«Sen dú­bi­da de­be ser con­si­de­ra­do co­mo un­ha das per­so­na­li­da­des ga­le­gas máis in­fluín­tes do sécu­lo XX» Fa­llo del ju­ra­do Real Aca­de­mia Ga­le­ga de Be­las Ar­tes El Día das Ar­tes Ga­le­gas res­pon­de to­das las pre­gun­tas de De la So­ta

La aca­de­mia ho­me­na­jea­rá al ar­qui­tec­to pon­te­ve­drés en el 2018

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - CARMEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

Nun­ca da­ba na­da por sen­ta­do. To­do lo que se mo­vía den­tro de su ca­be­za eran pre­gun­tas. In­te­rro­gan­tes mez­cla­dos con ideas bri­llan­tes que no ter­mi­na­ba de creer­se, y es­pol­vo­rea­das con una sed in­sa­cia­ble de me­jo­rar, de in­no­var, de dar res­pues­tas a du­das que so­lo bus­ca­ban la per­fec­ción. A Ale­jan­dro de la So­ta (Pon­te­ve­dra, 1913 - Ma­drid 1996) no le bas­ta­ba con re­ci­bir un en­car­go y cum­plir­lo. El re­sul­ta­do fi­nal te­nía que ser tan prác­ti­co y pu­li­do, tan­to por fue­ra co­mo por den­tro. As­pec­tos co­mo el rui­do o el en­torno ur­bano en el que se iba a cons­truir su di­se­ño le preo­cu­pa­ban has­ta el pun­to de con­ver­tir ca­da de­ta­lle en un pro­ble­ma, una ecua­ción que de­be re­sol­ver­se pa­ra po­der pa­sar a la si­guien­te.

«Era un maes­tro so­crá­ti­co, un ex­per­to que for­mu­la­ba pre­gun­tas, más que so­lu­cio­nes dog­má­ti­cas». Lo re­cuer­da bien Jo­sé Ma- ría Ezquiaga, de­cano del Co­le­gio Ofi­cial de Ar­qui­tec­tos de Ma­drid, por­que coin­ci­dió con él en la ca­pi­tal cuan­do aca­ba­ba de co­men­zar su pres­ti­gio­sa ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y De la So­ta ya es­ta­ba con­sa­gra­do. Sus con­ver­sa­cio­nes se con­vir­tie­ron ca­si en ley de vi­da ar­qui­tec­tó­ni­ca pa­ra Ezquiaga. Tan­to co­mo pa­ra de­te­ner­se a ha­blar de él a so­lo unos se­gun­dos de em­pe­zar a pro­nun­ciar una con­fe­ren­cia tras en­te­rar­se de que se­rá el pró­xi­mo ho­me­na­jea­do en el Día da Ar­tes Ga­le­gas del 2018, el pró­xi­mo 1 de abril.

Los aca­dé­mi­cos de la Aca­de­mia Ga­le­ga das Ar­tes lo tu­vie­ron cla­ro: «Sen dú­bi­da, po­de e de­be ser con­si­de­ra­do un­ha das per­so­na­li­da­des ga­le­gas máis in­fluín­tes do sécu­lo XX e, pro­ba­ble­men­te, o máis no­ta­ble de en­tre os ar­qui­tec­tos es­pa­ñois da se­gun­da me­ta­de dese sécu­lo. A súa obra es­tén­de­se por to­da Es­pa­ña e, lo­xi­ca­men­te en Ga­li­cia, on­de os seus edi­fi­cios son dos máis es­tu­da­dos e pu­bli­ca­dos da nos ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na», se­ña­ló la ins­ti­tu­ción en un co­mu­ni­ca­do tras la reunión or­di­na­ria de sus miem­bros.

Re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar pro­fe­sio­na­les o aman­tes de la ar­qui­tec­tu­ra que cues­tio­nen sus obras. El Go­bierno Ci­vil de Ta­rra­go­na y el Gim­na­sio Ma­ra­vi­llas son dos de las más fa­mo­sas, pe­ro hay ejem­plos mu­chos más cer­ca­nos: el edi­fi­cio del Ban­co Pas­tor y el pa­be­llón de de­por­tes de Pon­te­ve­dra —cu­ya cu­bier­ta aca­ba de ser res­tau­ra­da pa­ra re­cu­pe­rar la ori­gi­nal—, la Ca­sa Do­mín­guez en Poio o la bi­blio­te­ca uni­ver­si­ta­ria de San­tia­go. Y lo que se llo­ró el de­rri­bo de la Ca­sa Guz­mán.

Su le­ga­do. El pa­be­llón de los de­por­tes de Pon­te­ve­dra (arri­ba) y el Go­bierno Ci­vil de Ta­rra­go­na (aba­jo) son dos de las obras más co­no­ci­das de De la So­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.