Con­de­na­da una ma­dre por ocul­tar a sus hi­jos del pa­dre y no lle­var­los al co­le­gio ni al mé­di­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

El Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 1 de Lu­go con­de­na a una ma­dre a dos años de pri­sión y cua­tro de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra el ejer­ci­cio de la pa­tria po­tes­tad por dos de­li­tos de sus­trac­ción de me­no­res al lle­var­se a sus dos hi­jos me­no­res de edad —de 8 y 14 años— y ocul­tar­le el pa­ra­de­ro de los ni­ños a su pa­dre du­ran­te ca­si dos años. La abo­ga­da de la víc­ti­ma tam­bién ha si­do con­de­na­da a un año de pri­sión co­mo cóm­pli­ce. En am­bos ca­sos se apre­cia­ron las ate­nuan­tes de al­te­ra­cio­nes psí­qui­cas y di­la­cio­nes in­de­bi­das.

El fa­llo, que fue di­fun­di­do por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia (TSXG) y con­tra el que ca­be re­cur­so de ape­la­ción, con­si­de­ra pro­ba­do que la acu­sa­da, a sa­bien­das de su de­ber de en­tre­gar los hi­jos al pa­dre, ocul­tó a los me­no­res en una vi­vien­da de Ri­ba­deo en la que es­tu­vie­ron sin es­co­la­ri­zar, sin con­trol mé­di­co y ca­si sin sa­lir de ca­sa pa­ra evi­tar ser des­cu­bier­tos. Los pa­dres y tres her­ma­nos de la mu­jer fue­ron ab­suel­tos de los car­gos.

Los he­chos se re­mon­tan a ju­lio del 2007, cuan­do el ma­tri­mo­nio se di­vor­ció y se le otor­gó a la ma­dre la cus­to­dia de los hi­jos, es­ta­ble­cién­do­se un ré­gi­men de vi­si­tas con el pa­dre. Pe­ro un año más tar­de, la mu­jer de­nun­ció a su ex­ma­ri­do por su­pues­tos abu­sos se­xua­les a su hi­ja. Por es­tos he­chos el Juz­ga­do de Ins­truc­ción de Cas­tro­pol ini­ció di­li­gen­cias, pe­ro fue­ron ar­chi­va­das un año des­pués por la Au­dien­cia Pro­vin­cial de As­tu­rias. Una vez que el pa­dre re­cu­pe­ró el ré­gi­men de vi­si­tas y tras una se­rie de de­nun­cias, se le otor­gó la pa­tria po­tes­tad en ex­clu­si­va.

Es en ese mo­men­to cuan­do la mu­jer, con la fi­na­li­dad de no en­tre­gar a sus hi­jos al pa­dre, ocul­tó a los me­no­res sin dar a co­no­cer su pa­ra­de­ro. Los ni­ños fue­ron lo­ca­li­za­dos en el 2011 por la Po­li­cía judicial en una vi­vien­da de Ri­ba­deo y, se­gún in­di­ca la sen­ten­cia, du­ran­te el tiem­po en el que es­tu­vie­ron ocul­tos, los me­no­res es­tu­vie­ron «sin es­co­la­ri­zar y sin con­trol mé­di­co al­guno, per­ma­ne­cien­do la ma­yor par­te del tiem­po re­clui­dos en la vi­vien­da, de la que ape­nas sa­lían pa­ra ser des­cu­bier­tos». La sen­ten­cia tam­bién ex­pli­ca que la abo­ga­da de la ma­dre man­tu­vo con­tac­to per­ma­nen­te con su clien­ta, «dán­do­le ins­truc­cio­nes de có­mo de­bía ac­tuar pa­ra no ser des­cu­bier­ta por la po­li­cía». Los pa­dres de la con­de­na­da y sus tres her­ma­nos tam­bién es­ta­ban al tan­to del pa­ra­de­ro de la mu­jer y del de sus hi­jos, pe­ro el tri­bu­nal con­si­de­ra que no que­da acre­di­ta­do que sus fa­mi­lia­res le hu­bie­ran pro­por­cio­na­do ali­men­tos y di­ne­ro pa­ra man­te­ner­se ocul­ta con los me­no­res du­ran­te ca­si dos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.