Au­men­tan en Ga­li­cia los ca­sos de la en­fer­me­dad de Ly­me, pro­vo­ca­da por ga­rra­pa­tas

Sube en to­da Eu­ro­pa la in­ci­den­cia de una pa­to­lo­gía que sue­le te­ner buen pro­nós­ti­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - ELI­SA ÁL­VA­REZ

La ga­rra­pa­ta es un áca­ro vec­tor de mu­chas en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. Es de­cir, las trans­mi­te, y una de las más co­no­ci­das es la en­fer­me­dad de Ly­me. Se tra­ta de una pa­to­lo­gía que cau­sa la bac­te­ria Bo­rre­lia y que ha­bi­tual­men­te tie­ne un pro­nós­ti­co muy fa­vo­ra­ble si se tra­ta de for­ma co­rrec­ta, en es­te ca­so con an­ti­bió­ti­cos. Pe­ro lo que sí de­tec­tan los ex­per­tos es que es una pa­to­lo­gía cu­ya in­ci­den­cia cre­ce en Ga­li­cia y en el res­to de paí­ses eu­ro­peos.

¿Por qué? Pro­ba­ble­men­te por­que las con­di­cio­nes am­bien­ta­les de hu­me­dad y de tem­pe­ra­tu­ra fa­vo­re­cen el desa­rro­llo de la ga­rra­pa­ta; hay un ma­yor con­tac­to del hom­bre con la na­tu­ra­le­za; y tam­bién es po­si­ble que los hu­ma­nos sean más sen­si­bles a es­ta pa­to­lo­gía. «Otro fac­tor pue­de ser que los mé­di­cos es­te­mos mu­cho más aten­tos y ha­ce­mos diag­nós­ti­cos me­jo­res y más pre­co­ces», ex­pli­ca Est­her Váz­quez, neu­ro­pe­dia­tra en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Lu­cus Au­gus­ti y cu­ya te­sis doc­to­ral abor­dó pre­ci­sa­men­te es­ta en­fer­me­dad y su re­la­ción con las po­bla­cio­nes de cor­zos.

Y aun­que pue­da pa­re­cer que el aban­dono del me­dio ru­ral ale­ja a los ga­lle­gos de la po­bla­ción de ga­rra­pa­tas, no es así, ya que ca­da vez se rea­li­zan más ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre y es­tos áca­ros «no tie­nen por qué es­tar en me­dio del mon­te», ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta del HU­LA. De he­cho, aun­que no hay un per­fil más sus­cep­ti­ble de pa­de­cer es­ta en­fer­me­dad, sí po­bla­cio­nes de ries­go, co­mo pue­den ser los guar­das fo­res­ta­les, ga­na­de­ros, per­so­nas que tra­ba­jan en el cam­po e in­clu­so co­rre­do­res que en­tre­nan en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Ade­más, acla­ra Váz­quez, es una en­fer­me­dad que se cu­ra y no re­vis­te com­pli­ca­cio­nes si se tra­ta bien. Sus pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes sue­len ser cu­tá­neas y, al Lu­go es la pro­vin­cia en la que se de­tec­tan más ca­sos, por­que con­flu­yen es­tos fac­to­res de con­tar con una po­bla­ción ga­na­de­ra de la que se ali­men­ta la ga­rra­pa­ta, gran can­ti­dad de ar­bo­le­da y ar­bus­tos y hu­me­dad am­bien­tal al­ta. La te­sis de Váz­quez López abor­da­ba su re­la­ción con los cor­zos, bas­tan­te co­mu­nes en es­ta pro­vin­cia y de los que se sir­ven es­te áca­ro pa­ra trans­mi­tir la bac­te­ria.

El Ser­gas hi­zo un in­for­me es­tu­dian­do los ca­sos de­tec­ta­dos en­tre los años 2000 y 2013 en el que se lle­ga a las mis­mas con­clu­sio­nes, «se­me­lla que nos úl­ti­mos ca­tor­ce anos hai un­ha tendencia cre­cen­te pa­ra am­bos os dous se­xos. Pre­sen­ta, ade­mais, un­ha dis­tri­bu­ción he­te­ro­xé­nea, mais Lu­go é a pro­vin­cia máis afec­ta­da, o que po­de­ría ter re­la­ción coa tendencia á fo­ca­li­za­ción da en­fer­mi­da­de», re­co­ge el es­tu­dio. En con­cre­to, en esos 14 años fue ne­ce­sa­rios hos­pi­ta­li­zar a 132 per­so­nas por cul­pa de la en­fer­me­dad de Ly­me, el 57 % hom­bres y con una me­dia de 56 años, lo que im­pli­ca una de­ce­na de in­gre­sos al año. Eso sí, tal y co­mo acla­ra la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de, si se diag­nos­ti­ca pron­to y se tra­ta es una pa­to­lo­gía que no pa­sa de la aten­ción pri­ma­ria.

Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas apun­tan a que los ca­sos de ly­me es­tán in­fra­es­ti­ma­dos y po­drían ser dos o tres ve­ces más de los que se re­gis­tran. Aún en as­cen­so, el Ser­gas re­cuer­da que la in­ci­den­cia es más ba­ja que en otros paí­ses que tam­bién han he­cho es­tu­dios, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Sue­cia, Fin­lan­dia o Ale­ma­nia.

Ni­ños y ma­yo­res

Por áreas, las ta­sas más ele­va­das se re­gis­tra­ron en Lu­go y, en con­cre­to, en las co­mar­cas de Te­rra Chá, Mei­ra, A Fon­sa­gra­da e a Ulloa. En el ca­so de los hom­bres los va­lo­res más al­tos se de­tec­ta­ron en los gru­pos de 65 a 74 años y de 75 y más, mien­tras que en­tre las mu­je­res se re­gis­tró más in­ci­den­cia en el in­ter­va­lo de 65 a 74 años y de 5 a 9. Es más fre­cuen­te su diag­nós­ti­co du­ran­te los me­ses de ve­rano.

«Pue­de ha­ber ex­cep­cio­nes, pe­ro es una en­fer­me­dad con un pro­nós­ti­co fa­vo­ra­ble» Est­her Váz­quez Mé­di­co, hi­zo una te­sis so­bre Ly­me

AL­BER­TO LÓPEZ

Est­her Váz­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.