El se­cre­to de aquel Lu­go, el gru­po

Ju­lio Díaz mo­de­ló un equi­po que, tras un cuar­to de si­glo, se si­gue tra­tan­do co­mo una fa­mi­lia

La Voz de Galicia (Lugo) - - 25 aniversario del ascenso - MARTA DE DIOS

La cla­ve del éxi­to de aquel Lu­go di­ri­gi­do por Ju­lio Díaz hay que bus­car­la en el gru­po. Un equi­po que mo­de­ló el mís­ter co­mo una fa­mi­lia y que 25 años des­pués se si­gue tra­tan­do con el mis­mo ca­ri­ño. El as­cen­so de los ro­ji­blan­cos no fue co­sa de un día, los lu­cen­ses lle­va­ban un par de tem­po­ra­das que­dan­do en la par­te al­ta de la ta­bla. Tra­ba­jo, tra­ba­jo y más tra­ba­jo con cri­te­rio y con­ti­nui­dad for­ja­ron un gru­po des­qui­cian­te pa­ra los ri­va­les. Una de­fen­sa fé­rrea, los au­to­ma­tis­mos ad­qui­ri­dos y las ca­be­zas cen­tra­das ca­ta­pul­ta­ron al mo­des­to Lu­go ha­cia lo al­to.

Los ro­ji­blan­cos no eran, ni mu­cho me­nos, el equi­po con más ca­li­dad de la com­pe­ti­ción, tam­po­co el que dis­po­nía de más me­dios. El mís­ter co­no­cía a la per­fec­ción las li­mi­ta­cio­nes de sus ju­ga­do­res y ac­tuó con in­te­li­gen­cia pa­ra ex­pri­mir al má­xi­mo sus re­cur­sos. Al ca­bo de la pri­me­ra tem­po­ra­da, la plan­ti­lla ju­ga­ba de me­mo­ria. «A ve­ces da­bas un pa­se sin mi­rar», di­ce Al­vi­te, «no pa­sa­ba na­da, por­que sa­bías que tu com­pa­ñe­ro es­ta­ba ahí».

De­le­ga­do del Lu­go en la ac­tua­li­dad, Al­vi­te era en­ton­ces el ca­pi­tán del equi­po. «Aho­ra el fút­bol es muy di­fe­ren­te, ves que los cha­va­les ape­nas se ha­blan en el cam­po y no­so­tros lo ha­cía­mos cons­tan­te­men­te. Es fun­da­men­tal ha­blar­se por­que si no es co­mo ju­gar a cie­gas», di­ce con sen­sa­tez. No es la úni­ca di­fe­ren­cia que Al­vi­te per­ci­be en el fút­bol ac­tual. «No éra­mos na­da egoís­tas, aho­ra to­dos quie­ren ser es­tre­llas y bus­can el éxi­to in­di­vi­dual por en­ci­ma del co­lec­ti­vo. No­so­tros te­nía­mos muy cla­ro que el éxi­to del gru­po es­ta­ba por en­ci­ma del de ca­da uno. Esa for­ma de pen­sar nos fun­cio­nó».

To­dos los ju­ga­do­res de aquel equi­po 91-92 coin­ci­den en que Ju­lio Díaz era el mo­tor del gru­po. «In­sis­tía mu­cho en los mis­mos con­cep­tos, en reali­dad no­so­tros sa­bía­mos ha­cer cua­tro co­sas, pe­ro esas cua­tro co­sas las ha­cía­mos de me­mo­ria», ex­pli­ca Al­vi­te del que fue­ra su en­tre­na­dor, «y te­nía una co­sa fun­da­men­tal que no se ve en mu­chos en­tre­na­do­res de aho­ra: él veía los par­ti­dos des­de el ban­qui­llo. Sa­bía per­fec­ta­men­te lo que es­ta­ba pa­san­do en el cam­po».

Ju­lio Díaz fue maes­tro de mu­chos en­tre­na­do­res que des­pués triun­fa­ron en el fút­bol pro­fe­sio­nal: Fer­nan­do Váz­quez o Fa­bri Gon­zá­lez en­tre otros. Es­tá con­ven­ci­do de que la tác­ti­ca de su gru­po no fue la cla­ve del éxi­to: «To­do es­tá aquí arri­ba», de­cía se­ña­lán­do­se la ca­be­za, «y en es­to que ves, en el gru­po».

Ju­ga­ban de me­mo­ria y no ne­ce­si­ta­ban ni mi­rar­se pa­ra pa­sar

La co­mu­ni­ca­ción y la ge­ne­ro­si­dad eran cla­ves en el cam­po

FO­TO X. MARRA

Los ro­ji­blan­cos ce­le­bran uno de los go­les ano­ta­dos con­tra el Ex­tre­ma­du­ra en la fase de as­cen­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.