Bru­se­las se blin­da con­tra el te­rro­ris­mo

Mi­li­ta­res y po­li­cías pa­tru­llan la ciu­dad pa­ra evi­tar aten­ta­dos yihadistas

La Voz de Galicia (Lugo) - - El Tiempo - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

Pa­tru­llas mi­li­ta­res ar­ma­das has­ta los dien­tes con ri­fles de asal­to y de francotirador. Po­li­cías con cha­le­cos an­ti­ba­las. Ba­rre­ras pa­ra evi­tar el pa­so de ca­mio­nes bom­ba. No es el ex­tra­rra­dio de Bei­rut o de Bag­dad. Es el cen­tro de Bru­se­las, y ese es el pa­no­ra­ma ge­ne­ral día tras día, con la ex­cep­ción de la Grand Pla­ce. Un pa­no­ra­ma que no se da en otras ciu­da­des bel­gas.

Que Bél­gi­ca se iba a con­ver­tir en uno de los vi­ve­ros del yiha­dis­mo en Eu­ro­pa lo ad­ver­tía es­te pe­rió­di­co el úl­ti­mo día del año 1995 en una cró­ni­ca en­via­da por Ma­nuel Mar­las­ca, en­ton­ces corresponsal en Pa­rís, que se com­ple­ta­ba con un se­gun­do pa­que­te en el cual se ad­ver­tía del trá­fi­co de ar­mas pro­ce­den­tes de gru­pos is­la­mis­tas (an­ti­gua Yu­gos­la­via, Ar­ge­lia…) que se usa­ban en atra­cos. A su vez, es­tos ser­vían pa­ra fi­nan­ciar las trá­gi­cas an­dan­zas de los fun­da­men­ta­lis­tas.

La mu­da ad­ver­ten­cia em­pie­za aho­ra en el ae­ro­puer­to de Bru­se­las, don­de la po­li­cía con cha­le­cos an­ti­ba­las pa­tru­lla por pa­re­jas y, ca­sua­li­dad o no, con las ma­nos sua­ve­men­te apo­ya­das so­bre las cu­la­tas de las pis­to­las. Pe­ro el cam­bio to­tal de pai­sa­je se pro­du­ce al lle­gar al cen­tro y en­fi­lar el muy an­cho Bou­le­vard Mau­ri­ce Le­mon­nier. Abun­dan los es­ta­ble­ci­mien­tos mu­sul­ma­nes y mu­chos es­tán ro­tu­la­dos so­lo en su idio­ma. Lar­gas fi­las de refugiados de paí­ses ára­bes y de Orien­te Me­dio to­man ca­fé o té en las te­rra­zas, to­dos hom­bres.

«No hay pe­li­gro al­guno, es gen­te pa­cí­fi­ca», di­ce un ca­ma­re­ro del ca­fé Gran Pla­ce lle­ga­do de Me­li­lla ha­ce po­cos años. Pe­ro no com­par­ten esa opi­nión las per­so­nas que re­co­rren las ca­lles co­mer­cia­les rue des Fri­piers, rue de Ta­bo­ra y rue du Mi­di, pa­ra­le­las a la an­te­rior y blo­quea­das con enor­mes jar­di­ne­ras con el fin de evi­tar un po­si­ble ata­que de te­rro­ris­tas sui­ci­das con ca­mio­nes. «Lo que su­ce­de —di­ce Joa­na, por­tu­gue­sa que lle­va dos de­ce­nios tra­ba­jan­do en la lim­pie­za— es que los pro­pios mu­sul­ma­nes que no quie­ren pro­ble­mas se han ido a otros ba­rrios, no quie­ren es­tar aquí y que les con­fun­dan con es­tos, que vi­ven de los sub­si­dios y sin tra­ba­jar».

Mien­tras una pa­tru­lla mi­li­tar (siem­pre son cua­tro) to­ma po­si­cio­nes a la en­tra­da de un cen­tro co­mer­cial, un vis­ta­zo al­re­de­dor per­mi­te con­tar sie­te men­di­gos, que se su­man a la do­ce­na lar­ga en­con­tra­da en el re­co­rri­do. Luc J., un hom­bre vin­cu­la­do al tu­ris­mo re­cep­ti­vo des­de ha­ce de­ce­nios, ex­pli­ca que al Pe­que­ño Cuar­tel (un gran edi­fi­cio) van a pa­rar to­dos los refugiados que so­li­ci­tan per­mi­so de re­si­den­cia, y ahí es­tán mien­tras no se re­suel­ve su si­tua­ción.

El pro­ble­ma de la men­di­ci­dad

«El pro­ble­ma ra­di­ca en que so­lo pue­den es­tar por la no­che —ex­pli­ca—. Por el día tie­nen que ir­se, y de ahí la men­di­ci­dad». «Y lo peor es que se agru­pan a lo lar­go de la ca­lle y vie­nen do­ce­nas de fur­go­ne­tas a con­tra­tar­los en ne­gro. Los lle­van por la ma­ña­na y los vuel­ven a traer al atar­de­cer, sin se­gu­ro ni na­da», aña­de. Y en efec­to, las fur­go­ne­tas apa­re­cen a buen rit­mo, mien­tras los refugiados mi­ran con mie­do y hos­ti­li­dad a cual­quier vi­si­tan­te.

A pre­gun­tas de es­te pe­rió­di­co, la em­ba­ja­do­ra de Es­pa­ña en Bél­gi­ca, Ce­ci­lia Yus­te Ro­jas, no cree que la si­tua­ción es­té fue­ra de con­trol: «Es lo mis­mo en Ma­drid, de don­de aca­bo de lle­gar. Y se es­tán ha­cien­do gran­des es­fuer­zos pa­ra ca­na­li­zar es­te flu­jo, pe­ro no veo que sea una ame­na­za».

Los tiem­pos han cam­bia­do. En 1984, La Voz de­nun­cia­ba que los pro­ble­mas idio­má­ti­cos ha­cían que fue­sen ne­ce­sa­rias dos se­ma­nas pa­ra leer un fax en un país con dos idio­mas muy dis­tin­tos, y ello da­ba un gran mar­gen de tiem­po a los vio­len­tos. Hoy la in­me­dia­tez del co­rreo elec­tró­ni­co per­mi­te a los yihadistas mo­ver­se rá­pi­da­men­te y ac­tuar an­tes de ser lo­ca­li­za­dos. En Bru­se­las se en­tien­de eso mu­cho me­jor.

C. R.

Una pa­tru­lla mi­li­tar re­co­rre el cen­tro de Bru­se­las pa­ra re­for­zar la vi­gi­lan­cia an­ti­te­rro­ris­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.