La an­te­sa­la de la era de pla­ta

En el 92 fue el pe­núl­ti­mo as­cen­so del Lu­go a Se­gun­da, an­tes de asen­tar­se en la ca­te­go­ría

La Voz de Galicia (Lugo) - - 25 aniversario del ascenso - MARTA DE DIOS

Ha­ce ya 25 años des­de que el Lu­go con­si­guió su pe­núl­ti­mo as­cen­so a la Se­gun­da Di­vi­sión. Fue en la tem­po­ra­da 9192, tras una pro­mo­ción co­rreo­sa que ter­mi­nó en un par­ti­do su­rrea­lis­ta en el Án­gel Ca­rro. Aque­lla pri­me­ra ha­za­ña, tras ca­si 40 años de tra­ve­sía por el fút­bol mo­des­to, fue la an­te­sa­la his­tó­ri­ca de la era de pla­ta que vi­ve el club en la ac­tua­li­dad. Aun­que el Lu­go ape­nas pu­do man­te­ner­se una tem­po­ra­da en­tre los pro­fe­sio­na­les, aquel ca­ra­me­lo del fút­bol de al­tu­ra ca­la­ba en una ciu­dad que as­pi­ra­ría, 20 años des­pués, a con­so­li­dar­se en la ca­te­go­ría.

PLAN­TI­LLA

El gru­po que con­si­guió el as­cen­so era com­pac­to. Nin­guno de sus fut­bo­lis­tas des­ta­ca­ba es­pe­cial­men­te por su ca­li­dad ni tu­vie­ron ese año gran­dí­si­mas in­di­vi­dua­li­da­des. Era una plan­ti­lla más bien va­rio­pin­ta y se­mi­pro­fe­sio­nal, la ma­yo­ría te­nía otras ocu­pa­cio­nes ade­más del fút­bol o com­pa­ti­bi­li­za­ban el de­por­te con sus es­tu­dios. Mo­des­to era, ade­más de za­gue­ro, mé­di­co. Ca­cha­rrón, ve­te­ri­na­rio o Al­vi­te, guar­da fo­res­tal.

JUE­GO

El Lu­go no ju­ga­ba bo­ni­to, pe­ro era tre­men­da­men­te efi­caz. Ci­men­ta­ba su fút­bol en una de­fen­sa só­li­da co­mo una ro­ca, que tra­ba­ja­ba muy bien la lí­nea de fue­ra de jue­go y que lle­ga­ba a des­qui­ciar a su ri­val por su im­per­mea­bi­li­dad. El blo­que fue, esa tem­po­ra­da, fun­da­men­tal por­que les per­mi­tía ju­gar prác­ti­ca­men­te de me­mo­ria. Ha­cían cua­tro co­sas, pe­ro esas cua­tro co­sas las ha­cían muy bien.

COM­PE­TI­CIÓN

Se­gun­da B cum­plía su de­ci­mo­quin­ta edi­ción esa tem­po­ra­da 91-92. Arran­có un 1 de sep­tiem­bre y ter­mi­nó el 24 de ma­yo, el día 30 empezó la fase de as­cen­so, que se com­ple­ta­ría el 28 de ju­nio dispu­tan­do el par­ti­do de­fi­ni­ti­vo con­tra el Sant Andreu. 20 equi­pos se par­tían el co­bre aquel año en la ca­te­go­ría, en­tre los que ha­bía sie­te ga­lle­gos: As Pon­tes, Ou­ren­se, Pon­te­ve­dra, La­lín, Fa­bril, Cam­ba­dos y Lu­go.

PRO­MO­CIÓN

La fase de as­cen­so a Se­gun­da Di­vi­sión no era co­mo la de aho­ra. Ha­bía cua­tro gru­pos con cua­tro equi­pos, que se me­dían en­tre sí en seis par­ti­dos (ida y vuel­ta). En­mar­ca­do en el gru­po C, al Lu­go le to­ca­ron co­mo ri­va­les el Ex­tre­ma­du­ra, el Sant Andreu y el Elche. De los tres, los ca­ta­la­nes eran (a prio­ri) el hue­so más du­ro de roer. Fue­ron cam­peo­nes del gru­po dos en la fase re­gu­lar.

LA AFI­CIÓN

El ab­sen­tis­mo era ca­si una tra­di­ción en el Án­gel Ca­rro. Los de­ci­be­lios so­lo lle­ga­ron a su­bir ni­ve­les en­tu­sias­tas en el par­ti­do de­fi­ni­ti­vo con­tra el Sant Andreu. Los ro­ji­blan­cos ne­ce­si­ta­ban una ca­ram­bo­la, por­que ade­más de su vic­to­ria ne­ce­si­ta­ban que el Ex­tre­ma­du­ra per­die­ra en Elche, pe­ro ga­nar en ca­sa era el pri­mer re­qui­si­to. La afi­ción res­pon­dió en­ton­ces y aun­que el es­ta­dio no lle­gó a lle­nar­se, fue­ron cer­ca de 6.000 los afi­cio­na­dos que nu­trie­ron las gra­das aque­lla tar­de. Con la vic­to­ria to­ma­ron el cés­ped.

LA CIU­DAD

El as­cen­so del Lu­go a la Se­gun­da Di­vi­sión re­ver­tió en la sa­lud de la ciu­dad, que aco­gió en­cuen­tros más atrac­ti­vos la tem­po­ra­da si­guien­te. El Lu­go re­ci­bió la tem­po­ra­da 19921993 en el Án­gel Ca­rro a equi­pos co­mo el Ei­bar, el Ma­llor­ca, Be­tis, Va­lla­do­lid, Atlé­ti­co Mar­be­lla o fi­lia­les de Ba­rça y Ma­drid.

FO­TO LA VOZ

Una ima­gen de uno de los par­ti­dos de la fase de as­cen­so que en­fren­tó al Lu­go con­tra el Elche

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.