«Daesh creó un mun­do de te­rror al es­ti­lo de ‘Jue­go de tro­nos’»

El au­tor de «Ar­mas de se­duc­ción ma­si­va» ana­li­za có­mo los yiha­dis­tas atraen a los jó­ve­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

Ja­vier Le­sa­ca (Pam­plo­na, 1981) es in­ves­ti­ga­dor vi­si­tan­te de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Washington, es­pe­cia­li­za­do en el aná­li­sis de las es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción de gru­pos ex­tre­mis­tas. Aho­ra pu­bli­ca Ar­mas de se­duc­ción ma­si­va. La fac­to­ría au­dio­vi­sual del Es­ta­do Is­lá­mi­co pa­ra fas­ci­nar a la

ge­ne­ra­ción mi­llen­nial (Pe­nín­su­la). «Daesh [acró­ni­mo en ára­be de EI] lan­za un dis­cur­so nihi­lis­ta que ofre­ce aven­tu­ra y ac­ción fren­te a la frus­tra­ción y el abu­rri­mien­to, sa­be có­mo se­du­cir a la los jó­ve­nes», ase­gu­ra. En su opi­nión, el EI «es mu­cho más pe­li­gro­so que Al Qai­da por­que es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ga­nar la ba­ta­lla de las men­tes y los co­ra­zo­nes; aun­que tie­nen los días con­ta­dos so­bre el te­rreno, el ca­li­fa­to di­gi­tal es más di­fí­cil de de­rro­tar».

