El pe­núl­ti­mo ga­lle­go de Fi­li­pi­nas

Un jo­ven ca­bo ou­ren­sano se di­ri­ge a sus 15 hom­bres tras ver a cien­tos de ta­ga­los acer­cán­do­se: «Si no­táis en mí al­gu­na va­ci­la­ción, os au­to­ri­zo pa­ra ma­tar­me»

La Voz de Galicia (Lugo) - - El Tiempo - Á. M. CAS­TI­ÑEI­RA

Que el ca­bo Jor­dán no era un flo­jo ya lo sa­bían bien los ve­ci­nos de Le­ga­nés. Tres años an­tes de la ha­za­ña que lo ele­vó a hé­roe na­cio­nal, los pe­rió­di­cos de la ca­pi­tal ala­ba­ron su arro­jo du­ran­te un incendio que de­vo­ró una fin­ca en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña. Los sol­da­dos de los re­gi­mien­tos Wad Ras y Co­va­don­ga, acuar­te­la­dos en las in­me­dia­cio­nes del lu­gar en el que se de­cla­ró el fue­go, acu­die­ron rau­dos a pres­tar ayu­da y con­si­guie­ron so­fo­car­lo. Los lu­ga­re­ños ro­ga­ron a la pren­sa que hi­cie­se cons­tar en sus in­for­ma­cio­nes el va­lor de Jor­dán, que, «ani­man­do a los sol­da­dos —de­cía un dia­rio—, se me­tió en el si­tio de ma­yor pe­li­gro, ro­dea­do de lla­mas por to­das par­tes y ex­pues­to a ca­da ins­tan­te a que­dar abra­sa­do».

Es­to ocu­rría en 1894. En 1897 su nom­bre sal­ta­ba a las pri­me­ras pá­gi­nas, y en la edi­ción del 22 de ju­nio de La Voz em­pe­za­ba a di­bu­jar­se su bio­gra­fía. Ou­ren­sano, «na­ci­do en la pla­za del Co­rre­gi­dor y bau­ti­za­do en la pa­rro­quia de Santa Eu­fe­mia del Cen­tro, Sal­va­dor Jor­dán y Doré, hi­jo de un mú­si­co ma­yor de la fra­ga­ta Vi­lla de Bil­bao», he­re­dó de su pa­dre la ca­rre­ra mi­li­tar y la me­lo­ma­nía. Aquel año, cuan­do aún se­guía sien­do un sim­ple ca­bo, se en­con­tra­ba en Fi­li­pi­nas «al fren­te del des­ta­ca­men­to de Las Nie­ves, com­pues­to de 15 sol­da­dos ti­ra­do­res de la co­lum­na de ope­ra­cio­nes del Agu­san (is­las Vi­sa­yas)».

El 6 de abril «se pre­sen­ta­ron los in­su­rrec­tos, en nú­me­ro con­si­de­ra­ble —al­gu­nas fuen­tes ha­blan de va­rios cen­te­na­res—, a las tres de la ma­dru­ga­da [...] con el pro­pó­si­to de sor­pren­der­los y ha­cer­los pri­sio­ne­ros». Jor­dán, «al oír el fue­go de fu­si­le­ría en las in­me­dia­cio­nes del fuerte», reunió a su tro­pa, «to­dos fi­li­pi­nos», y lan­zó una aren­ga. «Tenemos que ven­cer o mo­rir: si no­táis en mí al­gu­na va­ci­la­ción, os au­to­ri­zo pa­ra ma­tar­me».

Ma­che­ta­zo en la ore­ja

El ca­bo se pu­so al fren­te de su pe­que­ña or­ques­ta. «Co­lo­có cin­co sol­da­dos en la dé­bil for­ta­le­za y diez en la trin­che­ra, y unas ve­ces con el Mau­ser y otras con la ba­yo­ne­ta sos­tu­vo du­ran­te al­gu­nas ho­ras la ca­sa cuar­tel e im­pi­dió, con dis­pa­ros cer­te­ros, la en­tra­da en el pue­blo de la fuer­za in­su­rrec­ta». Du­ran­te la re­frie­ga, los ta­ga­los per­die­ron seis hom­bres «y se lle­va­ron he­ri­dos en abun­dan­cia». Jor­dán, «siem­pre en el pues­to de ma­yor pe­li­gro, re­sul­tó con un ma­che­ta­zo en una ore­ja».

