«Yo nun­ca ab­di­ca­ré del com­pro­mi­so y la con­cien­cia so­cial de un es­cri­tor»

La pro­sa poé­ti­ca del au­tor lu­so, que tu­vo a Sa­ra­ma­go co­mo gran va­le­dor, vi­ve ac­tual­men­te un idi­lio edi­to­rial en Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura -

Te me mo­ris­te (2004) y En tu vien­tre (2017) coin­ci­den en las li­bre­rías es­pa­ño­las co­mo re­edi­ción y lan­za­mien­to en la pro­duc­ción de Jo­sé Luís Pei­xo­to (Gal­veias, Al­to Alen­te­jo, 1974) co­mo ma­ne­ra de con­fir­mar la con­ti­nui­dad de una de las vo­ces que, aún jo­ven, so­bre­sa­le en la siem­pre im­pres­cin­di­ble li­te­ra­tu­ra lu­sa. Has­ta tal pun­to que se le aso­cia a las plu­mas uni­ver­sa­les por­tu­gue­sas, pa­ra ser más que la gran es­pe­ran­za de las le­tras del país ve­cino. El pri­me­ro de los ci­ta­dos, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res li­bros de Por­tu­gal de la úl­ti­ma dé­ca­da, ha si­do re­edi­ta­do re­cien­te­men­te por el se­llo Mi­nús­cu­la (que res­ca­ta la tra­duc­ción de Edi­to­ra Re­gio­nal de Ex­tre­ma­du­ra). Y En tu

vien­tre, que se ha eri­gi­do co­mo una obra en la que al­can­za reconocimientos y co­tas in­tem­po­ra­les, apa­re­ce en Ran­dom Hou­se.

Las ma­dres y los hi­jos, lo ru­ral, pre­sen­ta­do co­mo un to­do so­bre la vi­da no dis­fra­za­da. Y Pei­xo­to tie­ne ade­más el don de gen­tes que su­pera el acen­to. El ca­ris­ma no ago­bian­te que sur­ge de sus pa­la­bras y sus le­tras. Un tipo atrac­ti­vo que po­ne ca­ra a la li­te­ra­tu­ra, que tra­du­ci­do sue­na a mú­si­ca ce­les­tial y que tam­bién si­túa en ho­ra to­do lo que su­gie­ren nom­bres fun­da­men­ta­les de los li­bros del mun­do co­mo son Pes­soa o Sa­ra­ma­go. Él los ad­mi­ra co­mo quien ya ha des­cu­bier­to que no sirve de na­da ma­tar al pa­dre. Con un oja­lá-que-nos-pa­rez­ca­mos-un-po­co.