—¿Có­mo fun­cio­na esa fac­to­ría au­dio­vi­sual del Es­ta­do Is­lá­mi­co? —En pri­mer lu­gar, ha­cien­do un aná­li­sis so­cio­ló­gi­co de las au­dien­cias, de­tec­tan­do cuá­les son y sus mo­ti­va­cio­nes. La pri­me­ra sor­pre­sa que me lle­vé al ha­cer mi in­ves­ti­ga­ción es que el EI ha­ce un aná­li­sis de mer­ca­do pro­pio de las me­jo­res mar­cas. Lo si­guien­te es la crea­ción de un men­sa­je atrac­ti­vo, de un mun­do fas­ci­nan­te al es­ti­lo de Jue­go de tro­nos don­de mul­ti­tud de per­so­na­jes in­ter­ac­túan en­tre ellos crean­do el uni­ver­so Daesh. La ter­ce­ra fase es la dis­tri­bu­ción me­dian­te un hol­ding em­pre­sa­rial que cons­ta de 37 pro­duc­to­ras au­dio­vi­sua­les, una agen­cia de no­ti­cias, cin­co re­vis­tas en len­guas oc­ci­den­ta­les y una en ára­be, un de­par­ta­men­to de in­fo­gra­fía, otro de re­dac­ción, un ejér­ci­to de so­cial me­dia ma­na­gers y una ra­dio. Unos re­cur­sos pro­pios de una mul­ti­na­cio­nal de co­mu­ni­ca­ción con jó­ve­nes de 25 y 30 años que es­tán en sin­to­nía cul­tu­ral con su ge­ne­ra­ción. —Di­fe­ren­cia los ví­deos que di­fun­día Al Qai­da y los del Es­ta­do Is­lá­mi­co, mu­cho más so­fis­ti­ca­dos. —Los ví­deos de Al Qai­da es­ta­ban pen­sa­dos pa­ra so­cia­li­zar el te­rror, o sea pa­ra es­pan­tar. Los de Daesh, pa­ra fas­ci­nar y se­du­cir. Cuan­do Al Qai­da ha­ce pú­bli­cos los ví­deos de la de­ca­pi­ta­ción de Da­niel Pearl, Al Za­wahi­ri, el se­gun­do de Bin La­den, le echa una bron­ca a Al Zar­qa­wi [el lí­der en Irak] por ha­ber­los di­fun­di­do, por­que cau­sa es­pan­to has­ta en los su­yos. Daesh apren­de y en­fo­ca la vio­len­cia de for­ma atrac­ti­vas. —Pe­ro con­ver­tir una de­ca­pi­ta­ción o el ase­si­na­to ma­si­vo en al­go atrac­ti­vo es muy com­pli­ca­do. —Es la ma­ne­ra en que lo pre­sen­tan. Pe­ro el gru­po yiha­dis­ta no so­lo se­du­ce me­dian­te la vio­len­cia. So­lo el 15 % de sus ví­deos mues­tran es­ce­nas ex­plí­ci­tas de vio­len­cia. Más del 25 % es­tán pen­sa­dos pa­ra se­du­cir a los ci­vi­les de Irak y Si­ria, mos­tran­do có­mo son ca­pa­ces de pro­veer­les de ser­vi­cios bá­si­cos. Otra for­ma de se­duc­ción es mos­trar a más de 800 jó­ve­nes de to­do el mun­do, des­de un sur­fe­ro aus­tra­liano ru­bio y de ojos azu­les a un bri­tá­ni­co de ori­gen pa­kis­ta­ní, ex­pli­can­do los mo­ti­vos por los que en­tra­ron en Daesh. Una de las sor­pre­sas de mi in­ves­ti­ga­ción es que ca­si no hay ví­deos de con­te­ni­do re­li­gio­so. Y so­lo en uno sa­le su lí­der, Abu Bakr al Bag­da­di, sa­ben que ese hom­bre vie­jo no tie­ne pe­ga­da en­tre su au­dien­cia. Daesh es el mo­vi­mien­to yiha­dis­ta más nihi­lis­ta de la his­to­ria. —Los ví­deos vio­len­tos se ins­pi­ran en vi­deo­jue­gos y pe­lí­cu­las. —El 50 % de ellos es­tán inspirados en los vi­deo­jue­gos y en las pe­lí­cu­las de te­rror más po­pu­la­res en­tre el pú­bli­co ado­les­cen­te, co­mo la sa­ga Saw, de la que han co­pia­do to­das las for­mas de ma­tar y tor­tu­rar, o en vi­deo­jue­gos co­mo Call of Duty, Grand Theft Au­to o Mortal Kom­bat. Su ob­je­ti­vo es se­du­cir a jó­ve­nes de en­tre 15 y 25 años, hi­jos de la cul­tu­ra glo­bal y de la frus­tra­ción. —Han pro­du­ci­do más de 1.300 ví­deos que se pue­den en­con­trar en In­ter­net. ¿No se pue­de evi­tar? —Es com­pli­ca­do. Daesh tie­ne un equi­po que se de­di­ca cons­tan­te­men­te a su­bir los ví­deos bo­rra­dos. Y, ade­más, a las gran­des pla­ta­for­mas de co­mu­ni­ca­ción les ha pi­lla­do por sor­pre­sa. Se es­tán to­man­do me­di­das, pe­ro va len­to. A las de­mo­cra­cias li­be­ra­les les es di­fí­cil crear un mar­co le­gis­la­ti­vo que com­bi­ne la efi­ca­cia en la lu­cha con­tra Daesh y el res­pe­to a las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les. —Afir­ma que el pun­to de in­fle­xión fue el ví­deo de la de­ca­pi­ta­ción se Ja­mes Fo­ley en el 2014. —Por la ma­ne­ra en que es­ta­ba en­fo­ca­do el ví­deo, que en na­da se pa­re­cía a la de­ca­pi­ta­ción de Da­niel Pearl. Es­ta­ba más cer­ca de la pe­lí­cu­la Se­ven o del vi­deo­jue­go As­sas­sin’s Creed. Lle­gó a mi­llo­nes de jó­ve­nes de for­ma di­rec­ta sin te­ner que pa­sar por los me­dios. —Los aten­ta­dos de París de no­viem­bre del 2015 son otro hi­to. —Lo con­si­de­ro el pri­mer aten­ta­do trans­me­dia. Fue­ron con­ce­bi­dos co­mo un es­pec­tácu­lo mul­ti­me­dia pa­ra ser re­trans­mi­ti­do en di­rec­to. Mien­tras se en­tre­na­ba en Ra­qa los au­to­res del aten­ta­do, ya los es­ta­ban gra­ban­do pa­ra mos­trar­los co­mo hé­roes. Al prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la ma­tan­za ya le ha­bían con­ver­ti­do en una es­tre­lla me­diá­ti­ca me­ses an­tes. En el aten­ta­do uti­li­za­ron mi­les de cuen­tas de Twit­ter y lue­go hi­cie­ron 17 ví­deos.

BE­NI­TO OR­DO­ÑEZ

Pa­ra Le­sa­ca, el EI bus­ca fas­ci­nar y se­du­cir con sus ví­deos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.