El Ayun­ta­mien­to «con­sin­tió» la oku­pa­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - A. MAHÍA

La co­man­dan­cia de obras de A Co­ru­ña, que en su día per­te­ne­ció al Ejér­ci­to de Tie­rra, es hoy un Cen­tro So­cial Oku­pa­do por­que así lo de­ci­dió un gru­po de per­so­nas que lo to­ma­ron co­mo pro­pio y por­que el Ayun­ta­mien­to, que es el res­pon­sa­ble de su cus­to­dia y man­te­ni­mien­to, lo «con­sin­tió», se­gún un au­to emi­ti­do ha­ce diez días por un juz­ga­do co­ru­ñés. Las vie­jas ins­ta­la­cio­nes fue­ron oku­pa­das en no­viem­bre del año pa­sa­do y ma­ña­na el gru­po mu­ni­ci­pal del PP lle­va­rá el asun­to a pleno. Pre­sen­ta­rá una mo­ción pa­ra que el go­bierno lo­cal aca­be de «for­ma in­me­dia­ta» con la oku­pa­ción. Acu­san al al­cal­de no so­lo de de­ja­dez de fun­cio­nes, sino de apo­yar la su­pues­ta usur­pa­ción, pues lle­gó a or­de­nar unas obras de reha­bi­li­ta­ción y me­jo­ra en la co­man­dan­cia cuan­do ya es­ta­ba oku­pa­da.

Hu­bo otro ca­so de oku­pa­ción en la ciu­dad en la ca­lle Agra de los Ma­llos. La po­li­cía tu­vo que acu­dir a de­te­ner al oku­pa de una ca­sa des­pués de que es­te ame­na­za­se de muer­te a los ve­ci­nos. Des­pués de re­ven­tar la ce­rra­du­ra y me­ter­se den­tro, los re­si­den­tes en la zo­na le lla­ma­ron la aten­ción. Pe­ro el oku­pa no aten­dió a las pe­ti­cio­nes «y vino ha­cia mí con un mar­ti­llo en la mano ame­na­zán­do­me de muer­te y con la in­ten­ción de pe­gar­me», re­cor­da­ba uno de los ve­ci­nos. Tras los en­fren­ta­mien­tos, el jo­ven se en­ce­rró en la ca­sa. Ama­rró la puer­ta al mar­co con una ca­de­na que en­la­zó a un can­da­do. Cuan­do lle­gó la po­li­cía se atrin­che­ró en su in­te­rior has­ta que, pa­sa­da una ho­ra, lo con­ven­cie­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.