La mu­jer de los tres le­ga­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - Mi­guel An­xo Mu­ra­do

En 1974, cuan­do Si­mo­ne Veil de­fen­día en la Asam­blea Na­cio­nal fran­ce­sa su ley de pla­zos pa­ra el abor­to, en el fra­gor de la po­lé­mi­ca un dipu­tado le re­cor­dó los hor­nos cre­ma­to­rios. Más tar­de, se ex­cu­só di­cien­do que no sa­bía que la mi­nis­tra de Sa­ni­dad era una su­per­vi­vien­te de Ausch­witz. Es di­fí­cil de creer, por­que Veil en­car­nó en Fran­cia, du­ran­te dé­ca­das, ese trá­gi­co le­ga­do. Tam­bién el de los de­re­chos de la mu­jer, y el del eu­ro­peís­mo. El si­glo XX, en de­fi­ni­ti­va, con sus lu­ces y sus som­bras.

Si­mo­ne An­nie Ja­cob ha­bía na­ci­do en Ni­za en 1927, en el seno de una fa­mi­lia ju­día de cla­se me­dia. Te­nía 16 años cuan­do, por un pe­que­ño error su­yo que nun­ca se per­do­na­ría, se hi­zo de­te­ner por la Ges­ta­po con to­da su fa­mi­lia. Su pa­dre y su her­mano, en­via­dos a Li­tua­nia, des­apa­re­ce­rían sin de­jar ras­tro. Ella, su ma­dre y una her­ma­na aca­ba­ron en Ausch­witz, don­de Si­mo­ne evi­tó su en­vío in­me­dia­to a las cá­ma­ras de gas fin­gien­do te­ner 18 años. Más tar­de se­rían tras­la­da­das al cam­po de Bel­sen-Ber­gen, don­de su ma­dre —a quien Si­mo­ne siem­pre re­cor­da­ría «con la be­lle­za de una Gre­ta Gar­bo»— mu­rió de ti­fus, tan so­lo días an­tes de la li­be­ra­ción. A lo lar­go de to­da su vi­da, Veil con­ser­vó en su bra­zo iz­quier­do el nú­me­ro que le ha­bían ta­tua­do los na­zis, el 78651. Un día, en una re­cep­ción en un con­su­la­do, un di­plo­má­ti­co fran­cés le pre­gun­tó en bro­ma si era su nú­me­ro del guar­da­rro­pa.

Ca­sa­da con An­toi­ne Veil, un al­to fun­cio­na­rio de quien to­mó el ape­lli­do, de­ci­dió po­ner­se a tra­ba­jar. Fue su se­gun­da ba­ta­lla. Se acor­da­ba de que su ma­dre ha­bía te­ni­do que aban­do­nar sus pro- me­te­do­res es­tu­dios de Quí­mi­ca a ins­tan­cias de su ma­ri­do. Ella ig­no­ró la re­sis­ten­cia del su­yo. In­clu­so cuan­do fue a ins­cri­bir­se en el Co­le­gio de Abo­ga­dos de París su se­cre­ta­rio ge­ne­ral le pre­gun­tó asom­bra­do si, con­si­de­ran­do que te­nía tres hi­jos y un ma­ri­do enar­ca —un li­cen­cia­do de la es­cue­la de ne­go­cios más eli­tis­ta de Fran­cia— no pre­fe­ría que­dar­se en ca­sa. No pa­sa­ron mu­chos años has­ta que Si­mo­ne se con­vir­tió en jue­za y en se­cre­ta­ria ge­ne­ral ella mis­ma, en su ca­so del Con­se­jo Su­pe­rior de la Ma­gis­tra­tu­ra.

Cuan­do el pre­si­den­te Gis­card d’Es­taing fue a su ca­sa en bus­ca de un mi­nis­tro pa­ra su ga­bi­ne­te tam­bién era a su ma­ri­do An­toi­ne a quien te­nía en men­te pe­ro, im­pre­sio­na­do con Si­mo­ne, sa­lió de allí de­ci­di­do a ofre­cer­le la car­te­ra de Sa­ni­dad. Has­ta en­ton­ces, so­lo otra mu­jer ha­bía for­ma­do par­te del Go­bierno en to­da la his­to­ria de Fran­cia. A Veil le cos­tó de­ci­dir­se pe­ro tan pron­to co­mo acep­tó se pu­so ma­nos a la obra con la ener­gía que la ca­rac­te­ri­za­ba, y que mu­chos con­si­de­ra­ban una va­rian­te de la im­pa­cien­cia. En po­cos me­ses pre­sen­tó una ley de des­pe­na­li­za­ción de los an­ti­con­cep­ti­vos e, in­me­dia­ta­men­te des­pués, la ley del abor­to que lle­va su nom­bre, en me­dio de una po­lé­mi­ca fe­roz que di­vi­dió al país y que la con­vir­tió en un icono del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta.

Pe­ro el des­gas­te se hi­zo no­tar y pron­to se le en­car­gó otra mi­sión: la de pre­si­dir el pri­mer Par­la­men­to Eu­ro­peo elec­to en Es­tras­bur­go. A Gis­card le gus­ta­ba ese sim­bo­lis­mo: la mu­jer que ha­bía su­fri­do en sus car­nes la di­vi­sión de Eu­ro­pa iba a pre­si­dir la cons­truc­ción de su uni­dad.

Un dis­cur­so con­tra el mal

Aun­que Veil vol­vió a ser mi­nis­tra bre­ve­men­te en el Go­bierno Ba­lla­dur, le cos­ta­ba en­ca­jar en la coha­bi­ta­tion pre­si­di­da por Mit­te­rrand, a quien Veil de­tes­ta­ba —en sus me­mo­rias, se des­pa­chó a gus­to con él—. Re­bel­de y exi­gen­te, en reali­dad Veil no en­ca­ja­ba fá­cil­men­te en nin­gún si­tio. Su úl­ti­ma gran in­ter­ven­ción fue en el 2005 cuan­do, con mo­ti­vo del aniver­sa­rio de la li­be­ra­ción de Ausch­witz re­gre­só al cam­po de la muer­te, al que no ha­bía vuel­to nun­ca. Ante lo que re­tros­pec­ti­va­men­te no pa­re­ce una re­pre­sen­ta­ción muy dig­na de los man­da­ta­rios del mun­do —Sil­vio Ber­lus­co­ni, Vla­di­mir Pu­tin, Mos­he Kat­sav, Dick Che­ney— Veil pro­nun­ció un dis­cur­so bre­ve pe­ro que re­so­nó con fuer­za en aquel lu­gar lleno de fan­tas­mas y do­lor: «Es aquí, don­de se per­pe­tró el Mal Ab­so­lu­to, que de­be re­na­cer la vo­lun­tad de un mun­do fra­ter­nal...»

En los úl­ti­mos años, Veil se ha­bía re­ti­ra­do en bue­na me­di­da de la luz pú­bli­ca pe­ro los son­deos de los me­dios la co­lo­ca­ban una y otra vez en el pan­teón de los fran­ce­ses vi­vos más res­pe­ta­dos. Ayer mo­ría en París dos se­ma­nas an­tes de cum­plir los 90 años de edad. Po­de­mos aven­tu­rar cua­les fue­ron sus úl­ti­mos pen­sa­mien­tos por­que ella mis­ma lo de­jó di­cho en el 2009: «Creo que cuan­do me lle­gue la muer­te, pen­sa­ré en el Ho­lo­caus­to».

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.