Tres co­ches bom­ba sa­cu­den el co­ra­zón de Da­mas­co

Al me­nos 20 muer­tos otor­gan un trá­gi­co fi­nal al Ra­ma­dán

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

El te­rror vol­vió a gol­pear Da­mas­co con la ex­plo­sión de un co­che bom­ba que de­jó al me­nos 20 muer­tos y de­ce­nas de he­ri­dos en la ca­pi­tal si­ria. La ma­sa­cre to­da­vía pu­do ser ma­yor, ya que tres con­duc­to­res sui­ci­das in­ten­ta­ron pe­ne­trar en la ca­pi­tal de Si­ria a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na con el ob­je­ti­vo de aten­tar en el co­ra­zón de la ciu­dad en el pri­mer día la­bo­ra­ble tras la fes­ti­vi­dad del Eid, que con­me­mo­ra el fi­nal del Ra­ma­dán, el mes sa­gra­do del ayuno pa­ra los mu­sul­ma­nes.

Las fuer­zas de se­gu­ri­dad de­tec­ta­ron los vehícu­los y de­to­na­ron dos de ellos en la mis­ma au­to­pis­ta que se di­ri­ge al ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal, fren­te a la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría Eléc­tri­ca y Me­cá­ni­ca y la mez­qui­ta Bi­lal al Ha­bas­hi. El ter­ce­ro, sin em­bar­go, lo­gró pe­ne­trar en las ca­lles y el ka­mi­ka­ze se in­mo­ló a las puer­tas de la Ciu­dad Vie­ja, cuan­do se vio ro­dea­do por agen­tes de se­gu­ri­dad. La ex­plo­sión fue en la pla­za de Al Gha­dir, en el po­pu­lar ba­rrio cris­tiano de Bab Tou­ma, en la par­te vie­ja.

El je­fe de Po­li­cía de la ca­pi­tal, Moha­mad Kheir Is­mail, de­cla­ró por te­lé­fono a la ca­de­na Al Ikh­ba­ri­ya que «los tres co­ches fue­ron de­tec­ta­dos en la au­to­pis­ta y allí co­men­zó la per­se­cu­ción». Es el pri­mer ata­que sui­ci­da en Da­mas­co des­de el pa­sa­do mes de mar­zo, cuan­do en una mis­ma se­ma­na el gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) y el Fren­te Fa­tah Al Sham lle­va­ron a ca­bo va­rias ope­ra­cio­nes que cos­ta­ron la vi­da a de­ce­nas de per­so­nas, una de ellas con­tra el Pa­la­cio de Jus­ti­cia y otra con­tra pe­re­gri­nos chiíes que vi­si­ta­ban un co­no­ci­do san­tua­rio.

Avan­ces del Ejér­ci­to

La ca­pi­tal se ha con­ver­ti­do en el gran bas­tión del Go­bierno des­de el es­ta­lli­do de la re­vuel­ta con­tra el pre­si­den­te Ba­char Al Asad en el 2011, que pron­to se con­vir­tió en gue­rra. En las úl­ti­mas se­ma­nas, el Ejér­ci­to ha­bía lo­gra­do im­por­tan­tes avan­ces en las zo­nas ru­ra­les que ro­dean la ca­pi­tal si­ria y que es­tán ba­jo con­trol de gru­pos ar­ma­dos de la opo­si­ción, pe­ro las ope­ra­cio­nes sui­ci­das vol­vie­ron a de­mos­trar que no hay lu­gar se­gu­ro en el país.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, nin­gún gru­po ha­bía reivin­di­ca­do el en­vío de los tres con­duc­to­res sui­ci­das que pre­ten­dían aten­tar en el co­ra­zón de Da­mas­co.

Los ata­ques sui­ci­das en Da­mas­co eclip­sa­ron por unas ho­ras la si­tua­ción que se vi­ve Raq­qa, el bas­tión del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) al nor­te del país, ro­dea­do por las mi­li­cias kur­do ára­bes que res­pal­da Es­ta­dos Uni­dos. Es­ta lu­cha con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co ha ele­va­do la ten­sión en­tre Was­hing­ton y Mos­cú, el gran alia­do de Asad, por­que am­bas po­ten­cias, que cuen­tan con mi­li­ta­res des­ple­ga­dos so­bre el te­rreno, quie­ren aban­de­rar lo que de­no­mi­nan la «gue­rra con­tra el te­rror».

YOUS­SEF BADAWI

Un gru­po de ni­ños ob­ser­va los res­tos del aten­ta­do en la pla­za de Al Gha­dir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.