«Con el plan de trans­por­te ga­na­mos to­dos, pe­ro los cam­bios dan mie­do»

La res­pon­sa­ble po­lí­ti­ca de la cri­sis de los au­to­bu­ses afir­ma que so­lo exis­te una vía le­gal con mar­gen de ne­go­cia­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - JUAN CAPEÁNS

Et­hel Váz­quez Mou­re­lle (Pon­te­ce­so, 1972) es­tá al vo­lan­te de la ma­yor cri­sis po­lí­ti­ca a la que se ha en­fren­ta­do el Go­bierno de Fei­joo en lo que va de le­gis­la­tu­ra. No se tra­ta de un conflicto la­bo­ral más. Las cua­tro jornadas de huel­ga acu­mu­la­das del trans­por­te pú­bli­co por ca­rre­te­ra han afec­ta­do a mi­les de via­je­ros, y los pa­ros del mar­tes y el miér­co­les pa­re­cen ca­si inevi­ta­bles. Ma­ña­na man­ten­drá dos reunio­nes de­ter­mi­nan­tes, con la pa­tro­nal y los sin­di­ca­tos, dos par­tes tra­di­cio­nal­men­te en­fren­ta­das pe­ro que es­ta vez han en­con­tra­do en la Xun­ta un ad­ver­sa­rio co­mún. Vie­nen cur­vas, y por eso Váz­quez quie­re ser pru­den­te.

—¿Có­mo le ex­pli­ca­ría es­te in­só­li­to conflicto a un ga­lle­go que es­pe­ra por su bus en la parada? —Han con­flui­do dos cues­tio­nes, la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, con con­ve­nios bi­la­te­ra­les en­tre los sin­di­ca­tos y la pa­tro­nal, y el nue­vo plan de trans­por­te que pre­sen­ta la Xun­ta, que es obli­ga­do por la im­po­si­bi­li­dad de pro­rro­gar los con­tra­tos, co­mo di­ce la UE, y la re­nun­cia de los em­pre­sa­rios a ca­si 600 ru­tas, la ma­yo­ría en Lu­go, Ou­ren­se y Pon­te­ve­dra. En la par­te que nos to­ca, creo que con el nue­vo plan ga­na­mos to­dos, los ve­ci­nos del ru­ral, los ni­ños, las em­pre­sas fa­mi­lia­res y las me­dia­nas, pe­ro tam­bién en­tien­do que los cam­bios dan mie­do, y por eso tenemos que ex­pli­car muy bien que el ob­je­ti­vo es ha­cer sos­te­ni­ble el trans­por­te de hoy y el del fu­tu­ro, ga­ran­ti­zan­do el em­pleo y el mo­de­lo pa­ra los pró­xi­mos 25 años. —Al ciu­da­dano es­to le sue­na re­cien­te, pe­ro hay mu­cho tra­ba­jo pre­vio, ¿cuán­do se tuer­ce? —Así es. Ce­le­bra­mos mu­chí­si­mas reunio­nes con la pa­tro­nal por las re­nun­cias ca­si en blo­que de los ser­vi­cios en tres provincias y tra­ta­mos de tra­ba­jar de la mano. El pro­ble­ma a día de hoy es que al­gu­nos pien­san que hay al­ter­na­ti­va a es­te plan, pe­ro es­ta es la úni­ca al­ter­na­ti­va via­ble y le­gal pa­ra ga­ran­ti­zar el em­pleo y los ser­vi­cios. Si no sa­le ade­lan­te el plan, tenemos muy cla­ro que hay qui­nien­tos tra­ba­ja­do­res que se van a la ca­lle. El que pien­se que hay una al­ter­na­ti­va a es­to no es­tá ha­cien­do un fa­vor a na­die y ha­ce pe­li­grar to­do. —En es­te conflicto, con­tra lo que sue­le ser ha­bi­tual, es a los em­pre­sa­rios a los que pa­re­ce que no les va­le na­da. —La pa­tro­nal tra­tó de tras­la­dar otra idea so­bre alternativas ju­rí­di­cas, pe­ro no exis­ten. Esa creen­cia fal­sa no nos es­tá de­jan­do tra­ba­jar co­mo qui­sié­ra­mos pa­ra me­jo­rar el plan. Ya no se pue­den qui­tar o po­ner con­ce­sio­nes a de­do, tie­nen que sa­lir a li­ci­ta­ción pú­bli­ca y por eso no hay otra al­ter­na­ti­va le­gal y via­ble. —Us­ted ya di­jo ha­ce días que hay mar­gen de me­jo­ra, ¿des­ve­la­ría aho­ra sus car­tas? —To­do es me­jo­ra­ble, cla­ro. Pe­ro es lo que he­mos he­cho du­ran­te las in­for­ma­cio­nes pú­bli­cas, ver qué se pue­de ha­cer pa­ra me­jo­rar los do­cu­men­tos téc­ni­cos. No he­mos pa­ra­do de me­jo­rar y de cam­biar, es­cu­chan­do a mu­chos al­cal­des de Ga­li­cia y aten­dien­do las ale­ga­cio­nes de em­pre­sas y sin­di­ca­tos. —El trans­por­te es­co­lar y el ge­ne­ral se es­tá fu­sio­nan­do en va­rias co­mu­ni­da­des sin conflicto, ¿es la pri­me­ra víc­ti­ma en Ga­li­cia? —Sí, es po­si­ble que los be­ne­fi­cios pa­ra las zo­nas ru­ra­les ha­yan que­da­do ocul­tos por es­te conflicto. A ve­ces la gen­te tie­ne que pe­dir fa­vo­res a un ve­cino o a un hi­jo pa­ra que la lle­ven al ban­co, a la fe­ria... En Cas­ti­lla y León van a fu­sio­nar más ru­tas es­co­la­res y ge­ne­ra­les más por­que se lo pi­den los al­cal­des y los em­pre­sa­rios, y las aso­cia­cio­nes de pa­dres y ma­dres de alum­nos de aquí no ven nin­gún pro­ble­ma. Lo que con­se­gui­mos es que to­das las ven­ta­jas de se­gu­ri­dad de esos au­to­bu­ses es­co­la­res, con me­nos años, cin­tu­ro­nes y acom­pa­ñan­tes, se tras­la­den a los ve­ci­nos del ru­ral. —El 1 de agos­to tie­nen que fun­cio­nar las nue­vas líneas, ¿qué mar­gen de tiem­po hay? —El mar­gen tem­po­ral es pe­que­ño, pe­ro aún que­da. El lu­nes por la tar­de (ma­ña­na) nos vol­ve­mos a re­unir con los sin­di­ca­tos pa­ra ana­li­zar el cos­te sa­la­rial; y no di­ría que ce­rra­do, pe­ro he­mos en­ca­mi­na­do el do­cu­men­to de su­bro­ga­ción, que tie­ne que ir re­fle­ja­do en los di­fe­ren­tes an­te­pro­yec­tos. Hay mar­gen de me­jo­ra en ese as­pec­to y es­pe­ro que se so­lu­cio­ne la pró­xi­ma se­ma­na, por­que el tiem­po es oro. Que­dan días, ho­ras, pe­ro es­to nos tie­ne que unir y por eso creo que lle­ga­re­mos a acuerdos pa­ra no pro­lon­gar las in­co­mo­di­da­des a la gen­te.

SANDRA ALON­SO

Váz­quez se re­uni­rá ma­ña­na con sin­di­ca­tos y pa­tro­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.