Mer­kel se la jue­ga en Ham­bur­go

La cum­bre del G-20 pon­drá a prue­ba su ha­bi­li­dad an­te Trump, Putin y Er­do­gan

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - JUAN CAR­LOS BA­RRE­NA

La fies­ta de la coope­ra­ción y el en­ten­di­mien­to que An­ge­la Mer­kel pre­ten­de ce­le­brar es­ta se­ma­na co­mo an­fi­trio­na de la cum­bre del G-20 en Ham­bur­go se pre­sen­ta lle­na de ries­gos y ame­na­za con aca­bar en fra­ca­so. No so­lo por la dis­po­si­ción de los mo­vi­mien­tos de pro­tes­ta a sa­bo­tear con to­dos los me­dios a su al­can­ce la reunión, sino por la ac­ti­tud de va­rios asis­ten­tes que po­drían dar al tras­te con las que Mer­kel ya ca­li­fi­có co­mo «com­pli­ca­das ne­go­cia­cio­nes». La po­lí­ti­ca ais­la­cio­nis­ta y pro­tec­cio­nis­ta de Do­nald Trump; los es­fuer­zos de su co­le­ga ru­so, Vla­dí­mir Putin, por di­vi­dir a Oc­ci­den­te, y el em­pe­ño del tur­co Er­do­gan en agra­var aún más las cas­ti­ga­das re­la­cio­nes en­tre Ber­lín y An­ka­ra su­po­nen re­tos de enor­me com­ple­ji­dad.

No fal­tan an­te­ce­den­tes preo­cu­pan­tes. La cum­bre del G-7 en la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Taor­mi­na en ma­yo aca­bó co­mo una reunión de seis con­tra uno des­pués de que Trump con­fir­ma­ra que su país ha­bía de­ci­di­do aban­do­nar el Acuer­do de Pa­rís con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Y las pro­me­sas que hi­zo en Si­ci­lia de que EE.UU. se su­ma­ría a la lu­cha con­tra el pro­tec­cio­nis­mo y las prác­ti­cas co­mer­cia­les in­co­rrec­tas han que­da­do en pa­pel mo­ja­do. Des­de en­ton­ces no han he­cho sino cre­cer las di­fe­ren­cias en­tre Was­hing­ton y Eu­ro­pa, así co­mo con el res­to de los paí­ses del G-20. En­tre otras me­di­das, EE.UU. es­tu­dia in­tro­du­cir ta­sas adua­ne­ras pa­ra pri­mar sus pro­duc­tos fren­te a los ex­tran­je­ros, pre­ten­de dic­tar nue­vas san­cio­nes con­tra Irán pe­se al acuer­do pa­ra de­te­ner el pro­gra­ma nu­clear y exi­ge que Eu­ro­pa com­pre más gas nor­te­ame­ri- cano en vez del de pro­ce­den­cia rusa. Las acu­sa­cio­nes de com­pe­ten­cia des­leal que Trump re­par­te a dies­tro y si­nies­tro se han ex­ten­di­do re­cien­te­men­te al ace­ro chino: los ale­ma­nes te­men que apro­ve­che el fo­ro de Ham­bur­go pa­ra exi­gir me­di­das que el res­to de los más de 30 paí­ses e ins­ti­tu­cio­nes in­vi­ta­dos no desean.

Ale­ma­nia quie­re evi­tar que la reunión, que se ce­le­bra vier­nes y sá­ba­do, se con­vier­ta en un «to­dos con­tra Trump» an­te las di­fe­ren­cias, no so­lo co­mer­cia­les, sino me­dioam­bien­ta­les, fi­nan­cie­ras y en ma­te­ria de in­mi­gra­ción y refugiados. La can­ci­ller pre­pa­ró la ci­ta a con­cien­cia y cuen­ta con po­de­ro­sos alia­dos pa­ra es­te ob­je­ti­vo. Des­de el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, y el pri­mer mi­nis­tro in­dio, Na­ren­dra Mo­di, con quie­nes ce­le­bró sen­das reunio­nes pre­pa­ra­to­rias, a los miem­bros eu­ro­peos del G-20, con los que se reunió la se­ma­na pa­sa­da en Ber­lín y de los que par­tió un men­sa­je de ce­rra­da uni­dad en ma­te­ria de pro­tec­ción me­dioam­bien­tal, li­bre co­mer­cio y ayu­da al de­sa­rro­llo.

Los es­fuer­zos de la can­ci­ller pa­ra con­se­guir el éxi­to en Ham­bur­go que­da­ron igual­men­te pa­ten­tes en ma­yo cuan­do se des­pla­zó a So­chi des­pués de dos años sin vi­si­tar Ru­sia por el con­flic­to de Ucra­nia. «La po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal sig­ni­fi­ca bus­car una y otra vez el diá­lo­go», co­men­tó en­ton­ces so­bre su de­ci­sión de vi­si­tar al pre­si­den­te ru­so, cons­cien­te de que las re­la­cio­nes ale­ma­nas y eu­ro­peas con Mos­cú no se en­cuen­tran en su me­jor mo­men­to. Las san­cio­nes dic­ta­das con­tra Ru­sia por la in­va­sión de Cri­mea y la gue­rra ucra­nia­na, el res­pal­do de Putin al ré­gi­men de Al Asad en Si­ria y la pre­sun­ta in­ter­ven­ción de pi­ra­tas in­for­má­ti­cos ru­sos en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de paí­ses oc­ci­den­ta­les han en­fria­do el víncu­lo en­tre Putin y Mer­kel. En su visita ob­tu­vo por lo me­nos la pro­me­sa de que la de­le­ga­ción rusa se com­por­ta­rá de ma­ne­ra cons­truc­ti­va y el pro­pio je­fe del Krem­lin ase­gu­ró que su país «es­tá dis­pues­to a apo­yar a la pre­si­den­cia del G-20».

No me­nos im­pre­vi­si­ble que Trump o Putin re­sul­ta el pre­si­den­te tur­co Er­do­gan. Las re­la­cio­nes tur­co-ger­ma­nas se en­cuen­tran en cri­sis des­de que el Bun­des­tag apro­bó el pa­sa­do año una re­so­lu­ción que con­de­nó el ge­no­ci­dio armenio ha­ce cien años y por las con­se­cuen­cias del fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do del que pron­to se cum­pli­rá un año. El in­có­mo­do es­ta­dis­ta so­li­ci­tó es­ta se­ma­na ce­le­brar un mi­tin con sus com­pa­trio­tas re­si­den­tes en es­te país, to­da una pro­vo­ca­ción pa­ra el Go­bierno de Mer­kel, que re­cha­zó la pe­ti­ción de ma­ne­ra ta­jan­te.

H. HANSCHKE REUTERS

Em­pie­zan las pro­tes­tas. La ciu­dad de Ham­bur­go vi­vió ayer las pri­me­ras mo­vi­li­za­cio­nes con­tra el G-20. En la fo­to, ac­ti­vis­tas de Green­pea­ce di­bu­jan una con­sig­na alu­si­va en un bar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.