Ita­lia re­cla­ma la ayu­da de la UE pa­ra tras­la­dar in­mi­gran­tes a otros puer­tos

Bus­ca en una cum­bre con Fran­cia y Ale­ma­nia con­ven­cer a los so­cios pa­ra ata­jar la cri­sis

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

Ita­lia no pue­de más. Sus au­to­ri­da­des ad­mi­ten que la cri­sis mi­gra­to­ria en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral les ha des­bor­da­do y pi­den ayu­da a los so­cios eu­ro­peos pa­ra que arri­men el hom­bro con ur­gen­cia. A pe­sar de las lla­ma­das de au­xi­lio, nin­gún país de la UE res­pon­dió has­ta que el Eje­cu­ti­vo de Pao­lo Gen­ti­lo­ni ame­na­zó con prohi­bir el des­em­bar­co de más mi­gran­tes en sus puer­tos. Pa­ra evi­tar que esa ad­ver­ten­cia se tra­duz­ca en caos o en más tra­ge­dias en al­ta mar, los mi­nis­tros del In­te­rior de Fran­cia (Gé­rard Co­llomb) y Ale­ma­nia (Tho­mas De Mai­zie­re) se reunie­ron ayer en Pa­rís con su ho­mó­lo­go ita­liano, Mar­co Min­ni­ti. Fren­te a la aten­ta mi­ra­da del co­mi­sa­rio de Mi­gra­ción, Di­mi­tris Avra­mo­pou­los, los tres tra­ta­ron de fi­jar un plan pa­ra con­ven­cer al res­to de so­cios de la ur­gen­cia de echar una mano a un país que ha re­ci­bi­do en lo que va de año a 83.000 per­so­nas, un 19 % más que en el mis­mo pe­río­do del 2016.

Ten­drán la opor­tu­ni­dad es­ta mis­ma se­ma­na du­ran­te el en­cuen­tro in­for­mal que man­ten­drán los 28 en Ta­llin (Es­to­nia), una ci­ta a la que acu­di­rá la Co­mi­sión Eu­ro­pea con una pro­pues­ta en la mano. Las au­to­ri­da­des de Ro­ma in­sis­ten en que cual­quier so­lu­ción pa­sa por des­viar em­bar­ca­cio­nes a otros puer­tos eu­ro­peos, una vía pa­ra ali­ge­rar la car­ga que es­tán asu­mien­do sus equi­pos en mar y tie­rra: «Si los úni­cos puer­tos a los que es­tán lle­van­do a los refugiados son ita­lia­nos, hay al­go que no es­tá fun­cio­nan­do», se que­jó Min­ni­ti en de­cla­ra­cio­nes a Il Mes­sag­ge­ro.

Fal­ta de so­li­da­ri­dad

Los re­pro­ches no son nue­vos. Ita­lia de­nun­cia es­tar so­me­ti­da a una pre­sión enor­me por la fal­ta de co­la­bo­ra­ción y so­li­da­ri­dad de la UE, que se ha de­sen­ten­di­do de la cri­sis que se es­tá desa­rro­llan­do en la fron­te­ra me­ri­dio­nal de la Unión. «Soy un eu­ró­fi­lo y es­ta­ría or­gu­llo­so de que al me­nos un bar­co, en lu­gar de lle­gar a Ita­lia, fue­ra a otro puer­to. No re­suel­ve el pro­ble­ma, pe­ro se­ría una se­ñal», des­li­zó Min­ni­ti, quien tam­bién su­gie­re a Bru­se­las ce­rrar un acuer­do pa­ra po­der tra­mi­tar des­de Li­bia, país de don­de pro­ce­den un 97 % de los mi­gran­tes irre­gu­la­res, las so­li­ci­tu­des de asilo. El Go­bierno ita­liano cree que de es­ta for­ma se po­drían con­te­ner las sa­li­das des­de los puer­tos del país nor­te­afri­cano y aco­ger de for­ma más se­gu­ra a quie­nes tie­nen de­re­cho a la pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, la ma­yor par­te de las per­so­nas que arri­ban a sus cos­tas lo ha­cen por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos, lo que ha­ce in­tuir que se de­ne­ga­ría la en­tra­da de for­ma ma­si­va a los so­li­ci­tan­tes que al fi­nal aca­ba­rían lan­zán­do­se al mar pa­ra lle­gar a Eu­ro­pa.

La cri­sis de los ca­yu­cos

Mien­tras las prin­ci­pa­les po­ten­cias eu­ro­peas bus­can una sa­li­da, al­gu­nos so­cios tra­tan de obs­ta­cu­li­zar el ca­mino. Na­die quie­re asu­mir más res­pon­sa­bi­li­da­des y al­gu­nas de­le­ga­cio­nes co­mo la es­pa­ño­la re­cha­zan un sis­te­ma de cuo­tas que «no fun­cio­na» o cual­quier acuer­do que les obli­gue a re­ci­bir más mi­gran­tes que, por nor­ma, de­be­ría in­te­grar el país de lle­ga­da. Es más, Es­pa­ña re­cuer­da que ya tu­vo que ha­cer fren­te en so­li­ta­rio a otras cri­sis co­mo la de los ca­yu­cos, y su­gie­re a Ita­lia que bus­que acuer­dos con los paí­ses afri­ca­nos de trán­si­to y de ori­gen pa­ra que con­tro­len y con­ten­gan los flu­jos. Eso se tra­du­ce en di­ne­ro.

En la me­sa de ne­go­cia­ción se en­con­tra­rán de nue­vo con la re­sis­ten­cia de los paí­ses de Vi­se­gra­do (Po­lo­nia, Hun­gría, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia). Al­gu­nos de ellos ya tie­nen abier­tos ex­pe­dien­tes san­cio­na­do­res en Bru­se­las por ne­gar­se a aco­ger a un so­lo re­fu­gia­do. Le­jos de bus­car excusas pa­ra jus­ti­fi­car la fal­ta de so­li­da­ri­dad, el hom­bre fuer­te del par­ti­do en el Go­bierno po­la­co, Ja­ros­lav Kazyns­ki, cul­pó a las an­ti­guas po­ten­cias co­lo­nia­les del dra­ma mi­gra­to­rio: «No­so­tros no sa­quea­mos esos paí­ses de los que lle­gan refugiados [...] Tam­po­co nos apro­ve­cha­mos de su mano de obra ni los he­mos in­vi­ta­do a ve­nir. Te­ne­mos el de­re­cho mo­ral a de­cir no», ase­gu­ró desafian­te.

CHIA­RA CARENINI

Un gru­po de in­mi­gran­tes, en un bos­que cer­ca de Gé­no­va y de la fron­te­ra fran­co­ita­lia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.