«Ad­mi­ra que ese pu­ña­do de hé­roes ha­ya po­di­do de­te­ner y ahu­yen­tar a tan­tos in­su­rrec­tos, ávi­dos de san­gre y ex­ter­mi­nio; ad­mi­ra que un jo­ven de tan po­cos años, sin pe­lo de bar­ba [...], ha­ya di­ri­gi­do con sin igual pe­ri­cia un for­tín de la pa­tria es­pa­ño­la. Jor­dán lu­ce so­bre su gue­rre­ra de ra­ya­di­llo tres cru­ces ro­jas, es­ta­ba ya pro­pues­to pa­ra sar­gen­to por an­te­rio­res ac­cio­nes y aho­ra se es­tá for­man­do jui­cio con­tra­dic­to­rio pa­ra dar­le la cruz lau­rea­da de San Fer­nan­do [...]. ¡Que la pa­tria re­com­pen­se la bi­za­rría del des­ta­ca­men­to y la di­rec­ción acer­ta­dí­si­ma del ca­bo Jor­dán!». En efec­to, la ac­ción le va­lió al mi­li­tar ou­ren­sano una cruz de San Fer­nan­do de pri­me­ra cla­se, que le fue en­tre­ga­da en 1904, cuan­do ha­bía al­can­za­do el gra­do de se­gun­do te­nien­te. «La con­ce­sión es jus­ta re­com­pen­sa a su va­lor en el cam­po de ba­ta­lla», de­cía La Voz.

Ter­mi­na­das la con­tien­da con­tra los in­de­pen­den­tis­tas fi­li­pi­nos y la in­me­dia­ta gue­rra con Es­ta­dos Uni­dos, Jor­dán re­gre­só a Es­pa­ña y pa­só a la re­ser­va. En 1906 fue des­ti­na­do al re­gi­mien­to de Mur­cia y as­cen­dió a pri­mer te­nien­te de in­fan­te­ría, jus­to an­tes de re­ci­bir una cruz de pri­me­ra cla­se del Mé­ri­to Mi­li­tar.

Mar­cha fú­ne­bre

En agos­to de 1909, tras el desas­tre su­fri­do por las tro­pas es­pa­ño­las a ma­nos de los ri­fe­ños en el ba­rran­co del Lo­bo, en las in­me­dia­cio­nes de Me­li­lla, Sal­va­dor Jor­dán fue en­via­do allí con el Re­gi­mien­to del Rey. Al­gu­nas fuen­tes di­cen que la vi­sión de la re­co­gi­da de los ca­dá­ve­res tras la ba­ta­lla le ins­pi­ró la úni­ca com­po­si­ción mu­si­cal que se le co­no­ce, la mar­cha fú­ne­bre La lá­gri­ma de un poe­ta.

Tras su re­pa­tria­ción, se de­di­có a la es­cri­tu­ra y al pe­rio­dis­mo, e in­clu­so fue coau­tor del li­bre­to de una zar­zue­la.

Su ne­cro­ló­gi­ca en La Voz la es­cri­bió el co­rres­pon­sal en Vi­go. Era un tex­to bre­ve que apa­re­ció el 12 de oc­tu­bre de 1929. De­cía así: «Hoy fa­lle­ció el bi­za­rro ca­pi­tán de in­fan­te­ría don Sal­va­dor Jor­dán. El va­le­ro­so mi­li­tar, que go­za­ba de mu­chas amis­ta­des, ha­llá­ba­se con­de­co­ra­do con la cruz lau­rea­da de San Fer­nan­do».

De po­co sir­vie­ron los hé­roes. A la paz ne­go­cia­da con los re­bel­des la su­ce­dió la gue­rra con Es­ta­dos Uni­dos. Un año des­pués la flo­ta de Fi­li­pi­nas fue des­trui­da en Ca­vi­te y Es­pa­ña ter­mi­nó per­dien­do la co­lo­nia. El gra­ba­do, del 3 de ma­yo de 1898, da­ba «idea de la bahía de Ma­ni­la y de los lu­ga­res en que se ha desa­rro­lla­do el trá­gi­co acon­te­ci­mien­to que una vez más ha pues­to en do­lo­ro­so pa­ran­gón nues­tros gran­des he­roís­mos y nues­tras gran­des im­pre­vi­sio­nes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.