La quin­ta de Es­pa­ña, frus­tra­da

En su peor par­ti­do del Eu­ro­peo, la se­lec­ción fue cla­ra­men­te su­pe­ra­da por Ale­ma­nia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - AMADOR GÓ­MEZ COL­PI­SA

La quin­ta co­ro­na de Es­pa­ña en el Eu­ro­peo sub-21, con la ge­ne­ra­ción más pro­me­te­do­ra y de ma­yor ta­len­to de los úl­ti­mos tiem­pos, se vio frus­tra­da por Ale­ma­nia en la fi­nal (1-0), en el peor par­ti­do del cam­peo­na­to de la se­lec­ción de Ce­la­des. Es­pa­ña se vio su­pe­ra­da por un ri­val que es­tu­dió y su­po ju­gar per­fec­ta­men­te a la que era fa­vo­ri­ta pa­ra ga­nar. Los ale­ma­nes fue­ron jus­tos ven­ce­do­res y do­mi­na­do­res no so­lo cuan­do ata­ca­ron, du­ran­te to­da la pri­me­ra par­te, sino tam­bién cuan­do les to­có de­fen­der, tras el des­can­so, cuan­do a los lla­ma­dos a for­mar par­te de la ab­so­lu­ta, de­ma­sia­do apo­ca­dos, les fal­tó pro­fun­di­dad ante un in­can­sa­ble y or­de­na­do ri­val.

La des­co­no­ci­da Es­pa­ña sub21, in­ti­mi­da­da por la pre­sión y el po­de­río fí­si­co ger­mano, no tu­vo nun­ca op­ción al tí­tu­lo y pa­gó su pé­si­ma pri­me­ra par­te, en la que el equi­po na­cio­nal, to­tal­men­te re­ple­ga­do a par­tir de los cin­co mi­nu­tos, ape­nas olió el ba­lón du­ran­te el pri­mer tiem­po. El me­dio cam­po es­pa­ñol no ge­ne­ró na­da de fút­bol, so­bre to­do en ese pe­río­do en el que la se­lec­ción se sal­vó de más de un tan­to, so­bre­pa­sa­da por el em­pu­je de un equi­po ale­mán que no ne­ce­si­tó el jue­go du­ro que ha­bía pro­me­ti­do en la pre­via pa­ra im­po­ner­se a Es­pa­ña en el jue­go y en el mar­ca­dor. El do­mi­nio de Ale­ma­nia fue abru­ma­dor y la se­lec­ción sub-21 ce­rró con ex­ce­si­vo do­lor un ci­clo.

Sin po­se­sión

A la se­lec­ción es­pa­ño­la, de­ma­sia­do pa­si­va, le fal­tó el ba­lón, que fue de Ale­ma­nia du­ran­te to­da la pri­me­ra mi­tad, y la crea­ción del fút­bol y acu­só tam­bién de­bi­li­da­des de­fen­si­vas, so­bre to­do en los la­te­ra­les, don­de su­frió de­ma­sia­do ante los ale­ma­nes. Des­pués de una pér­di­da, des­de la ban­da de­re­cha lle­gó el go­la­zo de los ger­ma­nos, con un gran cen­tro al área que Wei­ser, quien con un gi­ro de ca­be­za que pro­vo­có una es­pec­ta­cu­lar pa­rá­bo­la con Ke­pa al­go ade­lan­ta­do, inau­gu­ró el mar­ca­dor. Se veía ve­nir, ya que Ale­ma­nia, que lan­zó in­clu­so al pos­te en el mi­nu­to 7, en­con­tró las vías de agua de una Es­pa­ña en la que ni Saúl ni Ce­ba­llos, mu­cho más preo­cu­pa­dos por de­fen­der, tu­vie­ron po­si­bi­li­dad de fa­bri­car jue­go y dar al­gún pa­se en pro­fun­di­dad.

A ba­se de ins­pi­ra­ción

Tan so­lo pre­sen­tó Es­pa­ña al­gu­na ac­ción in­di­vi­dual en esa pri­me­ra par­te, y no fue de Mar­co Asen­sio, a quien más se es­pe­ra­ba, sino de Deu­lo­feu, pe­ro el ex­tre­mo ca­ta­lán que se al­ter­nó en ban­da con el ma­dri­dis­ta vien­do la in­ca­pa­ci­dad arri­ba, abu­só de re­ga­te. Ni una so­la oca­sión cla­ra tu­vo Es­pa­ña en esa pri­me­ra par­te en la que no hu­bo uni­dad ni com­bi­na­ción.

La pe­ga­da que ha­bía ex­hi­bi­do has­ta lle­gar a la fi­nal era im­po­si­ble que lle­ga­ra en el mo­men­to de­fi­ni­ti­vo por­que Ale­ma­nia no per­mi­tía las con­tras con su pre­sión y los de­lan­te­ros de Ce­la­des ape­nas les lle­ga­ban ba­lo­nes.

Pe­se a la me­jo­ría de Es­pa­ña en la se­gun­da mi­tad, que co­men­zó a aco­sar a los de­fen­so­res ale­ma­nes, se echa­ba en fal­ta en­con­trar es­pa­cios en­tre esa ma­ra­ña de pier­nas, y era ne­ce­sa­rio bus­car el re­ma­te de me­dia o lar­ga dis­tan­cia. Lo in­ten­tó Saúl al fi­lo de la ho­ra

de par­ti­do, pe­ro Po­llers­beck, la pri­me­ra vez que se vio exi­gi­do y obli­ga­do a re­cha­zar un ba­lón, res­pon­dió con una fe­no­me­nal parada. El pe­li­gro es­ta­ba en que con esa ac­ti­tud ofen­si­va y la obli­ga­ción de mar­car, ha­bía que de­jar hue­cos atrás de los que se po­día apro­ve­char el ri­val, que no se des­com­pu­so en nin­gún mo­men­to en de­fen­sa. Y en los con­tra­gol­pes, y des­pués otra vez man­dan­do, Ale­ma­nia se­guía me­tien­do mie­do ante una za­ga en la que Me­ré co­me­tió nu­me­ro­sos erro­res

y no es­tu­vo nun­ca con­tun­den­te. Pu­do lle­gar el se­gun­do en el mi­nu­to 61 si no lo hu­bie­se evi­ta­do la mi­la­gro­sa pier­na de Ke­pa, sal­va­dor en ese dis­pa­ro de Gnabry que iba a la red y ha­bría pues­to fin a la lu­cha por el tí­tu­lo an­tes de tiem­po. Con Ale­ma­nia ya ce­rra­da atrás y so­lo de­fen­dien­do, vol­vió a in­ten­tar­lo Deu­lo­feu des­de le­jos, pe­ro tam­po­co en­con­tró su ob­je­ti­vo. Es­pa­ña, hun­di­da, cho­can­do con­tra un mu­ro, nun­ca dio sen­sa­ción de po­der con­se­guir el em­pa­te

STRINGER REUTERS

Ima­gen de la de­so­la­ción del equi­po es­pa­ñol, en­tre ellos la de los ga­lle­gos Ru­bén Blan­co, De­nis Suá­rez y Jonny Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.