Fran­cia quie­re que las au­las de pri­ma­ria no ten­gan más de 12 alum­nos

Sin­di­ca­tos y pro­fe­so­res ven im­po­si­ble que la re­for­ma ten­ga éxi­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - ALE­XAN­DRA F. COEGO

Emmanuel Ma­cron ha lle­ga­do al Elí­seo con una ris­tra de re­for­mas a im­plan­tar an­tes de que aca­be el año. Una de las más am­bi­cio­sas con­cier­ne la edu­ca­ción: el cen­tris­ta quie­re li­mi­tar a 12 alum­nos las cla­ses de pri­me­ro y se­gun­do de pri­ma­ria an­tes de la vuel­ta al co­le­gio de sep­tiem­bre. El mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Jean-Mi­chel Blan­quer, anun­ció a prin­ci­pios de ju­lio que la pri­me­ra fa­se de la im­plan­ta­ción in­clui­rá so­lo 2.500 cla­ses en co­le­gios de zo­nas des­fa­vo­re­ci­das, an­tes de ex­ten­der la me­di­da a 12.000 cla­ses. Blan­quer, ex­di­rec­tor de la Es­cue­la Su­pe­rior de las Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Co­mer­cia­les in­sis­tió en que la re­for­ma es­tá ba­sa­da en «es­tu­dios rea­li­za­dos en Fran­cia y en el ex­tran­je­ro» que de­mues­tran la efi­ca­cia de las cla­ses pe­que­ñas. «El ob­je­ti­vo es el 100% de apro­ba­dos en pri­ma­ria», ex­pli­có. Con la re­for­ma, Ma­cron es­pe­ra po­der re­du­cir los 98.000 aban­do­nos es­co­la­res que se pro­du­je­ron en el 2016 y crear mi­les de em­pleos en to­da la ca­de­na edu­ca­ti­va.

Sin em­bar­go, pro­fe­so­res y sin­di­ca­tos ven im­po­si­ble que la re­for­ma ob­ten­ga bue­nos re­sul­ta­dos. Por un la­do, su apli­ca­ción es li­mi­ta­da, ya que los co­le­gios que no pue­dan crear au­las su­ple­men­ta­rias no po­drán lle­var­la a ca­bo. Se­gún Da­vid Cons­tans-Mar­tigny, con­sul­tor de una aso­cia­ción de al­cal­des de gran­des ciu­da­des, «los al­cal­des es­tán bus­can­do so­lu­cio­nes».

Di­vi­dir las cla­ses en dos

En­tre las pro­pues­tas es­tá trans­for­mar las sa­las de in­for­má­ti­ca u otra, más po­lé­mi­ca, di­vi­dir las cla­ses en dos, con o sin cor­ti­na. Es­te es el mé­to­do es­co­gi­do por la ciu­dad de Mar­se­lla, que se ve­rá obli­ga­da a do­blar 120 cla­ses, y por 18 co­le­gios de Pa­rís.

El se­gun­do pro­ble­ma es en­con­trar su­fi­cien­tes pro­fe­so­res. An­te la ne­ce­si­dad de do­blar sus efectivos, mu­chos co­le­gios se ve­rán obli­ga­dos a po­ner fin al dis­po­si­ti­vo «Más pro­fe­so­res que cla­ses», lan­za­do en el 2013 por Fra­nçois Ho­llan­de pa­ra ase­gu­rar la pre­sen­cia de dos maes­tros en ca­da au­la de cier­tas cla­ses de pri­ma­ria. En uno de los su­bur­bios de Pa­rís, 113 maes­tros del pro­gra­ma pa­sa­rán a en­se­ñar en las nue­vas cla­ses. Los co­le­gios te­men per­der en ca­li­dad de en­se­ñan­za si proponen so­lo un maes­tro por au­la.

Blan­quer in­sis­tió en que no se eli­mi­na­rá «Más pro­fe­so­res que cla­ses», pe­ro ello no fre­nó el cie­rre de es­cue­las pa­ra de­nun­ciar la apli­ca­ción de la re­for­ma, ni las huel­gas que con­vo­ca­ron los sin­di­ca­tos la se­ma­na del 23 de ju­nio. Las tres ma­yo­res or­ga­ni­za­cio­nes del país fir­ma­ron una car­ta abier­ta al mi­nis­tro exi­gien­do que «se es­cu­che a los do­cen­tes an­tes de de­ci­dir su fu­tu­ro», pe­ro Blan­quer man­tie­ne que so­lo la apli­ca­ción de la re­for­ma po­drá per­mi­tir es­tu­diar los re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.