Co­mo si un ni­ño se en­fa­da con pa­pá

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

La pri­me­ra ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca de un ni­ño se pro­du­ce po­co des­pués de los dos años, cuan­do em­pie­za a ser au­tó­no­mo y a ex­pre­sar de­seos y sen­ti­mien­tos. Y el con­tex­to de esa ex­pe­rien­cia sue­le ser el sa­lón de la ca­sa, cuan­do el ni­ño es­tá em­be­bi­do con sus ta­qui­tos de plás­ti­co ha­cien­do to­rres y ca­si­tas. De re­pen­te se pa­ra y di­ce: quie­ro me­ren­dar. Y el ser­vi­cio gra­tui­to de bie­nes­tar fa­mi­liar le ofre­ce un yo­gur, un plá­tano y un tro­ci­to de cho­co­la­te. Ter­mi­na­da la me­rien­da el ni­ño de­ja ti­ra­do el va­so del yo­gur y la piel del plá­tano, y, con los de­di­tos man­cha­dos de cho­co­la­te, vuelve a ju­gar. Pe­ro en ese mo­men­to apa­re­cen en su vi­da, dis­fra­za­dos de pa­pá, la au­to­ri­dad y el or­den pú­bli­co, in­vi­tán­do­le a lle­var los res­tos al cu­bo de re­ci­cla­je, la­var­se las ma­nos y re­gre­sar al jue­go. Tras un in­ten­to de re­be­lión que re­sul­ta in­fruc­tuo­so, el po­bre ni­ño se da por en­te­ra­do de que ya es­tá ro­dea­do de po­lí­ti­ca —o so­cia­li­za­ción avan­za­da— pa­ra el res­to de su vi­da. Y tras ha­cer lo que tie­ne que ha­cer, so pe­na de san­ción in­me­dia­ta —por­que es­te ni­ño de mi ejem­plo no es ca­ta­lán in­de­pen­den­tis­ta— se en­ca­ra con su pa­pá y di­ce: «Aho­ra no te quie­ro». Y des­de ese mo­men­to ya sa­be en qué con­sis­te le­gis­lar, go­ber­nar, obe­de­cer, in­dig­nar­se y, so­bre to­do, re­pro­bar a la au­to­ri­dad com­pe­ten­te.

Pablo Igle­sias —el que sub­yu­ga a to­das las con­fluen­cias ex­plí­ci­tas e im­plí­ci­tas— aún es un jo­ven inex­per­to den­tro de la fa­mi­lia es­pa­ño­la. Le gus­ta ju­gar ima­gi­nan­do cas­ti­llos y di­no­sau­rios. Y le da la ta­ba­rra a la au­to­ri­dad que le brin­da to­dos los me­dios ma­te­ria­les e in­ma­te­ria­les que su proyecto vi­tal ne­ce­si­ta. Pe­ro de vez en cuan­do su­ce­de que le obli­gan a re­co­ger los jue­gos y a cum­plir sus de­be­res. Y es en­ton­ces cuan­do el ni­ño Igle­sias se en­ca­ra con Ra­joy y le di­ce: «¡Pues aho­ra no quie­ro a Mon­to­ro, ni a Ca­ta­lá, y, si un día me apo­yan mis her­ma­nos, tam­po­co te voy a que­rer a ti!». En eso con­sis­ten la re­pro­ba­ción de los mi­nis­tros y las mo­cio­nes de cen­su­ra im­pro­vi­sa­das, cu­yos efec­tos son, de acuer­do con la ley, muy pa­re­ci­dos a los que pro­du­ce el be­bé cuan­do no quie­re a su pa­pá.

La mo­ra­le­ja del cuen­to es que na­da de es­to es im­por­tan­te mien­tras el pa­pá no se de­rrum­ba. Mien­tras si­gue tra­ba­jan­do, es­co­la­ri­zan­do al ni­ño, lle­ván­do­lo al mé­di­co, pa­gan­do la ca­le­fac­ción y ayu­dan­do en las la­bo­res de ca­sa. Por­que si la re­pro­ba­ción se hi­per­tro­fia, y se con­vier­te en ru­ti­na, y al pa­pá le en­tra la de­pre, se pro­du­ce una cri­sis desas­tro­sa, que ya no tie­ne so­lu­ción sin la ayu­da de los abue­los pen­sio­nis­tas. Lo mis­mo que pa­sa­ría en Es­pa­ña si Ra­joy se har­ta, se pa­sa las tar­des le­yen­do el

Qui­jo­te, y de­ja que el ni­ño re­pro­ba­dor se pon­ga al fren­te del ne­go­cio.

En po­lí­ti­ca va­le to­do, in­clu­so ju­gar, mien­tras el vien­to so­ple y al­gu­nos pa­los aguan­ten sus ve­las. Y na­da se en­tien­de me­jor que la pro­pia po­lí­ti­ca, en to­dos sus ni­ve­les, cuan­do se ex­pli­ca así, con sa­bias pa­rá­bo­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.