Valentín Gon­zá­lez For­mo­so se des­car­ta pa­ra di­ri­gir el PS­deG

«Que no cuen­ten con­mi­go pa­ra di­ri­gir el PS­deG», di­ce ta­jan­te el al­cal­de de As Pon­tes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

Valentín Gon­zá­lez For­mo­so tie­ne me­jo­res car­tas que na­die en es­te mo­men­to pa­ra ga­nar unas pri­ma­rias y con­ver­tir­se en el nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas ga­lle­gos. En su es­pal­da cuel­ga la eti­que­ta de favorito, al­go que no pa­san por al­to sus po­ten­cia­les con­trin­can­tes. Es pro­ba­ble que el pre­si­den­te de la Dipu­tación de A Co­ru­ña y al­cal­de de As Pon­tes es­con­da al­gún pun­to dé­bil, co­mo ca­si to­dos, pe­ro qui­zás sea el di­ri­gen­te que me­jor ha sa­bi­do mo­ver­se por el área in­ter­faz del PS­deG. Fue se­ña­la­do co­mo pu­pi­lo de Pa­co Váz­quez, pro­te­gi­do de Bes­tei­ro e in­ter­lo­cu­tor de Abel Ca­ba­lle­ro, y lo mis­mo se de­cla­ra en­can­ta­do con la «vie­ja po­lí­ti­ca» fe­li­pis­ta que se po­ne la ca­mi­se­ta de fan­boy de Pe­dro Sán­chez. Go­bier­na una pro­vin­cia sin rui­do, de gan­che­te con el BNG y las ma­reas, lo que en­san­cha su in­fluen­cia y au­men­ta su va­lor en Bol­sa. Y aún así, For­mo­so se des­car­ta: «No voy a ser se­cre­ta­rio ge­ne­ral, re­nun­cio, que no cuen­ten con­mi­go pa­ra di­ri­gir el PS­deG», de­cla­ró a La Voz.

En reali­dad, el re­gi­dor pon­tés lle­va des­li­zan­do el mis­mo men­sa­je ha­ce me­ses a to­do aquel que se in­tere­sa por su pla­nes de fu­tu­ro y quie­ra es­cu­char­lo. Su ver­da­de­ra vo­ca­ción es la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal —acos­tum­bra a de­cir— y la Dipu­tación vie­ne a ser ha­ri­na del mis­mo cos­tal, pues él la con­ci­be co­mo un me­ro ins­tru­men­to que ha de con­tri­buir a re­sol­ver los pro­ble­mas de los con­ce­llos.

El «no es no» de­fi­ni­ti­vo de Gon­zá­lez For­mo­so ya empezó a cir­cu­lar de bo­ca en bo­ca en­tre los so- cia­lis­tas ga­lle­gos. De ello to­ma­ron bue­na no­ta al­gu­nos de los no­ta­bles del par­ti­do en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña, del mis­mo mo­do que hi­zo Jo­sé Ra­món Gó­mez Bes­tei­ro, la per­so­na que más lo ha ani­ma­do a dar el pa­so pa­ra su­ce­der­le al fren­te del PS­deG-PSOE pa­ra que, de ma­ne­ra in­di­rec­ta, le pue­da re­ser­var una pe­que­ña par­ce­la de in­fluen­cia po­lí­ti­ca.

Apues­ta vi­gen­te pa­ra mu­chos

El pro­ble­ma que tie­ne For­mo­so es que se des­car­ta por ac­ti­va y por pa­si­va, pe­ro to­da­vía hay quien no le cree. Y por eso si­gue sien­do una apues­ta pa­ra mu­chos. Su si­gi­lo­so ma­ne­jo de los hi­los del par­ti­do en la pro­vin­cia de A Co­ru­ña es un ele­men­to que con­du­ce a pen­sar que la po­lí­ti­ca or­gá­ni­ca le pue­de in­tere­sar al al­cal­de de As Pon­tes bas­tan­te más de lo que es­tá dis­pues­to a ad­mi­tir, pues no hay que pa­sar por al­to que no so­lo fue de­le­ga­do en el re­cien­te con­gre­so que en­cum­bró a Pe­dro Sán­chez, sino que fue ele­gi­do miem­bro del co­mi­té fe­de­ral del PSOE. Eso es vo­ca­ción inequí­vo­ca de pin­tar al­go.

