Fra­ga o el ol­vi­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - RA­MÓN PER­NAS

Co­no­cí a Manuel Fra­ga cuan­do yo era un cha­val y él mi­nis­tro del Go­bierno de Es­pa­ña. Se le an­to­jó ha­cer una sar­di­ña­da en una isla de la ría de Viveiro, con­cre­ta­men­te en la pa­ra­di­sía­ca pla­ya de Area. Mi pa­dre era fun­cio­na­rio del Ins­ti­tu­to So­cial de la Marina y le to­có es­tar en el co­mi­té de re­cep­ción y en el nú­cleo or­ga­ni­za­ti­vo. Y 24 ho­ras an­tes de su lle­ga­da a Viveiro so­li­ci­tó «un ni­ño», pues el de Vi­lal­ba pen­sa­ba acu­dir con uno de sus hi­jos. Yo es­ta­ba dis­po­ni­ble, y aci­ca­la­do con una ca­mi­so­la blan­ca, que es­tre­na­ba, ac­tué de fi­gu­ran­te acom­pa­ñan­do al hi­jo del mi­nis­tro. De­bía­mos de ser de la mis­ma edad y en la isla mí­ni­ma pa­de­ci­mos idén­ti­co abu­rri­mien­to mien­tras se asa­ban las sar­di­nas. Ba­ja­mos has­ta una cha­la­na ama­rra­da con un ca­bo y, si no lle­ga a ser por los es­col­tas del mi­nis­tro, su hi­jo y yo mis­mo pe­re­cía­mos aho­ga­dos, pues la frá­gil em­bar­ca­ción vol­có, arro­ján­do­nos al agua, y nin­guno de los dos éra­mos pe­ri­tos en el ar­te de na­dar. Nun­ca mas vol­ví a en­con­trar­me con mi com­pa­ñe­ro oca­sio­nal de fa­ti­gas náuticas.

A quien sí vol­ví a ver fue a Manuel Fra­ga, con quien nun­ca sin­to­ni­cé; ni yo con él, ni él con­mi­go.

Tu­ve que ver­lo con fre­cuen­cia cuan­do ocu­pé la pre­si­den­cia del Club de Pe­rio­dis­tas Ga­lle­gos en Ma­drid, que ha­bía pro­pi­cia­do pa­ra con­ver­tir­la en una ter­mi­nal me­diá­ti­ca pro do­mo sua, y que no con­sen­tí que te­le­di­ri­gie­ra co­mo ha­bía he­cho con mis an­te­ce­so­res. La dis­tan­cia ideo­ló­gi­ca no era un pro­ble­ma, lo que no en­ten­día era mi desafec­ción a su cau­di­lla­je su­pues­ta­men­te me­diá­ti­co.

Asis­tí al de­cli­ve del león de Vi­lal­ba y en oca­sio­nes me cau­só un sen­ti­mien­to que mu­cho te­nía que ver con la com­pa­sión. Lle­vó Ga­li­cia trotando en su co­ra­zón, di­ri­gien­do el país co­mo co­sa su­ya, adu­la­do por mu­chos y cri­ti­ca­do por unos po­cos, y en un mes de enero del 2012 re­gre­só pa­ra siem­pre a la tie­rra que lo aco­gió pa­ra to­da la eter­ni­dad.

Ha­ce muy po­cos días, es­cu­ché una con­ver­sa­ción en el ae­ro­puer­to de Vi­go mien­tras es­pe­ra­ba el avión pa­ra Ma­drid. Un hom­bre de me­dia­na edad mos­tra­ba a otro más jo­ven unas, apa­ren­te­men­te, ho­jas de cálcu­lo que con­te­nían una en­cues­ta sin ta­bu­lar. Los da­tos ana­li­za­dos de­mos­có­pi­ca­men­te con­cluían que de ca­da diez mu­cha­chos de un uni­ver­so en­tre 18 y 22 años, y re­si­den­tes en Ga­li­cia, so­lo cua­tro te­nían co­no­ci­mien­to de quién ha­bía si­do Fra­ga Iri­bar­ne, pre­si­den­te que fue de la Xun­ta de Ga­li­cia.

Me hu­bie­ra gus­ta­do in­ter­ve­nir en la con­ver­sa­ción pa­ra aña­dir que tam­bién en un mes de enero, del 2002, mu­rió Ca­mi­lo Jo­sé Cela, el au­tor de La col­me­na. Li­bro de obli­ga­da lec­tu­ra en el ba­chi­lle­ra­to de en­ton­ces, y de esa jo­ya de la li­te­ra­tu­ra que es Ma­de­ra

de boj, en­tre otras do­ce­nas de li­bros. Pre­mio No­bel, y ad­mi­ra­do ma­si­va­men­te en su tiem­po. O que tres años an­tes, e igual­men­te en enero, fa­lle­cía Gon­za­lo To­rren­te. Han pa­sa­do po­cos años y un man­to de ol­vi­do se ten­dió, co­mo la nie­bla que pe­ne­tra en los in­vier­nos por las rías, so­bre su me­mo­ria.

Los tres des­can­san en Ga­li­cia: Fra­ga, en Per­bes; Ca­mi­lo Jo­sé, en Iria Fla­via; y Gon­za­lo To­rren­te, en Fe­rrol. Los trai­go a es­ta co­lum­na pa­ra reha­bi­li­tar­los du­ran­te el mi­nu­to en que tar­dan es­tas líneas en ser leí­das y pa­ra sub­ra­yar que el ol­vi­do co­lec­ti­vo, sic tran­sit glo­ria mun­di, es un mal en­dé­mi­co en es­tos tiem­pos de pri­sas tec­no­ló­gi­cas. En el fon­do y ape­lan­do al tí­tu­lo de una ex­ce­len­te pe­lí­cu­la es­pa­ño­la: na­die ha­bla­rá de no­so­tros cuan­do es­te­mos muer­tos. Nos que­da, eso sí, y con de­sigual for­tu­na, reivin­di­car la me­mo­ria co­mo ejer­ci­cio al me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.