me­nos ini­cial­men­te, el PSOE pa­re­cía te­ner in­te­rés en abrir las co­rres­pon­dien­tes vías pa­ra acla­rar es­te asun­to.

Por otra par­te, ayer, en la aper­tu­ra y re­cuen­to del vo­to CE­RA, pa­re­ce que no hu­bo ma­yo­res anécdotas ni cu­rio­si­da­des. A des­ta­car que no hu­bo pro­ble­mas con el ma­ne­jo de la in­fra­es­truc­tu­ra in­for­má­ti­ca, al­go que sí sus­ci­tó al­gún pro­ble­ma en re­cien­te oca­sión an­te­rior. Cu­rio­so re­sul­tó que uno de los so­bres tu­vie­se tres co­ra­zo­nes en el re­mi­te.

Atrás que­da­ron los días en los que los re­si­den­tes au­sen­tes apro­ve­cha­ban el so­bre del vo­to pa­ra en­viar men­sa­jes de to­do ti­po a al­gu­nos po­lí­ti­cos ga­lle­gos, se­ña­la­da­men­te a Ma­nuel Fra­ga. o hay mar­cha atrás. Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes cons­ta­tan que Ciu­da­da­nos en Lu­go tie­ne pre­sen­cia, apo­yo y con­fian­za en el pro­yec­to que de­fen­de­mos a dia­rio. Ha­ce ape­nas un año es­tá­ba­mos dan­do nues­tros pri­me­ros pa­sos en la ciudad y en la pro­vin­cia. Hoy so­mos dos con­ce­ja­les en el Ayun­ta­mien­to de Lu­go, uno en el de Ri­ba­deo y más de tre­ce mil vo­tan­tes en to­da la pro­vin­cia.

Por su­pues­to, es­ta ac­ti­tud op­ti­mis­ta y po­si­ti­va (sue­lo ver el va­so me­dio lleno) no ocul­ta una de­cep­ción por el éxi­to que han te­ni­do al­gu­nos al uti­li­zar el vo­to útil co­mo es­tra­te­gia. Pe­ro em­pie­zo a com­pren­der que así son las co­sas. Me ha­bría gus­ta­do que el PP pu­die­se de­fen­der su po­si­ción ava­la­do por su bue­na ges­tión, no te­nien­do que re­cu­rrir al mie­do o la pre­ten­di­da de­bi­li­dad de otros pa­ra re­cu­pe­rar su es­pa­cio po­lí­ti­co. Pre­fie­ro re­pre­sen­tar a Ciu­da­da­nos ha­cien­do otra po­lí­ti­ca. Apos­ta­mos por el diá­lo­go y lo de­mos­tra­mos. Tra­ta­mos de trans­mi­tir va­lo­res que de­be­rían pre­va­le­cer en­tre la cla­se po­lí­ti­ca si he­mos de con­tri­buir a su triun­fo en so­cie­dad: el res­pe­to, la to­le­ran­cia y la de­fen­sa, an­te to­do, del in­te­rés ge­ne­ral.

Queda mu­cho ca­mino por de­lan­te. Avan­zar re­sul­ta más fá­cil cuan­do exis­te un equi­po que per­si­gue el mis­mo ob­je­ti­vo y que se man­tie­ne al mar­gen de cual­quier in­te­rés par­ti­cu­lar. Es­to es lo que nos ha­ce más creí­bles y más cer­ca­nos a la gen­te. So­mos ciu­da­da­nos, per­so­nas nor­ma­les in­vo­lu­cra­das en un pro­yec­to po­lí­ti­co bus­can­do aque­llo que no en­con­tra­mos en otros, con­ven­ci­dos de que se pue­den con­se­guir cam­bios que me­jo­ren nues­tra vi­da, vo­te­mos a quien vo­te­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.