Días de va­ca­cio­nes ro­ma­nas en Lu­go

La ciu­dad empezó a te­ner ya el am­bien­te ca­rac­te­rís­ti­co del fes­te­jo des­de las pri­me­ras ho­ras de ce­le­bra­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - XO­SÉ MA­RÍA PA­LA­CIOS

ñASLa abun­dan­cia de cua­dri­gas, de esas mo­der­nas en las que los ca­ba­llos son in­di­ca­ti­vos de la po­ten­cia, en al­gún apar­ca­mien­to cer­cao a la Mu­ra­lla in­di­ca­ba que es­te fin de se­ma­na no es uno cual­quie­ra en Lu­cus Au­gus­ti. La ciu­dad ro­ma­na se en­tre­ga a fon­do a su fies­ta fun­da­cio­nal, y en pun­tos más o me­nos cer­ca­nos del Im­pe­rio ha arrai­ga­do la cos­tum­bre de acu­dir a la ur­be de las ori­llas del Mi­ño pa­ra dis­fru­tar de es­tos días.

Con las va­ca­cio­nes ini­cia­das pa­ra los más jó­ve­nes y cer­ca­nas pa­ra otros, pa­re­ce que los lu­cen­ses se en­co­men­da­ron a Jú­pi­ter, pues no fal­ta­ron nu­bes ni al­gu­nos chu­bas­cos en la jor­na­da de ayer. Qui­zá fue una es­tra­te­gia pa­ra evi­tar des­pla­za­mien­tos a las pla­yas del Mag­nus Por­tus Ar­ta­bro­rum, cer­ca­nas a la to­rre de Hér­cu­les, o tal vez una for­ma de es­ti­mu­lar las vi­si­tas a los lo­ca­les de hos­te­le­ría.

Co­mo ya se sa­be den­tro y fue­ra de la Ga­llae­cia, hay un le­ma muy cla­ro: «Y pa­ra co­mer, Lu­cus». Así, al atar­de­cer ya se veían abun­dan­tes can­ti­da­des de cos­ti­lla y de cho­ri­zos dis­pues­tas pa­ra ser pre­pa­ra­das, mien­tras otros prac­ti­ca­ban el avi­tua­lla­mien­to a ba­se de pas­te­les y de em­pa­na­di­llas,

Pe­ro el arran­que de la fies­ta no se cen­tró so­lo en en­sal­zar la co­mi­da lo­cal. Al pie de la Mu­ra­lla, los se­na­do­res, que más tar­de re­co­rre­rían el cen­tro con sus bien con­fec­cio­na­das tú­ni­cas, se de­ja­ban ver co­mo una de las par­tes in­dis­pen­sa­bles de la or­ga­ni­za­ción so­cial, mien­tras la Cohors Lu­cen­sium, a po­cos cen­te­na­res de me­tros, mos­tra­ba ya su cam­pa­men­to bien pre­pa­ra­do.

Pa­ra el que tu­vie­se ga­nas de mo­ver­se un po­co den­tro del re­cin­to amu­ra­lla­do, en la tar­de de ayer ha­bía ali­cien­tes pa­ra co­no­cer de­ta­lles del mun­do ro­mano por den­tro más allá de tú­ni­cas y de pa­sos mar­cia­les. Por ejem­plo, jun­to al pa­zo de San Mar­cos, ese don­de se reúnen los po­lí­ti­cos de Lu­cus Au­gus­ti y de ur­bes y de pla­zas fuer­tes de los al­re­de­do­res, se re­pre­sen­ta­ba una asam­blea de mu­je­res que di­vul­ga­ba las vir­tu­des del pro­ta­go­nis­mo femenino en el go­bierno de la so­cie­dad: ele­gid­las y vi­vi­réis fe­li­ces, ve­nía a de­cir.

Los que es­cu­cha­ban eran sim­ples mor­ta­les, ya que los dio­ses ro­ma­nos, a esas ho­ras de la tar­de, no pa­re­cían fá­ci­les de lo­ca­li­zar. «Os deu­ses an­dan por aí, deu­sean­do», se que­ja­ba un gru­po femenino, que pro­po­nía un re­to pa­ra ani­mar la jor­na­da: «Po­de­mos se­du­cir al­gúns hu­ma­nos, con­ver­te­los en se­mi­deu­ses e fa­cer­lles co­rrer aven­tu­ras», de­cía una de ellas. En­tre sí pug­na­ban por la for­ma de lo­grar la atrac­ción del pú­bli­co has­ta que lle­gó Jú­pi­ter, cu­ya pro­pues­ta na­die osó cues­tio­nar.

Cons­truir es­ta­tuas a las que se pue­dan de­di­car ofren­das y com­pro­bar cuál es la que re­ci­be más fa­vo­res: el que en­ca­be­ce esa cla­si­fi­ca­ción se ha­brá ga­na­do el de­re­cho a en­trar en el olim­po, di­jo el ca­be­za vi­si­ble de la mi­to­lo­gía ro­ma­na ante un pú­bli­co de eda­des va­ria­das.

En­ton­ces, con la tar­de ya avan­za­da, ro­ma­nos de Lu­cus Au­gus­ti y de los al­re­de­do­res em­pe­za­ban a lle­nar el cen­tro de la ur­be y sus afa­ma­dos lo­ca­les de hos­te­le­ría, sin que la ame­na­za de llu­via o unos po­cos chu­bas­cos los hu­bie­sen des­ani­ma­do pa­ra sa­lir a la ca­lle. «A xen­te non lle ten me­do á au­ga», co­men­ta­ba con com­pa­ñe­ros y clien­tes un camarero del re­cin­to amu­ra­lla­do.

La sen­ten­cia pa­re­cía cier­ta, tan ve­raz co­mo que los cas­tre­xos de­bían de sen­tir­se un po­co cohi­bi­dos por la pre­sen­cia de tan­tos ro­ma­nos y no se de­ja­ban ver, aun­que qui­zá se es­tu­vie­sen re­ser­van­do pa­ra el sá­ba­do y el do­min­go y ha­cer­se no­tar.

A pun­to de ano­che­cer, las nu­bes es­ta­ban en re­ti­ra­da, co­mo si las le­gio­nes ro­ma­nas hu­bie­sen con­se­gui­do ex­pul­sar­las de la ciu­dad pa­ra lo­grar un am­bien­te se­co y des­pe­ja­do que no ame­na­za­se la fies­ta: tú­ni­cas y san­da­lias es­ta­rían así a sal­vo de enojo­sas hu­me­da­des. Tam­bién pu­do ha­ber ocu­rri­do que los de la ur­be y los fo­ras­te­ros se hu­bie­sen en­co­men­da­do a Apo­lo pa­ra con­se­guir que el sol pre­si­die­se los días de fies­ta.

La cui­da­da re­crea­ción del pa­sa­do atra­jo la aten­ción de gen­tes de to­das las eda­des

Los des­fi­les de variados gru­pos fue­ron ya par­te des­ta­ca­da del pro­gra­ma

La llu­via que ca­yó en al­gu­nos mo­men­tos no im­pi­dió la ani­ma­ción

FO­TOS: ÓS­CAR CELA

Ve­ci­nos y vi­si­tan­tes, pro­ta­go­nis­tas o es­pec­ta­do­res, lle­na­ron de nue­vo el re­cin­to amu­ra­lla­do lu­cen­se pa­ra go­zar de la fies­ta.

Unos pa­sea­ron por el cen­tro, y otros de­ci­die­ron sen­tar­se a to­mar un ten­tem­pié.

Ta­len­to e in­ge­nio es­tu­vie­ron pre­sen­tes en la ima­gen de la jor­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.