«Pa­ra no­so­tros, Lon­dres es­tá igual de cer­ca que Ma­drid, y es más gran­de»

La com­pa­ñía de San­tia­go bus­ca a 100 in­ge­nie­ros in­for­má­ti­cos, te­le­cos, fí­si­cos y ma­te­má­ti­cos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía - SO­FÍA VÁZ­QUEZ

Ple­xus es una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca con más de 700 em­plea­dos re­par­ti­dos por el mun­do, y que bus­ca a 100 per­so­nas más. En una es­qui­na del des­pa­cho de Antonio Agra­sar, el con­se­je­ro de­le­ga­do, se ve y es­cu­cha a Pep­per, un ro­bot blan­co.

—Hola. —Bue­nos días y bien­ve­ni­da. ¿Quie­re que le cuen­te un po­co el ca­tá­lo­go de Ple­xus? —Sí, por fa­vor [Pep­per co­mien­za a ha­blar] —Ple­xus es una com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en pres­ta­ción de ser­vi­cios de al­to va­lor aña­di­do en el ám­bi­to de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes, sis­te­mas de in­for­ma­ción y la pro­vi­sión de in­fra­es­truc­tu­ra in­for­má­ti­ca… [y con­ti­núa] —Gra­cias. Aho­ra le to­ca el turno a su je­fe. ¿Có­mo en­tien­de los robots den­tro de una com­pa­ñía e in­cor­po­ra­dos al mer­ca­do la­bo­ral del desa­rro­llo de «soft­wa­re»? —Se tra­ta de robots que ge­ne­ran código de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. Hoy los pro­ce­sos de ne­go­cio ca­da vez re­quie­ren más ve­lo­ci­dad a la ho­ra de ela­bo­rar apli­ca­cio­nes. Son pro­ce­sos más rá­pi­dos y fá­ci­les. Es­te mé­to­do de tra­ba­jo no tie­ne na­da que ver con el des­plie­gue de un mon­tón de pro­gra­ma­do­res cu­ya fun­ción se­ría ela­bo­rar esas líneas de código.

—¿Sus­ti­tui­rán los robots a tra­ba­ja­do­res? —Cam­bia­rán las fun­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res. —En su opi­nión ¿los robots tie­nen que pa­gar im­pues­tos o no? —(Se ríe) Pa­gan to­dos los im­pues­tos. IVA, IRPF... Re­quie­ren de in­te­li­gen­cia por de­trás y la in­te­li­gen­cia vie­ne de la uni­ver­si­dad. Se ge­ne­ra­rán otros em­pleos. —La pre­gun­ta es­tá re­la­cio­na­da con el de­ba­te so­cial de si los robots tie­nen que pa­gar los im­pues­tos que de­ja­rán de pa­gar los tra­ba­ja­do­res a los que sus­ti­tu­yan. —En mi opi­nión, la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de una em­pre­sa re­per­cu­te en el pa­go de im­pues­tos. Otra co­sa es que el des­plie­gue de robots sea tan gran­de que se aca­be ne­ce­si­tan­do la crea­ción del pa­go de otro tri­bu­to… Pues, su­pon­go que en ese mo­men­to la ima­gi­na­ción de los po­lí­ti­cos... —¿Qué plan­ti­lla tie­ne Ple­xus? —Cer­ca de 700 per­so­nas. Es­tán lo­ca­li­za­das en Ma­drid, Tenerife, Las Pal­mas, Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Mé­ri­da, Va­lla­do­lid, As­tu­rias, País Vas­co, Oviedo, y en Mé­xi­co, Lon­dres y Chi­le. Da­mos ser­vi­cio en 25 paí­ses. Aho­ra ne­ce­si­ta­mos 100 per­so­nas pa­ra in­cor­po­rar­las a nues­tros equi­pos. Bus­ca­mos in­for­má­ti­cos, te­le­cos, fí­si­cos y ma­te­má­ti­cos.

