El Go­bierno so­lo tie­ne una ba­la pa­ra apro­bar los Pre­su­pues­tos del 2018

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - G. B

Si apro­bar los Pre­su­pues­tos del 2017 fue di­fí­cil y sa­lió caro, el Go­bierno es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que sa­car ade­lan­te los del 2018 se­rá aún más com­pli­ca­do y pro­ba­ble­men­te la fac­tu­ra se­rá to­da­vía más abul­ta­da. Ma­riano Ra­joy ha asu­mi­do ya que la es­tra­te­gia de Pe­dro Sán­chez pa­sa por mar­car la ma­yor de las dis­tan­cias con el Go­bierno y que no hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de lle­gar a acuerdos en to­da la le­gis­la­tu­ra. Esa ex­pec­ta­ti­va de­ja al Go­bierno más des­guar­ne­ci­do en la ne­go­cia­ción, ya que tie­ne una úni­ca ba­la que dis­pa­rar si quie­re apro­bar los Pre­su­pues­tos: re­edi­tar la exi­gua ma­yo­ría de 176 dipu­tados con la que sa­có ade­lan­te la an­te­rior vo­ta­ción. Pe­ro sus in­ter­lo­cu­to­res, Ciu­da­da­nos, PNV y el so­li­ta­rio dipu­tado de Nueva Ca­na­rias, Pe­dro Que­ve­do, son cons­cien­tes tam­bién de que Ra­joy no tie­ne al­ter­na­ti­va, y por ello es­tán dis­pues­tos a po­ner­le las co­sas di­fí­ci­les. Y no so­lo por tra­tar de sa­car ré­di­tos en esa ne­go­cia­ción, sino por­que la si­tua­ción ha cam­bia­do no­ta­ble­men­te des­de que se ce­rró la ne­go­cia­ción de los Pre­su­pues­tos del 2017. El re­torno de Pe­dro Sán­chez a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE y su em­pe­ño en plan­tear un acuer­do a tres con Po­de­mos y Ciu­da­da­nos ha ele­va­do la pre­sión so­bre el lí­der na­ran­ja, que tra­ta de po­ner de ma­ni­fies­to sus di­fe­ren­cias in­sal­va­bles con Po­de­mos pa­ra jus­ti­fi­car su ne­ga­ti­va a par­ti­ci­par en cual­quier acuer­do que in­clu­ya a los de Pablo Igle­sias. Su exi­gen­cia de que el Go­bierno aprue­be una nueva ba­ja­da de im­pues­tos es, ade­más de una ma­ne­ra de mar­car te­rreno fren­te a Ra­joy, una de­mos­tra­ción de la in­com­pa­ti­bi­li­dad en­tre el pro­gra­ma eco­nó­mi­co de Ciu­da­da­nos y el de Po­de­mos.

Aun­que en pú­bli­co re­cha­za por aho­ra esa po­si­bi­li­dad, con el mi­nis­tro Mon­to­ro ejer­cien­do el pa­pel del po­li­cía ma­lo, des­de el Eje­cu­ti­vo no se des­car­ta que fi­nal­men­te sea ne­ce­sa­rio ha­cer un ges­to fis­cal que per­mi­ta a Ciu­da­da­nos jus­ti­fi­car de nue­vo su apo­yo a unas cuen­tas pú­bli­cas pre­sen­ta­das por el Go­bierno. Me­nos com­ple­ja se pre­sen­ta la ne­go­cia­ción con el PNV. Aun­que los na­cio­na­lis­tas vas­cos nie­gan que su acuer­do con el Eje­cu­ti­vo pa­ra los Pre­su­pues­tos del 2017 com­pro­me­tie­ra tam­bién su apo­yo pa­ra los del 2018, las ven­ta­jas ob­te­ni­das en la ne­go­cia­ción del cu­po pa­ra los pró­xi­mos cin­co años son tan am­plias, que di­fí­cil­men­te po­drían jus­ti­fi­car una fal­ta de apo­yo al Go­bierno. Así las co­sas, to­do que­da­ría de nue­vo en ma­nos del ca­na­rio Pe­dro Que­ve­do, que pre­si­de ade­más la comisión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la po­si­ble fi­nan­cia­ción irre­gu­lar del PP. Al­go que anun­cia ya nue­vas ven­ta­jas e in­ver­sio­nes pa­ra Ca­na­rias.

Aún así, aun­que el Go­bierno es­tá dis­pues­to a ne­go­ciar, no lo ha­rá a cual­quier pre­cio. Los Pre­su­pues­tos del 2017 eran la cla­ve pa­ra ase­gu­rar­se la es­ta­bi­li­dad de la le­gis­la­tu­ra y se ela­bo­ra­ron ya pen­san­do en la po­si­bi­li­dad de que hu­bie­ra que pro­rro­gar­los en el 2018, por lo que un fra­ca­so en es­ta nueva ne­go­cia­ción no se­ría tan gra­ve pa­ra Ra­joy co­mo lo ha­bría si­do no po­der apro­bar las cuen­tas del año 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.