Mu­ra­ka­mi des­ve­la en un li­bro su gran pa­sión por la mú­si­ca clá­si­ca

En «Ab­so­lu­tely on Mu­sic», el es­cri­tor dia­lo­ga con el di­rec­tor Sei­ji Oza­wa

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - CÉ­SAR WONENBURGER

De Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi era muy co­no­ci­da has­ta aho­ra su pa­sión por el jazz, que le lle­vó in­clu­so a re­gen­tar su pro­pio club, pe­ro no tan­to así su amor ha­cia la mú­si­ca clá­si­ca, una de­vo­ción per­so­nal, más que una afi­ción, co­mo que­da bien es­ta­ble­ci­do en Ab­so­lu­tely on Mu­sic, la ver­sión en in­glés pu­bli­ca­da a fi­na­les del año pa­sa­do de un li­bro sin­gu­lar que ha­bía vis­to la luz an­tes en Ja­pón, pe­ro que ca­si ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do pa­ra sus fie­les lec­to­res en len­gua his­pa­na, qui­zá por­que la tra­duc­ción al es­pa­ñol aún no se ha pro­du­ci­do, si bien la ver­sión ame­ri­ca­na se pue­de con­se­guir en al­gu­nas li­bre­rías.

Ha­bría que pen­sar en la es­pe­cial re­la­ción de amis­tad te­ji­da tras años de co­la­bo­ra­cio­nes y mu­tuo re­co­no­ci­mien­to en­tre el es­cri­tor pa­les­tino Ed­ward Said y el di­rec­tor de or­ques­ta Da­niel Ba­ren­boim pa­ra es­ta­ble­cer una conexión con es­te otro ejer­ci­cio pa­re­ci­do, pe­ro aho­ra en­tre dos ilus­tres ja­po­ne­ses. En cual­quier ca­so, na­da que ver con el li­bro en el que Mu­ra­ka­mi y el tam­bién cé­le­bre di­rec­tor, Sei­ji Oza­wa, man­tie­nen una lar­ga con­ver­sa­ción (en reali­dad son un mon­tón de ellas pe­ro hil­va­na­das a lo lar­go de más de tres­cien­tas pá­gi­nas co­mo un diá­lo­go) en­torno a la mú­si­ca clá­si­ca, y lo que el au­tor de To­kio

Blues de­fi­ne co­mo su po­der pa­ra ha­cer fe­liz a la gen­te.

Apro­ve­chan­do los pe­río­dos de des­can­so for­zo­so que Oza­wa, otro­ra ti­tu­lar de la Sin­fó­ni­ca de Bos­ton, man­tu­vo en­tre el 2010 y el 2011 co­mo con­se­cuen­cia de una com­pli­ca­da ci­ru­gía, Mu­ra­ka­mi y el mú­si­co se ci­ta­ron en va­rias oca­sio­nes pa­ra rea­li­zar la en­tre­vis­ta. La idea era más o me­nos así: que­da­ban ca­si siem­pre en al­gu­na de las ca­sas del es­cri­tor y, des­pués de des­en­fun­dar al­guno de los mi­les de ele­pés y ce­dés que es­te ate­so­ra des­de muy jo­ven co­mo oro en pa­ño, lo es­cu­cha­ban. Lue­go, o en­tre me­dias, ex­po­nían sus co­men­ta­rios y opi­nio­nes, co­mo tan­tos afi­cio­na­dos en sus reunio­nes mu­si­ca­les.

Pa­ra em­pe­zar, la co­no­ci­da ver­sión del Con­cier­to pa­ra piano nú­me­ro uno de Brahms con Glenn Gould y Leonard Berns­tein al fren­te de la Fi­lar­mó­ni­ca de Nueva York, re­gis­tra­do «en vi­vo», en 1962. Un clá­si­co de la fo­no­gra­fía mun­dial por el es­cán­da­lo que lo ro­deó. An­tes de co­men­zar el con­cier­to, Berns­tein se di­ri­ge al pú­bli­co pa­ra ad­ver­tir­le: lo que van a es­cu­char na­ce del ra­di­cal desacuer­do ar­tís­ti­co en­tre di­rec­tor y pia­nis­ta; se­ría co­mo se­guir, al mis­mo tiem­po, dos vi­sio­nes con­tra­pues­tas de una mis­ma obra. Una anéc­do­ta que a am­bos les per­mi­te re­fle­xio­nar so­bre quién tie­ne la pri­ma­cía du­ran­te la in­ter­pre­ta­ción de un con­cier­to, el so­lis­ta o el di­rec­tor. ¿Diá­lo­go o im­po­si­ción?

