Aquel tó­rri­do día que Chan­ta­da ex­plo­tó

Ha­bla, se­sen­ta años des­pués, la úni­ca víc­ti­ma que si­gue vi­va del ac­ci­den­te de la pirotecnia de los her­ma­nos Ca­bo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Chantada - ROI FER­NÁN­DEZ CHAN­TA­DA / LA VOZ

El 30 de ju­lio se cum­pli­rán se­sen­ta años de la ex­plo­sión del pol­vo­rín del ta­ller de pirotecnia de los her­ma­nos Ca­bo, en el que mu­rió una per­so­na y otras tres re­sul­ta­ron he­ri­das. Ma­ría Lui­sa Car­bón Expósito, que­ma­da de gra­ve­dad en la ex­plo­sión, es la úni­ca em­plea­da que to­da­vía vi­ve y cuen­ta su trá­gi­ca ex­pe­rien­cia de aque­lla ca­lu­ro­sa tar­de del ve­rano de 1957.

La em­pre­sa de los her­ma­nos En­ri­que y Je­sús Ál­va­rez Ca­bo sur­tía de fue­gos de ar­ti­fi­cio y los mon­ta­ba en las fies­tas de Vi­go en las del Após­tol en San­tia­go. Era una fá­bri­ca im­por­tan­te y co­no­ci­da en Ga­li­cia y dis­po­nía de va­rias ca­se­tas a mo­do de pol­vo­ri­nes pa­ra al­ma­ce­nar un gran vo­lu­men de pól­vo­ra. Son mu­chos los chan­ta­di­nos que re­cuer­dan aque­lla tó­rri­da tar­de de ju­lio en la que se es­ta­ban fa­bri­can­do los cohe­tes pa­ra las fies­tas de A Co­ru­ña. Co­mo Pe­ger­to Fi­guei­ras, ve­cino de la rúa For­mo­so La­mas en el ba­rrio de la Ala­me­da, que es­ta­ba con sus ami­gos en la co­no­ci­da zo­na de ba­ño de A Cur­va y fue tes­ti­go del po­ten­te es­truen­do y los la­dri­llos vo­lan­do has­ta el ca­nal de la pre­sa de A Cha­pa­cu­ña. «Vi co­mo ex­plo­ta­ba —cuen­ta— y que­da­mos to­dos ato­lon­dra­dos por el rui­do». Pe­ger­to Fi­guei­ras re­cuer­da có­mo en la ma­yor de las ex­plo­sio­nes «se le­van­tó el hu­mo co­mo una bom­ba ató­mi­ca». Des­pués se acer­ca­ron y vie­ron «có­mo lle­va­ban al muer­to en­ci­ma de un ta­blón».

Jo­sé Juan Igle­sias Bal­boa te­nía en aquel en­ton­ces 14 años y ya sa­bía es­cri­bir a má­qui­na, ta­rea con la que po­día ayu­dar a su tío en la Ca­sa Sin­di­cal, si­tua­da en la ave­ni­da de Lu­go a la al­tu­ra del vie­jo ce­men­te­rio. Es­ta­ba so­lo esa tar­de mien­tras pa­sa­ba de una es­tan­cia a otra por un pa­si­llo don­de ha­bía una ven­ta­na des­de la que se po­día ver el pol­vo­rín. El es­truen­do le hi­zo le­van­tar la vis­ta y al mi­rar al fren­te vio có­mo vo­la­ban las cua­tro ca­se­tas le la­dri­llo, que es­ta­ban unos cien­to cin­cuen­ta me­tros de la ori­lla del As­ma fren­te a la Ala­me­da. Ya en la ca­lle, «ha­cía mu­chí­si­mo ca­lor, nun­ca ha­bía he­cho tan­to en Chan­ta­da, ha­bía quien de­cía que ha­bía ex­plo­ta­do el Sol, de aque­llas ha­bía mu­cha ig­no­ran­cia, la gen­te de­cía cual­quier co­sa».

