El or­gu­llo y Bartleby, el es­cri­bien­te

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - EL EQUI­LI­BRIS­TA XOSÉ CAR­LOS CA­NEI­RO

Uno de los maes­tros, Her­man Mel­vi­lle, es­cri­bió el cuen­to que ti­tu­la es­ta co­lum­na cir­cuns­tan­cial. Y di­go cir­cuns­tan­cial por­que res­pon­de a las cir­cuns­tan­cias del pre­sen­te: pe­sa­ro­sas. Mi pe­sar pro­vie­ne del he­cho de pen­sar (pe­sar y pen­sar so­lo se di­fe­ren­cian en una le­tra). Si uno no pien­sa es mu­cho más fe­liz. Es una ver­dad que sos­ten­go des­de mi pri­me­ra no­ve­la: O in­for­tu­nio da soi­da­de. Es la so­le­dad un in­for­tu­nio, cier­ta­men­te. Y me sien­to tan so­lo que no me ex­tra­ña­ría que se me ca­ye­ra el mun­do en­ci­ma, y su co­rrec­ción po­lí­ti­ca, por de­cir lo que pre­ten­do. Es­te es el epí­to­me: Es­pa­ña, y el mun­do de las ideas, se ha ido al ga­re­te. Y no hay so­lu­ción.

El prin­ci­pal cul­pa­ble de la des­truc­ción ideo­ló­gi­ca de es­te país es el in­ven­tor de la Edu­ca­ción pa­ra la Ciu­da­da­nía, el que des­tro­zó más em­pleo y cau­dal pú­bli­co que nin­guno de los pre­si­den­tes de nues­tra his­to­ria (des­de los Re­yes Ca­tó­li­cos): Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Y ha­blan­do de Isa­bel y Fer­nan­do, los que unie­ron es­ta Es­pa­ña desuni­da, quie­ro re­cor­dar una de esas pre­gun­tas que el ré­gi­men za­pa­te­ris­ta in­clu­yó en sus li­bros: «¿Crees que eran to­le­ran­tes los Re­yes Ca­tó­li­cos?». Por su­pues­to que no lo eran. Co­mo no lo eran sus coe­tá­neos. Pe­ro des­con­tex­tua­li­zan­do la pre­gun­ta el alumno lle­ga a la con­clu­sión de que los Ca­tó­li­cos eran unos fas­cis­tas, cuan­do el fas­cis­mo no exis­tía, y que to­do lo que tie­ne que ver con el ca­to­li­cis­mo y con la uni­dad de Es­pa­ña lin­da con los acó­li­tos de Mus­so­li­ni. Es un ejem­plo, na­da más. Po­dría es­cri­bir cien­tos. Pe­ro nin­guno tan pal­pa­ble co­mo el que Es­pa­ña ha vi­vi­do la pa­sa­da se­ma­na y que lle­gó a su cús­pi­de con el des­fi­le del or­gu­llo pre­si­di­do por to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, PP in­clui­do.

Ima­gino que a es­tas al­tu­ras no ten­dría que jus­ti­fi­car­me. Pe­ro lo ha­go. A fi­na­les de los se­ten­ta, cuan­do ser ho­mo­se­xual es­ta­ba per­se­gui­do, yo vi­vía en Be­ni­dorm con ami­gos ho­mo­se­xua­les. Tran­se­xua­les, tam­bién. Fue­ron mis co­le­gas de no­che y fa­rán­du­la, lec­tu­ras y dia­tri­bas, al­gu­nos lo son to­da­vía. Hoy ten­go nue­vos co­no­ci­dos con idén­ti­ca con­di­ción se­xual. Me res­pe­tan y los res­pe­to. Pi­do pa­ra ellos to­dos los de­re­chos y en to­dos los ám­bi­tos. No son ni más ni me­nos que cual­quier otro. Di­cho es­to, y re­ne­gan­do de quien dis­cri­mi­ne a cual­quie­ra por su orien­ta­ción se­xual, aña­do: lo del or­gu­llo gay se les ha ido de las ma­nos. Por­que una co­sa es reivin­di­car o fes­te­jar la ho­mo­se­xua­li­dad y otra muy di­fe­ren­te enar­bo­lar la or­di­na­riez más la­men­ta­ble: ¿Qué pien­san al­gu­nos ho­mo­se­xua­les de la ex­hi­bi­ción en tan­ga? Una ca­de­na de te­le­vi­sión, la crea­do­ra de la ideo­lo­gía do­mi­nan­te en la Es­pa­ña ac­tual, so­bre­di­men­sio­nó du­ran­te un mes el en­cuen­tro. El men­sa­je era su­bli­mi­nal: es­to es lo bueno, lo de­más es ma­lo. Es la co­rrec­ta ideo­lo­gía. El res­to so­mos co­mo los Re­yes Ca­tó­li­cos.

Y di­cho lo an­te­rior, acla­ro el tí­tu­lo de Bartleby, que era el per­so­na­je de Mel­vi­lle in­do­len­te que pre­fe­ría no ha­cer na­da. O sea, nues­tro Ra­joy. La ideo­lo­gi­za­ción de la nueva Es­pa­ña (se­pa­ra­tis­mo, lai­cis­mo, neo­so­cia­lis­mo, es­no­bis­mo, et­cé­te­ra) es el peor pro­ble­ma al que nos en­fren­ta­mos. Lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to de­vie­ne en pen­sa­mien­to úni­co: lo to­ta­li­ta­rio. Pe­ro el PP, ig­no­ro el mo­ti­vo, mi­ra pa­ra otro la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.