Ana­to­mía del «nue­vo» Sán­chez

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - FER­NAN­DO ÓNEGA

Me ase­gu­ran des­de el PSOE que en la se­de de Fe­rraz hay po­co me­nos que eu­fo­ria. Es­ta­ban tan mal ha­ce un mes, tan di­vi­di­dos, tan en­fren­ta­dos, que cual­quier co­si­lla que les sal­ga bien los ha­ce sal­tar de fe­li­ci­dad. Y hay co­si­llas que les sa­len bien: los pur­ga­dos por los nue­vos di­ri­gen­tes no han en­tra­do en re­bel­día, las en­cues­tas les son­ríen al­go en per­jui­cio de Po­de­mos, el Par­ti­do Po­pu­lar no con­si­gue ver trans­for­ma­dos en vo­tos los bue­nos re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos que su Go­bierno pre­go­na, y Pe­dro Sán­chez dis­fru­ta de los be­ne­fi­cios del ga­na­dor: co­mo tie­ne pin­ta de no ser un se­cre­ta­rio ge­ne­ral de tran­si­ción, ni ana­lis­tas ni com­pa­ñe­ros de par­ti­do se lan­zan a de­güe­llo so­bre él.

Aho­ra se ha me­ti­do en una cu­rio­sa, pe­ro in­te­li­gen­te aven­tu­ra: tra­tar de con­ver­tir­se en el cen­tro de la ini­cia­ti­va, ca­si co­mo si fue­se un je­fe de Go­bierno. Y al­go aún más cu­rio­so: des­ta­car en el Con­gre­so sin ser dipu­tado. Y lo es­tá con­si­guien­do. Con Po­de­mos crea cin­co co­mi­sio­nes de tra­ba­jo en te­mas tras­cen­den­tes con el ob­je­ti­vo de tum­bar las re­for­mas de Ra­joy y el úl­ti­mo co­ne­jo sa­ca­do de la chis­te­ra: la eu­ta­na­sia. Con Gar­zón in­ten­ta­rá cam­biar el sis­te­ma elec­to­ral. A los sin­di­ca­tos les di­ce que asu­me su agen­da so­cial. Con Al­bert Ri­ve­ra lle­ga al acuer­do de ir pen­san­do la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Y qui­zá se me ol­vi­de al­go.

Ig­no­ro si to­do es­to es idea su­ya o de los sa­bios de que se su­po ro­dear, co­mo el so­ció­lo­go Te­za­nos, pe­ro eso es lo de me­nos. Lo im­por­tan­te es que, de ca­ra a la ga­le­ría y la mi­li­tan­cia, es el di­ri­gen­te que con­si­gue que mu­chos as­tros po­lí­ti­cos gi­ren en torno a él. Ya se le hi­cie­ron más fo­tos co­mo nue­vo mo­tor del cam­bio que si ac­tua­se de por­ta­voz de su gru­po. Y to­do eso, sin que­mar­se, por­que al­guien le acon­se­jó ha­blar po­co, que no die­se en­tre­vis­tas ni se de­ja­se ro­dear por nu­bes de mi­cró­fo­nos. De he­cho, so­lo con­ce­dió una en­tre­vis­ta a Antonio Gar­cía Fe­rre­ras en Al ro­jo vi­vo, que es don­de se su­po­ne que co­nec­ta con esos vo­tan­tes de Po­de­mos que quie­re re­con­quis­tar. Hay que se­guir­lo, por­que ines­pe­ra­da­men­te pue­de dar a to­dos una lec­ción de es­tra­te­gia, quién lo iba a de­cir.

¿Cuá­les son los pro­ble­mas de Sán­chez? To­dos es­tos: que quie­re gi­rar a la iz­quier­da y no sé si es­tá gi­ran­do de­ma­sia­do, has­ta el pun­to de aban­do­nar la mo­de­ra­ción; que ne­ce­si­ta mu­cho tiem­po pa­ra ga­nar en el elec­to­ra­do la con­fian­za que le die­ron los mi­li­tan­tes, y él no ma­ne­ja ese tiem­po, que lo ma­ne­ja Ra­joy; que no le ven­dría mal al­gún pac­to con el Go­bierno en asun­tos de Es­ta­do, co­mo hi­zo Za­pa­te­ro con el terrorismo en el Go­bierno de Az­nar; y que, al ne­gar­se a cual­quier acuer­do con la de­re­cha y sen­tir­se tan eje del cam­bio, le ha­ga di­fí­cil la vi­da a Ra­joy y lo fuer­ce a ade­lan­tar elec­cio­nes. Y ahí sí que pue­de nau­fra­gar.

■ Aho­ra se ha me­ti­do en una cu­rio­sa, pe­ro in­te­li­gen­te aven­tu­ra: tra­tar de con­ver­tir­se en el cen­tro de la ini­cia­ti­va, ca­si co­mo si fue­se un je­fe de Go­bierno. Y al­go aún más cu­rio­so: des­ta­car en el Con­gre­so sin ser dipu­tado

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.