Eso cuan­do no se sa­le de sus már­ge­nes y via­ja a Co­rea del Nor­te pa­ra ser­vir una crónica ex- tra­ña (Den­tro del se­cre­to, Xor­di­ca, 2016) ca­si fan­tás­ti­ca de aquel país ce­rra­do e ig­no­to. —Se re­edi­ta en es­pa­ñol «Te me mo­ris­te», en Mi­nús­cu­la, un li­bro pe­que­ño pe­ro que en­cie­rra sen­ti­mien­tos que so­lo ca­ben en la vi­da ma­yús­cu­la. Y el tiem­po lo en­gran­de­ce. ¿Us­ted lo es­cri­bió con esa pers­pec­ti­va tan po­ten­te? —Es un li­bro que lle­va den­tro (y par­te de) una his­to­ria per­so­nal. Pe­ro pron­to, al em­pe­zar a es­cri­bir­la, es­ta his­to­ria ya pa­sa por la li­te­ra­tu­ra. Lo que su­ce­de es que co­nec­ta con la vi­da de to­dos. La es­cri­bí ha­ce años y lo que sien­to es que sí es mi pun­to de par­ti­da cuan­do em­pie­zo a tra­ba­jar más con la iden­ti­dad. —Esa li­te­ra­tu­ra que ha­ce sen­tir, en el ca­so de los gran­des nom­bres por­tu­gue­ses, se com­bi­na con la ne­ce­si­dad de no ob­viar el pa­pel en la so­cie­dad. ¿Us­ted si­gue esa se­cu­lar tra­di­ción? —Un es­cri­tor tie­ne que te­ner con­cien­cia de su pa­pel so­cial. Y de al­gu­na ma­ne­ra, im­plí­ci­ta­men­te, eso se va a re­fle­jar en los li­bros de un mo­do di­rec­to. Yo nun­ca ab­di­ca­ré del com­pro­mi­so y la con­cien­cia so­cial de un es­cri­tor. De he­cho, man­ten­go ac­ti­vi­dad en ese sen­ti­do tam­bién es­cri­bien­do con re­gu­la­ri­dad en dos pe­rió­di­cos. —La re­per­cu­sión de su obra lle­ga con fuer­za a Es­pa­ña. De he­cho, su pa­so por la re­cien­te Fe­ria del Li­bro de Ma­drid, con Por­tu­gal co­mo país in­vi­ta­do, fue un hi­to des­ta­ca­do. ¿Lo sien­te así? —A ve­ces la pro­xi­mi­dad no se tra­du­ce en esa cer­ca­nía com­par­ti­da en­tre los dos paí­ses. En mi ca­so, sí pue­de que ha­ya ha­bi­do una in­cor­po­ra­ción rá­pi­da y mis li­bros se van co­no­cien­do un po­co. La tra­di­ción de los gran­des es­cri­to­res por­tu­gue­ses sí que ayu­da a en­con­trar opor­tu­ni­da­des pa­ra po­der pre­sen­tar el tra­ba­jo que ha­ce­mos los de aho­ra.

—En Es­pa­ña de­cir Pes­soa o Sa­ra­ma­go es ha­blar de la má­xi­ma ad­mi­ra­ción y de res­pe­to... —La li­te­ra­tu­ra por­tu­gue­sa tie­ne una enor­me tra­di­ción. Y men­cio­na dos nom­bres que son de gran al­tu­ra y fun­da­men­ta­les pa­ra no­so­tros, los por­tu­gue­ses. Pa­ra mí, su­po­ne una res­pon­sa­bi­li­dad aña­di­da que sur­jan esos nom­bres, por­que son nues­tro gran pa­tri­mo­nio. Lo que su­po­ne Pes­soa pa­ra el si­glo XX ha­ce que en Por­tu­gal no se pue­da es­cri­bir ig­no­rán­do­lo. Le di­ría que to­dos lo tenemos co­mo re­fe­ren­cia. Tam­bién tu­ve opor­tu­ni­dad de co­no­cer a Sa­ra­ma­go, com­par­tir tiem­po y ex­pe­rien­cias. Y fue un ho­nor.

—Y ade­más de dis­fru­tar de sus lec­tu­ras, ¿qué se lle­vó de Sa­ra­ma­go en lo per­so­nal? —Su gran in­fluen­cia li­te­ra­ria, su per­so­na­li­dad, su ho­nes­ti­dad y com­pro­mi­so, su fir­me ac­ti­tud so­cial. Al­go así que se po­dría re­su­mir en tér­mi­nos ge­ne­ra­les: su pos­tu­ra de es­cri­tor.

—Sin Por­tu­gal, ¿cree que us­ted se­ría otro es­cri­tor? —Yo ten­go mis posiciones per­so­na­les. Pe­ro a to­dos nos in­flu­ye el en­torno, el país, el mo­men­to o la so­cie­dad en los que vi­vi­mos. El au­tor siem­pre tie­ne una re­la­ción con su tiem­po y su es­pa­cio y se re­fle­ja en lo que es­cri­be.

HELENA CANHOTO

«Lo que su­po­ne Pes­soa pa­ra el si­glo XX ha­ce que en Por­tu­gal no se pue­da es­cri­bir ig­no­rán­do­lo», ad­vier­te Pei­xo­to, que ad­mi­te que la fuer­za de la gran tra­di­ción lu­sa fa­vo­re­ce la di­fu­sión de su obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.