La in­ves­ti­ga­ción so­bre la Do­mus del Mi­treo con­clui­rá con el es­tu­dio de la ce­rá­mi­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada -

Den­tro del pro­gra­ma Lu­go Cul­tu­ral pa­ra es­te año, la no­ve­dad fue la Noi­te na Do­mus do Mi­treo, que fue­ron vi­si­tas guia­das que se desa­rro­lla­ron los pri­me­ros jue­ves de mar­zo, abril y ma­yo, con ex­pli­ca­cio­nes del ar­queó­lo­go Cel­so Ro­drí­guez Cao. Ca­da no­che hu­bo dos pa­ses con afo­ro li­mi­ta­do a vein­ti­cin­co per­so­nas. Fue­ron nu­me­ro­sos los que qui­sie­ron y no pu­die­ron par­ti­ci­par. Ca­da uno de los días hu­bo mú­si­ca a car­go de un gru­po dis­tin­to, que se­lec­cio­nó pie­zas ade­cua­das al mo­men­to histórico al que co­rres­pon­dían las ex­pli­ca­cio­nes del ar­queó­lo­go y guía. —¿La mez­cla de his­to­ria y mú­si­ca cua­jó bien? —Sí, muy bien, es una fór­mu­la muy com­ple­ta de dar vi­da al mi­treo. —El con­te­ni­do de las ex­pli­ca­cio­nes no se­ría muy téc­ni­co... —Nos apar­ta­mos de tec­ni­cis­mos y nos cen­tra­mos en Mar­co Vi­tru­bio, que tra­ba­jó con Au­gus­to y pa­só a la his­to­ria por sus diez li­bros de ar­qui­tec­tu­ra. Es­to nos dio pie pa­ra ir ex­pli­can­do có­mo se fue cons­tru­yen­do la ca­sa y có­mo cam­bió. —La ca­sa res­pon­de a la per­so­na­li­dad de su due­ño. —Fui­mos ha­blan­do de la fa­mi­lia del cen­tu­rión, que era a la vez el res­pon­sa­ble de una ofi­ci­na de re­cau­da­ción. Po­de­mos in­fe­rir que re­ci­bía a sus ami­gos y que los in­vi­ta­ba a co­mer y que les ofre­ce­ría al­gún es­pec­tácu­lo; en ese mo­men­to, por ejem­plo, en­tra­ba la mú­si­ca. —¿Qué gru­pos de mú­si­ca par­ti­ci­pa­ron? —El pri­mer día, el gru­po So­lo Vo­ces, con com­po­si­cio­nes del XV, XVIII y XIX (es­ta úl­ti­ma, de Juan Mon­tes); el se­gun­do, Ger­mán Díaz, con zan­fo­na, y, el ter­ce­ro, Lu­cus En­sem­ble (pie­zas del XVI, XIX y XX).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.