«Mi hi­ja es­tu­vo dos me­ses sin ir a cla­se y su aco­sa­do­ra fue cas­ti­ga­da so­lo cua­tro días»

Una me­nor co­ru­ñe­sa su­frió du­ran­te el cur­so una agre­sión e in­sul­tos dia­rios de una com­pa­ñe­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - AL­BER­TO MAHÍA

Una ni­ña co­ru­ñe­sa de 13 años no pu­do acu­dir al co­le­gio du­ran­te los dos úl­ti­mos me­ses del pa­sa­do cur­so por­que su mé­di­co así se lo pau­tó. Era me­jor pa­ra ella que­dar­se en ca­sa que su­frir a dia­rio el aco­so de una com­pa­ñe­ra de 16 años que en una oca­sión le lle­gó a pe­gar y la ma­cha­ca­ba a in­sul­tos y ame­na­zas. Du­ran­te me­ses per­ma­ne­ció ca­lla­da. So­por­tán­do­lo to­do. Has­ta que un buen ami­go le di­jo que si no se lo con­ta­ba a sus pa­dres, lo ha­ría él. La me­nor con­fe­só en ca­sa lo que le es­ta­ba ocu­rrien­do en el co­le­gio y co­men­zó así un pro­ce­so que ter­mi­nó con una san­ción a la aco­sa­do­ra de cua­tro días sin asis­tir a cla­se. La víc­ti­ma es­tu­vo dos me­ses a tra­ta­mien­to mé­di­co y ale­ja­da del cen­tro edu­ca­ti­vo pa­ra re­cu­pe­rar­se psi­co­ló­gi­ca­men­te. El pró­xi­mo cur­so, es­ta ni­ña se irá a otro co­le­gio y la cul­pa­ble con­ti­nua­rá en el mis­mo.

No era la pri­me­ra vez que se de­nun­ció a esa alum­na de 16 años. Hu­bo un ca­so an­te­rior, pe­ro que­dó en na­da por­que de la in­ves­ti­ga­ción em­pren­di­da por el cen­tro no se pu­do con­cluir que se tra­ta­se de un pro­ble­ma de aco­so es­co- lar. Aque­llo su­ce­dió ha­ce un año y la ni­ña que ha­bía de­nun­cian­do bull­ying op­tó por ir­se del co­le­gio. La di­rec­ción le pi­dió prue­bas de que es­ta­ba sien­do aco­sa­da y el asun­to se ar­chi­vó por­que la me­nor ha­bía bo­rra­do por or­den de la otra alum­na los men­sa­jes ame­na­zan­tes e in­ju­rio­sos.

En es­ta oca­sión, el pro­to­co­lo ini­cia­do por el cen­tro sí con­clu­yó que ha­bía aco­so. Pa­ra eso, pa­sa­ron me­ses. Y mu­chas en­tre­vis­tas. Con la di­rec­to­ra, los pro­fe­so­res y con la Xun­ta, que en­vió una ins­pec­to­ra al co­le­gio que pu­do com­pro­bar los he­chos pa­ra for­zar al co­le­gio a abrir un ex­pe­dien­te a la aco­sa­do­ra.

«Mi hi­ja en­tró en el cen­tro el pa­sa­do cur­so. Era la nueva y se la veía fe­liz. Al prin­ci­pio, se sen­tía muy bien aco­gi­da por par­te de sus com­pa­ñe­ras. Pe­ro pron­to co­men­za­ron los in­sul­tos y los men­sa­jes de mó­vil con ame­na­zas por par­te de esa ado­les­cen­te tres años ma­yor», re­cuer­da el pa­dre de la víc­ti­ma, que ba­jo nin­gún con­cep­to pre­ten­de cri­mi­na­li­zar a la aco­sa­do­ra, «pues ne­ce­si­ta apo­yo». Lo que sí quie­re es lla­mar la aten­ción a las au­to­ri­da­des aca­dé­mi­cas, a las que pi­de «una ma­yor sen­si­bi­li­dad y di­li­gen­cia en es­tos ca­sos tan gra­ves en los que hay una ni­ña que su­fre y otra que ne­ce­si­ta ayu­da pro­fe­sio­nal».

Agre­sión

Es­te pa­dre des­cu­brió en Se­ma­na Santa lo que le es­ta­ba ocu­rrien­do a su hi­ja en el co­le­gio. An­tes, ni se lo ima­gi­na­ba, si bien ha­bía no­ta­do al­gu­nos cam­bios que acha­có a la ado­les­cen­cia. Pe­ro apa­re­ció ese ami­go, «ese án­gel que pu­do convencer a la ni­ña de que nos con­ta­se lo que le es­ta­ban ha­cien­do». Lo hi­zo des­pués de una agre­sión sin ma­yo­res con­se­cuen­cias, pe­ro «aque­llo ha­bía que pa­rar­lo y el com­pa­ñe­ro hi­zo más con su con­se­jo que to­do lo que lue­go hi­zo la di­rec­ción del cen­tro, que en un prin­ci­pio le res­ta­ron im­por­tan­cia. Has­ta lle­ga­ron a de­cir­me que mi hi­ja no da­ba el per­fil de aco­sa­da por su pre­sen­cia en las re­des so­cia­les».

Una vez que la me­nor le con­tó a los pa­dres lo que le pa­sa­ba, es­tos se pre­sen­ta­ron de in­me­dia­to en el cen­tro. «Nos en­con­tra­mos con la in­cre­du­li­dad. Con po­ca co­la­bo­ra­ción y ga­nas de ata­jar el pro­ble­ma, res­tán­do­le im­por­tan­cia». Tras mu­cho in­sis­tir y mos­trar los men­sa­jes ame­na­zan­tes de mó­vil, tal y co­mo or­de­na el pro­to­co­lo en los ca­sos de aco­so es­co­lar, la di­rec­ción les ofre­ció una me­dia­ción. Es­to es, re­unir­se con los pa­dres de la otra ni­ña y en­tre to­dos bus­car una so­lu­ción.

Ins­pec­to­ra

Ese en­cuen­tro nun­ca se pro­du­jo. Pe­ro sí hu­bo una en­tre­vis­ta con una ins­pec­to­ra de la Xun­ta que emi­tió un in­for­me y lle­vó al cen­tro edu­ca­ti­vo a abrir ex­pe­dien­te a la aco­sa­do­ra e im­po­ner­le una san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va que con­sis­tió en su ex­pul­sión du­ran­te cua­tro días, «cuan­do mi hi­ja es­tu­vo los dos úl­ti­mos me­ses del cur­so sin po­der ir al co­le­gio ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca», la­men­ta es­te pa­dre, que per­do­na a la aco­sa­do­ra, pe­ro se mues­tra mo­les­to por la res­pues­ta de los res­pon­sa­bles aca­dé­mi­cos. «Es una pe­na que in­vir­ta­mos tan­to di­ne­ro y tiem­po en lu­char y pre­ve­nir el mal­tra­to es­co­lar, con cam­pa­ñas y pro­gra­mas en la te­le­vi­sión, y cuan­do sur­ge un ca­so, no lo afron­te­mos co­mo es de­bi­do», con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.