A par­tir de ahí, y de la ex­pe­rien­cia de Oza­wa con dis­tin­tos maes­tros, sur­gen ju­go­sos co­men­ta­rios, co­mo cuan­do el di­rec­tor com­pa­ra el mo­do con­tra­pues­to de pro­ce­der en los en­sa­yos de Berns­tein y Herbert von Ka­ra­jan, ge­nios ab­so­lu­tos de la di­rec­ción en el si­glo XX. El se­gun­do no es­cu­cha­ba a na­die y po­día re­pe­tir un mis­mo pa­sa­je una otra y vez has­ta lo­grar lo que que­ría. El ame­ri­cano, más dis­per­so, bus­ca­ba la amis­tad de sus mú­si­cos, es­cu­cha­ba to­dos sus co­men­ta­rios y ob­ser­va­cio­nes. Ka­ra­jan era cla­ro y pre­ci­so, mien­tras Berns­tein se de­te­nía a ca­da ra­to pa­ra con­tar cien­tos de anéc­do­tas, aun­que sus do­tes de ex­tra­or­di­na­rio ora­dor no siem­pre re­sul­ta­ran del agra­do de to­dos, cuan­do los en­sa­yos se eter­ni­za­ban.

De Ka­ra­jan, Sei­ji Oza­wa apren­dió su amor por el gé­ne­ro lí­ri­co has­ta lle­gar a con­ver­tir­se con los años en res­pon­sa­ble mu­si­cal de la Ópe­ra de Vie­na, co­mo su pro­pio men­tor lo ha­bía si­do. Tras una vi­si­ta de Car­los Klei­ber a Ja­pón pa­ra di­ri­gir La Bohè­me de Puc­ci­ni, Oza­wa cre­yó que ja­más po­dría igua­lar lo que ha­bía es­cu­cha­do. Pe­ro el di­rec­tor vi­ta­li­cio de la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín lo con­ven­ció. «El re­per­to­rio sin­fó­ni­co y la ópe­ra son dos rue­das del mis­mo eje. Si una fal­ta, no pue­des ir a nin­gún la­do», le con­ven­ció Ka­ra­jan.

En­tre sor­bo y sor­bo de té ho­ji­cha, es­cri­tor y mú­si­co van des­gra­nan­do sus re­fle­xio­nes so­bre una pa­sión co­mún, por­que co­mo afir­ma Mu­ra­ka­mi: «Am­bos man­te­ne­mos el mis­mo co­ra­zón ham­brien­to, el sen­ti­mien­to per­sis­ten­te de que na­da es su­fi­cien­te­men­te bueno, de que de­be­mos ex­ca­var más hon­do». Y así se ex­pla­yan acer­ca de los tiem­pos muer­tos de Glenn Gould, esas pau­sas que el pia­nis­ta ca­na­dien­se ha­cía li­bre­men­te, co­mo los es­pa­cios va­cíos de la mú­si­ca asiá­ti­ca; so­bre la in­fluen­cia de Gus­tav Mah­ler en las ban­das so­no­ras de hoy (John Wi­lliams y su Star Wars), o de las di­fe­ren­cias en­tre las or­ques­tas eu­ro­peas y nor­te­ame­ri­ca­nas: pa­ra Oza­wa, ca­si cual­quier di­rec­tor po­dría po­ner­se al fren­te de las fi­lar­mó­ni­cas de Vie­na y Ber­lín y el so­ni­do se­ría el mis­mo, co­mo si sus mú­si­cos so­lo obe­de­cie­ran al im­pul­so de la pro­pia ge­né­ti­ca de la or­ques­ta.

Mu­ra­ka­mi es un gran afi­cio­na­do al jazz y a la mú­si­ca clá­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.