Nos­tal­gia del co­lor, olor, tac­to y so­ni­do de la hier­ba de Lon­dres

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - Ós­car Bu­rrie­za

Que­ri­do Wim­ble­don: ¿Quién no ha desea­do al­gu­na vez po­der re­tro­ce­der en el tiem­po? Pa­ga­ría mu­cho por re­vi­vir emo­cio­nes y ex­pe­rien­cias que han de­ja­do una enor­me hue­lla en mi me­mo­ria. Los tor­neos de hier­ba pro­vo­can en mí ese de­seo, y Wim­ble­don es­pe­cial­men­te.

Nos­tal­gia del co­lor, olor, tac­to y so­ni­do que ofre­ce es­ta su­per­fi­cie, la más es­pe­cial del te­nis. En el pa­sa­do de­nos­ta­da por unos, ama­da por otros, in­di­fe­ren­te pa­ra po­cos. Era di­ver­ti­do com­pro­bar la ca­ra de fe­li­ci­dad de los es­pe­cia­lis­tas de la épo­ca cuan­do lle­ga­ban es­tas se­ma­nas de la mis­ma ma­ne­ra que otros las afron­ta­ban con muy po­cas ga­nas o di­rec­ta­men­te se bo­rra­ban.

To­do ha cam­bia­do mu­cho, las ca­ras ape­nas cam­bian. Se jue­ga prác­ti­ca­men­te igual en tie­rra, en ce­men­to y, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, tam­bién en hier­ba. Ya na­die re­cuer­da esa lí­nea cen­tral de la pis­ta to­tal­men­te des­gas­ta­da. Y sí, re­co­noz­co que me ge­ne­ra nos­tal­gia, año­ro ver par­ti­dos con la ten­sión que ofre­cían los ka­mi­ka­zes que se lan­za­ban cons­tan­te­men­te a la red, con­vir­tien­do ese es­ti­lo en una es­pe­cie de de­por­te de al­to ries­go. Fe­li­ciano Ló­pez es de los po­cos que si­gue re­ga­lan­do mo­men­tos má­gi­cos de aque­llos es­pe­cia­lis­tas en hier­ba. Su vic­to­ria en el tor­neo de Queen’s ha­ce so­lo unos días, a sus ca­si 36 años, es­tá al al­can­ce de muy po­cos, sen­ci­lla­men­te im­pre­sio­nan­te.

Al mar­gen de es­ti­los hay al­go que sí es­pe­ro con mu­cha ilu­sión, ver al me­jor Ro­ger Fe­de­rer jun­to al me­jor Ra­fa Na­dal. Ellos dos son los te­nis­tas que com­pen­san to­da mi nos­tal­gia. El acer­ta­do pa­rón en la tem­po­ra­da de tie­rra del sui­zo, uni­do a la es­ca­sa pre­pa­ra­ción en hier­ba del es­pa­ñol, me de­jan una pe­que­ña du­da en el ai­re. ¿Se­rán ca­pa­ces de lle­gar vi­vos a la segunda se­ma­na del tor­neo? Si lo ha­cen, la po­si­bi­li­dad de re­vi­vir una fi­nal en­tre ellos se­rá bas­tan­te gran­de. La iner­cia men­tal de am­bos es in­me­jo­ra­ble. La ca­pa­ci­dad que han te­ni­do pa­ra rein­ven­tar­se y vol­ver a do­mi­nar el te­nis mun­dial nos ha de­ja­do sin pa­la­bras.

¡Dis­fru­te­mos de ellos en la ca­te­dral del te­nis!

Que­ri­do Wim­ble­don, te echo de me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.