Ave, Em­ma­nuel Ma­cron

El pre­si­den­te fran­cés im­po­ne su es­ti­lo pre­si­den­cia­lis­ta ci­tan­do al Par­la­men­to en Ver­sa­lles

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ALE­XAN­DRA F. COEGO

Em­ma­nuel Ma­cron se di­ri­gi­rá por pri­me­ra vez a los fran­ce­ses des­de su elec­ción ma­ña­na des­de el pa­la­cio de Ver­sa­lles, don­de ha ci­ta­do en se­sión bi­ca­me­ral al Par­la­men­to pa­ra ex­po­ner su proyecto po­lí­ti­co. Que un pre­si­den­te reúna a la Asam­blea Na­cio­nal y al Se­na­do en la an­ti­gua re­si­den­cia de los re­yes fran­ce­ses es ex­cep­cio­nal. En los úl­ti­mos diez años tan so­lo ha ocu­rri­do dos ve­ces: en el 2008, cuan­do Ni­co­lás Sar­kozy anun­ció la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, y en el 2015, pa­ra el dis­cur­so de Fra­nçois Ho­llan­de tras la no­che de los aten­ta­dos de París del 13 de no­viem­bre.

La reunión con­vo­ca­da por Ma­cron lle­ga un día an­tes de que Edouard Phi­lip­pe pre­sen­te las líneas de ac­ción prin­ci­pa­les del Go­bierno en la Asam­blea Na­cio­nal. Eclip­sar a su pri­mer mi­nis­tro en­tra den­tro de su es­tra­te­gia de con­ver­tir­se en un «pre­si­den­te ju­pi­te­ri­no», co­mo se des­cri­bió la om­ni­pre­sen­te au­to­ri­dad de Fra­nçois Mit­te­rrand.

Su plan­tea­mien­to de Cé­sar ha le­van­ta­do am­po­llas en la opo­si- ción. La ce­le­bra­ción de su vic­to­ria pre­si­den­cial ante el pa­la­cio del Lou­vre, tam­bién re­si­den­cia de los re­yes fran­ce­ses, fue du­ra­men­te cri­ti­ca­da por sus de­trac­to­res. Aho­ra, la con­vo­ca­to­ria en Ver­sa­lles reaviva los re­pro­ches. La iz­quier­da ra­di­cal ha si­do la pri­me­ra en opo­ner­se. Jean-Luc Mé­len­chon anun­ció el jue­ves que tan­to él co­mo el res­to de los die­ci­séis dipu­tados de la Fran­cia In­su­mi­sa boi­co­tea­rán el ac­to, ar­gu­men­tan­do que el man­da­ta­rio ha en­tra­do en una «de­ri­va fa­raó­ni­ca». «Nos re­be­la­re­mos y no ire­mos» a Ver­sa­lles, «lu­gar de la mo­nar­quía» de­cla­ró el ex­so­cia­lis­ta, que apro­ve­chó la oca­sión pa­ra de­nun­ciar los pla­nes de Ma­cron de ins­cri­bir en la Cons­ti­tu­ción al­gu­nas de las me­di­das re­ser­va­das al es­ta­do de emer­gen­cia.

Los con­ser­va­do­res tam­po­co es­tán de acuer­do con la con­vo­ca­to­ria, si bien asis­ti­rán. Pe­se a ser el se­gun­do gru­po par­la­men­ta­rio, Los Re­pu­bli­ca­nos (LR) es­tán de­bi­li­ta­dos, es­pe­cial­men­te des­pués de que la es­ci­sión de vein­te dipu­tados pro-Ma­cron, Los Cons­truc­ti­vos, se hi­cie­se con un pues­to re­ser­va­do a la opo­si- ción. «No es­ta­mos en un ré­gi­men im­pe­rial en el que ten­ga­mos que ir a aplau­dir al nue­vo prín­ci­pe que de­cla­ra ante no­so­tros con to­tal irres­pon­sa­bi­li­dad» fus­ti­gó Gui­llau­me La­rri­vé, dipu­tado de LR. Eric Ciot­ti, pe­so pe­sa­do del par­ti­do, es­ti­mó que «ya no hay pri­mer mi­nis­tro» y que Phi­lip­pe, sa­li­do de las fi­las con­ser­va­do­ras, ha si­do «re­le­ga­do a un pa­pel de sub­al­terno pa­ra de­sin­te­grar la de­re­cha». El Fren­te Na­cio­nal ca­li­fi­có la es­tra­te­gia de Ma­cron de «arro­gan­te».

Con­trol de la ima­gen

La am­bi­ción de Ma­cron de con­ver­tir­se en el nue­vo Mit­te­rrand tam­bién pa­sa por un con­trol to­tal de su ima­gen. Des­de su elec­ción, el 7 de ma­yo, tan so­lo ha da­do una en­tre­vis­ta ante un re­du­ci­do nú­me­ro de me­dios eu­ro­peos. La úl­ti­ma fric­ción con la pren­sa la ha cau­sa­do la anu­la­ción de la tra­di­cio­nal en­tre­vis­ta al pre­si­den­te del 14 de ju­lio, día de la fies­ta na­cio­nal. Ma­cron guar­da sus dis­tan­cias y si­len­cio ab­so­lu­to, al­go in­ha­bi­tual des­pués de la cer­ca­nía de Ho­llan­de con los pe­rio­dis­tas. Al fin y al ca­bo, lo úl­ti­mo que quie­re Ma­cron es ser el pre­si­den­te nor­mal que qui­so ser su an­te­ce­sor en el Elí­seo.

THIBAULT CA­MUS EFE

Es­ti­lo pro­pio. A Ma­cron se le re­pro­cha la ima­gen im­pe­rial que im­pri­me en sus ac­tos ofi­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.