Es­tu­diar fue­ra de ca­sa cues­ta en­tre 3.500 y 12.000 eu­ros por cur­so

Es­tu­diar en un pi­so en Ma­drid es más ba­ra­to que ha­cer­lo en un co­le­gio ma­yor en San­tia­go

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - SA­RA CA­RREI­RA

Es­tu­diar fue­ra de ca­sa, im­po­si­ble. Eso pien­san mu­chos jó­ve­nes y sus fa­mi­lias sin sen­tar­se a ha­cer nú­me­ros. Ir a la fa­cul­tad en la mis­ma ciu­dad de re­si­den­cia es sin du­da lo más ba­ra­to, má­xi­me en Ga­li­cia don­de las ma­trí­cu­las son las más bajas de Es­pa­ña, pe­ro una vez que se de­ci­de dar el sal­to, las ci­fras se igua­lan. Por eso, es con­ve­nien­te sa­car la cal­cu­la­do­ra an­tes de desechar una op­ción que tal vez se adap­te me­jor a los intereses y ex­pec­ta­ti­vas la­bo­ra­les del uni­ver­si­ta­rio.

Es­tu­diar una ca­rre­ra de cien­cias en San­tia­go vi­vien­do en un co­le­gio ma­yor pri­va­do cues­ta so­lo 1.650 eu­ros me­nos al año que ha­cer­lo en una uni­ver­si­dad pú­bli­ca y un co­le­gio de Ma­drid (8.260 eu­ros fren­te a 9.900). Esas ci­fras son pa­ra re­si­den­cias con lim­pie­za, co­mi­das y wi­fi, en­tre otras co­sas. Pe­ro, ¿y si se con­for­ma con un pi­so? Ahí las ci­fras caen con­si­de­ra­ble­men­te: en San­tia­go se

pue­de vi­vir a par­tir de los 3.500 eu­ros (pi­so ba­ra­to, lo mí­ni­mo en co­mi­da y la ma­trí­cu­la) mien­tras que en Ma­drid sube a 5.500 eu­ros en las mis­mas con­di­cio­nes. En ge­ne­ral, esa pue­de ser la di­fe­ren­cia en­tre una y otra op­ción, 2.000 eu­ros al año. Cla­ro que en la ca­pi­tal hay otros gas­tos (trans­por­te o via­jes), pe­ro siem­pre se pue­de ajus­tar en el ocio o los ex­tras, co­mo ro­pa. Hay que asu­mir, sí, que con el mis­mo di­ne­ro de bol­si­llo, la ca­li­dad de vi­da es me­jor en Ga­li­cia que en Ma­drid.

Un mo­de­lo in­ter­me­dio en­tre co­le­gio ma­yor y pi­so es el de las re­si­den­cias. Es­tas se di­fe­ren­cian fun­da­men­tal­men­te del co­le­gio en la in­de­pen­den­cia de los jó­ve­nes, que sue­len te­ner una co­ci­na en su ha­bi­ta­ción y po­ca vi­da en co­mún. Es­to aba­ra­ta de for­ma con­si­de­ra­ble la es­tan­cia, pe­ro exi­ge que el alumno se en­car­gue de su co­mi­da.

Otra op­ción ha­bi­tual de quie- nes se van fue­ra de ca­sa —ya sea en Ga­li­cia o a otra co­mu­ni­dad— es pa­sar el pri­mer año en una re­si­den­cia o co­le­gio ma­yor pa­ra, en se­gun­do, dar el sal­to al pi­so.

En las gran­des ciu­da­des exis­ten alternativas, co­mo el pro­gra­ma Vi­vir y Con­vi­vir, que con­sis­te en que un es­tu­dian­te vi­va (gratis, pa­gan­do los gas­tos ener­gé­ti­cos) en ca­sa de una per­so­na ma­yor.

Y no so­lo es­tá Ma­drid en el ho­ri­zon­te, sino Va­len­cia (más ba­ra­ta en to­dos los con­cep­tos y con bue­na fa­ma en in­ge­nie­rías) o Bar­ce­lo­na (más ca­ra que Ma­drid en vi­vien­da o trans­por­te, pe­ro no en el gas­to en la ca­lle), así co­mo Gra­na­da o Za­ra­go­za, del es­ti­lo de Va­len­cia.

En cual­quier ca­so, los orien­ta­do­res acon­se­jan a las fa­mi­lias ha­blar de la si­tua­ción: si el jo­ven ne­ce­si­ta­rá o no apo­yo ex­tra­aca­dé­mi­co, si es­tá dis­pues­to o dis­pues­ta a los sa­cri­fi­cios de no te­ner di­ne­ro pa­ra ro­pa o ca­pri­chos, o si ba­ra­ja te­ner un tra­ba­jo pa­ra gas­tos ex­tras (dar cla­ses a par­tir de se­gun­do, por ejem­plo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.