Son tam­bién mu­chos los que cuen­tan que el es­truen­do hi­zo rom­per los cris­ta­les de mu­chas ca­sas y es­ta­ble­ci­mien­tos de la lo­ca­li­dad, los del cuar­tel de la guar­dia ci­vil, el co­mer­cio de Fra­ga en el cen­tro del cas­co ur­bano, los de las ca­sas de la Ala­me­da y mu­chos más. Y tam­bién hay quien afir­ma con se­gu­ri­dad que la ex­plo­sión se oyó en Car­ba­lle­do y Ta­boa­da.

So­lo en za­pa­ti­llas

Ma­ría Lui­sa Car­bón Expósito vi­ve hoy con su fa­mi­lia en el ba­rrio de A Santa Ma­ri­ña en Chan­ta­da. Aún guar­da en su me­mo­ria la fa­tí­di­ca tar­de y el mo­men­to en que uno de los je­fes, Je­sús Ál­va­rez Ca­bo, se fue a otra ca­se­ta a bus­car unos jue­gos de lu­ces pa­ra que ella y otros em­plea­dos los mon­ta­ran en cohe­tes. La se­gu­ri­dad te­nía que ser má­xi­ma: «Pa­ra mo­ver­se en esos ta­lle­res ha­bía que lle­var za­pa­ti­llas y no za­pa­tos de sue­la du­ra, por­que el ro­za­mien­to con la sue­la blan­da ha­cía más di­fí­cil que se pro­du­je­ra una chis­pa con cual­quier pie­dre­ci­lla, igual que a la ho­ra de fro­tar al­gún me­tal pa­ra lim­piar­lo, eso se te­nía mu­cho en cuen­ta».

Je­sús no lle­gó a traer los jue­gos de lu­ces. To­do vo­ló por los ai­res. Ma­ría Lui­sa re­cuer­da que con el cuer­po que­ma­do, des­cal­za y de­jan­do ji­ro­nes de piel en el sue­lo, pu­do lle­gar has­ta la pa­sa­re­la del As­ma en la Ala­me­da, allí se en­con­tró con una mu­cha­cha.

Mo­men­tos an­tes, esa chi­ca apren­día cos­tu­ra en una ca­sa cer­ca­na con otras ra­pa­zas que, al oír la ex­plo­sión, es­ca­pa­ron ca­lle arri­ba, pe­ro Ma­ría Te­re­sa, así se lla­ma es­ta mu­jer que tam­bién vi­ve pa­ra con­tar­lo, se per­ca­tó que lo que ha­bía ex­plo­ta­do era el pol­vo­rín don­de tra­ba­ja­ba su pri­ma Ma­ría Lui­sa, así que se dio la vuel­ta y se­pa­rán­do­se del gru­po in­ten­tó ir en su bus­ca. En me­dio de la pa­sa­re­la se cru­zó con una mu­jer humean­do, con las ro­pas, la piel y el pe­lo que­ma­do y le pre­gun­tó si sa­bía al­go de su pri­ma Ma­ría Lui­sa, en­ton­ces esa mu­jer que­ma­da con­tes­tó: «Te­re-

si­ña, a túa cur­má son eu».

Ma­ría Lui­sa Car­bón su­frió mu­cho do­lor y pa­só mie­do, pues es­cu­cha­ba cons­cien­te a los mé­di­cos de­cir que de ta­les que­ma­du­ras era muy di­fí­cil so­bre­vi­vir. Tu­vo que pa­sar ocho me­ses hos­pi­ta­li­za­da en Lu­go ba­jo la aten­ción del doc­tor Gar­cía Por­te­la. Fue to­do un su­pli­cio pa­ra es­ta mu­jer que, ar­ma­da de co­ra­je y ga­nas de vi­vir, hoy de­rro­cha son­ri­sas al re­cor­dar el te­rri­ble epi­so­dio ocu­rri­do aque­lla tar­de del trein­ta de ju­lio de 1957 en la pa­rro­quia de San Sal­va­dor de As­ma.

R. FER­NÁN­DEZ

Ma­ría Lui­sa Car­bón Expósito es la úni­ca su­per­vi­vien­te que to­da­vía pue­de con­tar lo que pa­só.

R. F.

Una de las ca­se­tas de la pirotecnia Ca­bo que si­guen en pie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.