El re­fle­jo que tu­vo Gon­zá­lez For­mo­so pa­ra ca­pi­ta­near la con­tes­ta­ción desata­da en As Pon­tes con­tra el cie­rre del co­le­gio Mon­te Ca­xa­do de­ci­di­do por Edu­ca­ción, que lo lle­vó a con­vo­car un pleno re­pro­ba­to­rio en cues­tión de ho­ras y a in­ten­tar cer­car en me­nos de una se­ma­na la se­de de la Xun­ta con 137 ca­mio­nes de­di­ca­dos al trans­por­te del car­bón, son ges­tos lla­ma­ti­vos que, a los ojos de al­gu­nos, lle­van la fir­ma de quien in­ten­ta ju­gar en la es­ce­na po­lí­ti­ca au­to­nó­mi­ca y con­fron­tar di­rec­ta­men­te con el pre­si­den­te de la Xun­ta.

Pe­ro For­mo­so tam­bién nie­ga es­ta in­ter­pre­ta­ción. El Mon­te Ca­xa­do es el co­le­gio en el que es­tu­dian sus dos hi­jos, uno de ellos con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, al igual que 56 de los 265 alum­nos de di­cho cen­tro. «No creo que se de­ban mez­clar te­rre­nos de jue­go, mi úni­co com­pro­mi­so es con As Pon­tes y con la vi­da mu­ni­ci­pal», se­ña­la For­mo­so, an­tes de in­sis­tir en que no va a op­tar a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, pues su úni­co afán es el de «de­jar con buen sa­bor de bo­ca» la al­cal­día. Es más, el pre­si­den­te de la Dipu­tación co­ru­ñe­sa in­sis­te en que, en un mo­men­to en el que el PSOE ha em­pe­za­do a re­cu­pe­rar el pul­so a nivel fe­de­ral, en Ga­li­cia «tenemos que ha­cer un pro­ce­so si­mi­lar» con el fin de «cons­truir un proyecto, co­mo di­ce Tou­ri­ño, en el que tenemos que ca­ber to­dos». Cree ade­más el re­gi­dor que en el PS­deG hay ca­pa­ci­dad y per­fi­les pa­ra li­de­rar la nueva eta­pa.

El bai­le de nom­bres

La re­nun­cia del di­ri­gen­te co­ru­ñés a com­pe­tir por el li­de­raz­go ga­lle­go en las pri­ma­rias de sep­tiem­bre avi­va mu­cho más las qui­nie­las en el par­ti­do. Has­ta el mo­men­to, las per­so­nas con as­pi­ra­cio­nes mi­ra­ban de reojo ha­cia As Pon­tes pa­ra no dar pa­sos en fal­so. A par­tir de aho­ra, el bai­le de nom­bres se va a abrir mu­cho más. Al­gu­nos co­mo el eco­no­mis­ta vi­gués Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro, el por­ta­voz par­la­men­ta­rio, Fer­nán­dez Lei­cea­ga, o la pre­si­den­ta de la ges­to­ra, Pi­lar Can­ce­la, siem­pre for­ma­ron par­te de las qui­nie­las. Aun­que el des­car­te de For­mo­so, de ser fir­me, y to­do in­di­ca que lo es, pue­de ha­cer que al­gún per­fil más se aso­me a la es­ce­na.

El «no es no» de For­mo­so tie­ne el hán­di­cap de que al­gu­nos no se lo aca­ban de creer

CÉ­SAR QUIAN

Valentín Gon­zá­lez For­mo­so man­tie­ne que su ver­da­de­ra vo­ca­ción es la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.