—¿Có­mo se lo­gra que la Bol­sa de Lon­dres des­ta­que a una com­pa­ñía co­mo Ple­xus en­tre las pymes eu­ro­peas con más pro­yec­ción? —Tra­ba­jan­do mu­cho. —Es­ta dis­tin­ción tie­ne que abrir puer­tas... —In­ten­ta­mos que nos abra puer­tas en Lon­dres. Es com­pli­ca­do. Pe­ro pa­ra no­so­tros, Lon­dres es­tá igual de cer­ca que Ma­drid. Es más gran­de, pe­ro igual de cer­cano. En el Reino Uni­do em­pe­za­mos tra­ba­jan­do en el área de la sa­ni­dad. Nos pre­sen­ta­mos con la ci­ta pre­via y la ges­tión de es­pe­ras a la li­ci­ta­ción pú­bli­ca y ga­na­mos el Na­tio­nal Health Ser­vi­ce de Inglaterra. Y lue­go el de Es­co­cia. Aho­ra ya es­ta­mos tra­ba­jan­do en el sec­tor ho­te­le­ro, ban­ca. Tenemos una ofi­ci­na per­ma­nen­te con 39 per­so­nas.

—En­ton­ces, en Lon­dres ya es­tán. —Pe­ro que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. La City con­su­me el 12 % de la tec­no­lo­gía mun­dial. Es­te da­to de­mues­tra lo que es un gra­ni­to de are­na en una mon­ta­ña. Es un mer­ca­do muy com­pe­ti­ti­vo y hay que ha­cer­lo de Cham­pion. —No son mu­chos los em­pre­sa­rios que con­si­de­ran que Lon­dres es­tá a la mis­ma dis­tan­cia que Ma­drid de Ga­li­cia. —Pe­ro es un mer­ca­do mu­cho más du­ro que el de Ma­drid. Más agre­si­vo. To­das las gran­des mul­ti­na­cio­na­les es­tán allí.

—No hay com­ple­jos... —Bueno, no­so­tros via­ja­mos mu­cho. Qui­zá sea la for­ma de ser de los ga­lle­gos que nos ha­ce es­tar po­co ape­ga­dos a tra­ba­jar so­la­men­te aquí. La emi­gra­ción de an­tes es hoy glo­bal, y esa glo­ba­li­za­ción con el avión en la puer­ta, te per­mi­te ha­cer ba­se en San­tia­go, Co­ru­ña o Vi­go y no te­ner que ir­te a vi­vir a Lon­dres oa a la Ma­drid. se­ma­na Yo fue­ra pa­so de tres ca­sa. no­ches Lue­go, vuel­vo. Ha­ce unos años no ha­bía esa po­si­bi­li­dad.

—De Ga­li­cia pa­ra el mun­do. —De Ga­li­cia pa­ra Es­pa­ña [en un mo­men­to de la con­ver­sa­ción di­ce que hay mu­chos ki­ló­me­tros que pa­tear en La Cas­te­lla­na ma­dri­le­ña] e ir acom­pa­ñan­do a mu­chas mul­ti­na­cio­na­les que nos dan la opor­tu­ni­dad de que via­je­mos con ellas a La­ti­noa­mé­ri­ca y a Lon­dres. Lon­dres es nues­tro ob­je­ti­vo.

—¿Có­mo se re­tie­ne el ta­len­to? —Ha­cien­do un plan de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal muy di­ná­mi­co y tra­ba­jan­do el com­po­nen­te eco­nó­mi­co. Hay pla­nes de for­ma­ción, en­via­mos a pro­fe­sio­na­les a co­no­cer las úl­ti­mas tec­no­lo­gías que apa­re­cen. Es im­por­tan­te el de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos.

—¿En Ple­xus el sa­la­rio se vin­cu­la a ob­je­ti­vos? —Una ca­pa di­rec­ti­va tie­ne vin­cu­la­ción con los ob­je­ti­vos de la com­pa­ñía. Los je­fes de área tam­bién dis­po­nen de una par­te variable en su sa­la­rio que tie­ne que ver con los re­sul­ta­dos. Los sa­la­rios del 20 % de la em­pre­sa se re­fe­ren­cian a re­tri­bu­ción variable.

—¿Y si los ob­je­ti­vos no se al­can­zan? —De mo­men­to no se nos ha da­do esa cir­cuns­tan­cia. Es­to es vi­vir en el día a día.

SANDRA ALON­SO

Antonio Agra­sar po­san­do con el ro­bot Pep­per en la se­de de la com­pa­ñía en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.