La con­vi­ven­cia, 40 años des­pués

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - JO­SÉ LUIS MEI­LÁN GIL

El ac­to ce­le­bra­do en el Con­gre­so de los Dipu­tados co­mo con­me­mo­ra­ción de las elec­cio­nes de 1977 ha si­do una in­te­li­gen­te ini­cia­ti­va de su pre­si­den­ta, que pro­por­cio­na la oca­sión pa­ra to­mar con­cien­cia de la de­ri­va que es­tá si­guien­do la con­vi­ven­cia en­tre los que for­ma­mos par­te de lo que la Cons­ti­tu­ción de­no­mi­na pa­tria co­mún. No es so­lo el in­ten­to se­ce­sio­nis­ta, con sus reales y co­ti­dia­nas con­se­cuen­cias en la vi­da or­di­na­ria de los ca­ta­la­nes. Tam­bién la re­pul­sa y el has­tío de los de­más es­pa­ño­les es­tá ca­van­do un fo­so que se­pa­ra. A ello se su­ma la rein­ven­ción de dos blo­ques po­lí­ti­cos, las dos Españas del ci­ta­do ver­so de Ma­cha­do, con el tu­fo de la vie­ja sim­pli­fi­ca­ción de iz­quier­das y de­re­chas que, al ahon­dar­se, ter­mi­nó en una gue­rra ci­vil. No ha­bría que ir más atrás. Si las elec­cio­nes de 1977 tie­nen un va­lor sim­bó­li­co fue por­que cer­ti­fi­ca­ron de un mo­do de­mo­crá­ti­co la su­pera­ción de aque­lla cruen­ta frac­tu­ra. La re­con­ci­lia­ción pro­cla­ma­da y real­men­te prac­ti­ca­da por el Par­ti­do Co­mu­nis­ta se ha pues­to en en­tre­di­cho. Las in­sa­tis­fac­cio­nes y dis­cre­pan­cias pro­pias del plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co, esen­cial en una de­mo­cra­cia, de­jan en­tre­ver in­clu­so odio a lo que no se com­par­te, co­mo ma­ni­fes­ta­ción de una re­van­cha que se ha trans­mi­ti­do a su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes.

La si­tua­ción ac­tual es el re­sul­ta­do de un pro­ce­so de ero­sión de la ba­se de la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca que es la Cons­ti­tu­ción. Ela­bo­rar­la por con­sen­so, en un con­tex­to his­tó­ri­co con­cre­to, fue la ta­rea de los par­la­men­ta­rios ele­gi­dos en 1977. Es la ra­zón de ser de la uni­dad de la na­ción es­pa­ño­la, de las li­ber­ta­des y de­re­chos fun­da­men­ta­les de la per­so­na, de la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria, con ci­ta ex­pre­sa de don Juan Car­los I de Bor­bón. Una le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca im­pe­ca­ble, pre­ce­di­da por la im­pe­ca­ble le­ga­li­dad de la Ley pa­ra la re­for­ma po­lí­ti­ca, tam­bién apro­ba­da en re­fe­ren­do. No hay ne­ce­si­dad de re­es­cri­bir la his­to­ria. El fuerte aplau­so al rey emé­ri­to fue el cor­dial re­co­no­ci­mien­to a quien des­de su prin­ci­pio de­cla­ró ser­lo de to­dos los es­pa­ño­les, le­ga­do que Fe­li­pe VI ha asu­mi­do.

Con mo­ti­vo del desafío se­pa­ra­tis­ta se han for­mu­la­do pro­pues­tas y opi­nio­nes que des­con­cier­tan. Por ello, pue­de ser­vir de ilus­tra­ción co­no­cer al­go de lo que se di­jo en aque­lla le­gis­la­tu­ra cons­ti­tu­yen­te. El de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción fue so­lo de­fen­di­do por un vas­co y un ca­ta­lán. Sos­te­ner que en 1979 los ca­ta­la­nes lo ejer­cie­ron al apro­bar el re­fe­ren­do so­bre el Es­ta­tu­to de au­to­no­mía es una ex­tra­va­gan­te opi­nión cien­tí­fi­ca que des­orien­ta. La Es­pa­ña co­mo na­ción de na­cio­nes que aho­ra de­fien­de Sán­chez fue en­ton­ces aban­do­na­da por el re­pre­sen­tan­te so­cia­lis­ta. Hu­bo acuer­do abru­ma­dor so­bre la uni­dad de la na­ción es­pa­ño­la. Des­de CiU se re­co­no­ció la reali­dad plu­ri­na­cio­nal de Es­pa­ña al re­fe­rir­se a las na­cio­na­li­da­des, identidades his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les, que la in­te­gran, con so­li­da­ri­dad, a pro­pues­ta del PNV, que en ex­pre­sio­nes de UCD res­pon­den a un con­cep­to de au­to­iden­ti­fi­ca­ción, pe­ro no a cons­ti­tuir­se en Es­ta­dos in­de­pen­dien­tes. Eso es la re­fe­ren­cia fun­da­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.