«Odio que me atien­da una má­qui­na»

Ase­gu­ra que la so­cie­dad no es­tá aún pre­pa­ra­da pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda - X. R. PENOUCOS

Hoy se ju­bi­la, des­pués de dos dé­ca­das co­mo fun­cio­na­ria del Con­ce­llo de Sa­rria, Sa­ra Carreira, a quien se pue­de de­fi­nir co­mo una de las ca­ras ama­bles de la ad­mi­nis­tra­ción. En su adiós pi­de res­pe­to pa­ra los fun­cio­na­rios, de los que man­tie­ne que tra­ba­jan du­ro y tra­tan de ayu­dar siem­pre a los ciu­da­da­nos. —¿Qué re­cuer­da es­pe­cial­men­te de to­dos es­tos años? —So­bre to­do el cam­bio de la pe­se­ta al eu­ro, que me in­flu­yó de lleno al tra­ba­jar en recaudación. Re­co­noz­co que todavía si­go pen­san­do en pe­se­tas. Por lo me­nos en la ad­mi­nis­tra­ción no se apli­có el re­don­deo, co­mo su­ce­dió en ca­si to­do. —¿Có­mo so­por­tó la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca? —Soy de las an­ti­guas, de las que me gus­ta tra­ba­jar co­mo se hi­zo siem­pre. La in­for­má­ti­ca es­ta­rá bien cuan­do no se re­quie­ra tan­to tra­ba­jo pre­vio co­mo el que aho­ra ha­ce fal­ta pa­ra so­lu­cio­nar un trá­mi­te que a mano sol­ven­tá­ba­mos sin dar tan­tos pa­sos. —¿No le gus­ta en­ton­ces la tec­no­lo­gía? —No se tra­ta de eso, so­lo di­go que no es­ta­mos todavía pre­pa­ra­dos pa­ra dar el sal­to a la ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca y pa­ra des­te­rrar el pa­pel. No to­do el mun­do sa­be ope­rar con un te­lé­fono, un or­de­na­dor o In­ter­net. Una de las co­sas que más odio es que me atien­da una má­qui­na, por un la­do de­bi­do a que su­po­ne que se su­pri­man pues­tos de tra­ba­jo y tam­bién a que nun­ca te pres­ta­rán tan­ta ayu­da co­mo una per­so­na. —¿Có­mo es po­si­ble que na­cien­do en Ga­li­cia ten­ga tan­to acen­to ve­ne­zo­lano? —Mis pa­dres ha­bla­ban ga­lle­go y yo me obli­gué a ha­blar­lo cuan­do re­gre­sé por mi pues­to de tra­ba­jo. Nun­ca con­se­guí ha­blar in-

glés por mie­do es­cé­ni­co y a pe­sar de que do­mi­na­ba la gra­má­ti­ca a la per­fec­ción, pe­ro con el ga­lle­go ti­ré pa­ra de­lan­te. —¿Có­mo de­fi­ne su tra­ba­jo? —Es una pla­za que que­ma mu­cho. No hay mu­cha edu­ca­ción y al­gu­na gen­te lle­ga vo­mi­tan­do pa­la­bras y te obli­ga a de­cir­les que tú tam­bién eres una per­so­na, que tra­ba­ja­mos, a pe­sar de que se pien­sa lo con­tra­rio, y que pro­cu­ra­mos aten­der bien a los con­tri­bu­yen­tes. Es­te tra­ba­jo me —Su­pon­go que sí, so­bre to­do los pri­me­ros días cuan­do des­pier­te y me dé cuen­ta de que no ten­go na­da del día pro­gra­ma­do. Se­rá una si­tua­ción di­fe­ren­te, pe­ro se­gu­ro que agra­da­ble. —¿Có­mo fue su re­la­ción con los al­cal­des? —Muy afor­tu­na­da de ha­ber po­di­do lle­var una vi­da pro­fe­sio­nal muy bue­na. Cuan­do apro­bé mi pla­za de fun­cio­na­ria sin ha­ber te­ni­do tiem­po a es­tu­diar no me lo creía. La ver­dad es que voy a año­rar mu­cho a mis com­pa­ñe­ros, aun­que se­gu­ro que por lo me­nos en los pró­xi­mos me­ses todavía me van a te­ner que aguan­tar un po­co más, ya que des­pués de tan­tos años en un pues­to, se­gu­ro que les ten­dré que echar una ma­ni­ta pa­ra re­sol­ver al­gu­nos pro­ble­mas del día a día a los que no es­tán acos­tum­bra­dos, al­go que ha­ré en­can­ta­da.

PENOUCOS

Sa­ra Cui­ña atien­de a la al­cal­de­sa, Pilar Ló­pez, -po­co an­tes de de­jar su pues­to en recaudación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.