«Hay paí­ses que dan for­ma­ción pa­ra sa­ber ejer­cer el rol de pa­dre o ma­dre se­pa­ra­do»

Pro­ge­ni­to­res re­cla­man una ley ga­lle­ga que in­clu­ya me­di­das de me­dia­ción pa­ra evi­tar con­flic­tos

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - M. CEDRÓN

Aun­que el Con­gre­so ha da­do el pa­so pa­ra re­gu­lar la cus­to­dia com­par­ti­da, en Ga­li­cia, la Aso­cia­ción Ga­lle­ga de Pa­dres y Ma­dres Se­pa­ra­dos con­ti­núa reivin­di­can­do que la co­mu­ni­dad ten­ga su pro­pia ley. La se­ma­na pa­sa­da la Xun­ta Elec­to­ral con­ta­bi­li­zó un to­tal de 14.468 fir­mas vá­li­das pa­ra po­der con­ti­nuar con la Ini­cia­ti­va Le­gis­la­ti­va po­pu­lar que pre­sen­ta­ron en el Par­la­men­to ha­ce unos me­ses. En­tre los asun­tos que re­cla­ma el co­lec­ti­vo a la ad­mi­nis­tra­ción des­ta­ca la ar­ti­cu­la­ción de me­di­das sol­ven­tes de me­dia­ción pa­ra evi­tar que los ca­sos de rup­tu­ra aca­ben en un pro­ce­so con­ten­cio­so en el juz­ga­do.

¿Qué ti­po de me­di­das se­rían las más ade­cua­das en es­tos ca­sos?

Los ex­per­tos coin­ci­den en que la me­dia­ción fa­mi­liar, so­bre to­do la ex­tra­ju­di­cial, es en lí­neas ge­ne­ra­les el mé­to­do más ade­cua­do pa­ra ges­tio­nar un pro­ce­so de rup­tu­ra de pa­re­ja. Y so­bre to­do cuan­do los des­cen­dien­tes aún no han cum­pli­do los 18 y tie­nen que te­ner la ma­yor es­ta­bi­li­dad que pue­dan pa­ra sa­lir con buen pie del pro­ce­so. De to­das formas, la ca­te­drá­ti­ca de Psi­co­lo­gía Bá­si­ca y Psi­co­lo­gía Ju­rí­di­ca del Me­nor, Fran­cis­ca Fa­ri­ña, apun­ta que «la me­dia­ción fa­mi­liar es im­pres­cin­di­ble, pe­ro no su­fi­cien­te». Y re­cuer­da co­mo en mu­chos paí- so­bre to­do de Amé­ri­ca del Nor­te, «los pro­ge­ni­to­res de­ben de rea­li­zar for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra en­fren­tar­se con éxi­to al rol de pa­dres y ma­dres se­pa­ra­dos o di­vor­cia­dos».

¿Hay al­gún pro­gra­ma de esas ca­rac­te­rís­ti­cas en Ga­li­cia?

La USC en co­la­bo­ra­ción con la ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca de Vi­go (UVi­go) desa­rro­lla des­de ha­ce más de una dé­ca­da el pro­gra­ma Rup­tu­ra de Pa­re­ja, no de Fa­mi­lia que tra­ba­ja en ese te­rreno. Pues­to en mar­cha en el 2002, lle­va im­ple­men­tán­do­se en la co­mu­ni­dad con apo­yo ins­ti­tu­cio­nal des­de el 2004 has­ta el 2015. En la ac­tua­li­dad, tras per­der la co­la­bo­ra­ción eco­nó­mi­ca que te­nía del con­ce­llo de San­tia­go, tra­ba­ja con vo­lun­ta­rios. Los res­pon­sa­bles del pro­gra­ma han no­ta­do a lo lar­go de los úl­ti­mos ejer­ci­cios que ca­da vez son más las fa­mi­lias que de­man­dan su apo­yo. El pro­yec­to es­tá orien­ta­do a ho­ga­res con hi­jos me­no­res, que es­tán in­mer­sos en un pro­ce­so de rup­tu­ra de pa­re­ja. Pa­ra cu­brir to­das sus de­man­das dis­po­ne de di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des. Tam­bién se lle­va a ca­bo un pro­yec­to de me­dia­ción ex­tra­ju­di­cial gra­tui­to.

¿Los pro­ce­sos con­ten­cio­sos au­men­tan por el al­za de de­man­das de cus­to­dia com­par­ti­da?

Los ex­per­tos en fa­mi­lia re­cuer­dan que la cus­to­dia es una obli­ga­ción y, por tan­to, una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da por am­bos pro­ge­ni­to­res. «Si hu­bie­se una ju­ris­dic­ción de fa­mi­lia, tal y co­mo vie­nen pi­dien­do des­de ha­ce años la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos de Fa­mi­lia, y los pro­fe­sio­na­les que es­tán im­pli­ca­dos en es­tos ca­sos tu­vie­sen for­ma­ción es­pe­cia­li­za­da, muy po­si­ble­men­te los re­cur­sos con­ten­cio­sos por la cus­to­dia ten­drían lu­gar en me­nor gra­do», ale­ga Fa­ri­ña.

¿Cuál es la for­ma­ción que ha de te­ner el per­so­nal le­gal que tra­ba­je en ca­sos de fa­mi­lia?

El de­ba­te es­tá abier­to en Es­ta­dos Uni­dos, aun­que ese eco no ha lle­ga­do to­da­vía a Es­pa­ña. De abrir­se, aña­de es­ta ca­te­drá­ti­ca, «ten­dría que ex­ten­der­se a otros pro­fe­sio­na­les co­mo psi­có­lo­gos ju­rí­di­cos, fo­ren­ses o tra­ba­ja­do­res so­cia­les».

¿Có­mo de­be­ría coor­di­nar­se la cus­to­dia com­par­ti­da en­tre pa­dres?

Ca­da pro­ge­ni­tor, in­de­pen­dien­te­men­te de que vi­va o no en pa­re­ses, ja, de­be de cen­trar­se en sus hi­jos pa­ra cu­brir to­das sus ne­ce­si­da­des. En ese ca­so Fa­ri­ña apun­ta que es fun­da­men­tal que que­de cu­bier­to to­do el plano afec­ti­vo pa­ra que el me­nor pue­da cre­cer de un mo­do sa­lu­da­ble.

¿Qué de­be de te­ner en cuen­ta una pa­re­ja cuan­do de­ci­de rom­per y tie­ne hi­jos?

Tan­to la le­gis­la­ción co­mo los ex­per­tos coin­ci­den en que lo pri­me­ro en que hay que pen­sar es en el bie­nes­tar de los hi­jos por­que es lo que pri­ma. Ese es­ta­do es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con «la au­sen­cia de con­flic­to tó­xi­co y la pre­sen­cia de co­pa­ren­ta­li­dad po­si­ti­va. Quie­nes se se­pa­ran de­ben sa­ber que el con­flic­to en­tre ellos en­fer­ma a sus hi­jos, es­pe­cial­men­te aquel re­la­cio­na­do con ellos y man­te­ni­do en el tiem­po», re­cuer­da la pro­fe­so­ra. Tam­bién es im­por­tan­te que los pro­fe­sio­na­les im­pli­ca­dos co­noz­can los re­sul­ta­dos que la cien­cia nos es­tá apor­tan­do. La ra­zón es que es la fór­mu­la pa­ra crear con­cien­cia. La ma­la ges­tión de la rup­tu­ra de pa­re­ja pue­de afec­tar a la sa­lud fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca de pro­ge­ni­to­res e hi­jos.

ILUS­TRA­CIÓN ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.