«Las no­ve­las tie­nen que di­ver­tir­nos, pe­ro tam­bién obli­gar­nos a pen­sar»

En su úl­ti­ma obra, «Cuan­do apa­re­cen los hom­bres», abor­da la crea­ción de la iden­ti­dad a tra­vés de los otros

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - MON­TSE GAR­CÍA SAN­TIA­GO / LA VOZ

La es­cri­to­ra bil­baí­na Ma­rian Iza­gui­rre cons­tru­ye su úl­ti­ma no­ve­la, Cuan­do apa­re­cen los hom­bres (Lu­men), a tra­vés de la au­sen­cia de su pro­ta­go­nis­ta. La au­to­ra de

La vi­da cuan­do era nues­tra (2013), en­tre otros tí­tu­los a lo lar­go de ca­si tres de­ce­nios de tra­yec­to­ria li­te­ra­ria, si­túa es­ta nueva tra­ma a prin­ci­pios del si­glo XX y en las dé­ca­das de los años 60-70.

—Crea el per­so­na­je de la pro­ta­go­nis­ta, Te­re­sa Men­die­ta, a tra­vés del res­to, ¿por qué ese plan­tea­mien­to pa­ra es­ta­ble­cer su iden­ti­dad? —Por­que, en el fon­do, creo que es lo que pa­sa en la reali­dad, no so­lo en las no­ve­las. Cons­trui­mos nues­tras vi­das, nues­tra iden­ti­dad y nues­tra ima­gen del yo a tra­vés de los otros, del re­fle­jo que los de­más ofre­cen de nues­tra per­so­na­li­dad, de nues­tra for­ma de ac­tuar, de nues­tra ac­ti­tud an­te la vi­da. Creo que no exis­ti­mos sin los otros.

—Y en esa con­for­ma­ción de la iden­ti­dad tam­bién hay fic­ción pa­ra aque­llo que se des­co­no­ce. —Tam­bién lo ha­ce­mos. Si ne­ce­si­ta­mos cons­truir una ver­dad, o al­go que nos pa­rez­ca ver­dad, la reali­dad siem­pre es es­ca­sa pa­ra eso, nun­ca es su­fi­cien­te. La reali­dad es po­bre por­que tie­ne mu­chas zo­nas de som­bras que no­so­tros no ve­mos, por eso la ten­den­cia es a com­ple­tar­la con ima­gi­na­ción, con lo que su­po­ne­mos. —Usa otra vez dos tiem­pos en su obra, pe­ro es­ta vez le ha aña­di­do una ma­yor uti­li­za­ción de la mez­cla de la pri­me­ra y la ter­ce­ra per­so­na a la ho­ra de na­rrar. —Es más com­ple­ja que otras no­ve­las, aun­que los dos tiem­pos los he ma­ne­ja­do des­de que es­cri­bí mi pri­me­ra no­ve­la, por­que creo que no so­mos so­lo pre­sen­te; el fu­tu­ro in­me­dia­to lo lle­va­mos con no­so­tros y tam­bién es nues­tro.

—En la no­ve­la des­cri­be Bil­bao y la Cos­ta Bra­va, ¿tam­bién tie­ne mu­cho de us­ted es­ta no­ve­la? —To­das. To­dos los per­so­na­jes de nues­tras no­ve­las so­mos no­so­tros en el fon­do, lo que he­mos vis­to, lo que he­mos oí­do, por­que tra­ba­ja­mos con ma­te­ria nues­tra, no con la aje­na; tra­ba­ja­mos con tri­pas interiores y con sen­ti­mien­tos que nos per­te­ne­cen, en­ton­ces, es di­fí­cil que lo que se ponga en la no­ve­la no ten­ga que ver con uno mis­mo. —Afir­ma que si­gue la má­xi­ma de Mi­lan Kun­de­ra de que las no­ve­las tie­nen que ser fá­ci­les de leer y di­fí­ci­les de en­ten­der. Pue­de pa­re­cer has­ta un po­co con­tra­dic­to­rio, ¿có­mo se con­si­gue? —Creo que las no­ve­las nos tie­nen que per­mi­tir di­ver­tir­nos, so­la­zar­nos, pe­ro que tam­bién nos tie­nen que obli­gar a pen­sar. Lo que yo plan­teo en mis no­ve­las tie­ne que ver mu­cho con pre­gun­tas, que a ve­ces con­tes­tan los per­so­na­jes y con pre­gun­tas que a ve­ces no con­tes­ta na­die y tie­ne que res­pon­der el pro­pio lec­tor. —En es­ta no­ve­la ya des­de el prin­ci­pio se sa­be que la pro­ta­go­nis­ta no es­tá, o des­apa­re­ció o mu­rió. —Des­de el prin­ci­pio, prin­ci­pio, no...

—Ya lo di­ce en la pri­me­ra pá­gi­na... —Bueno. Esa pri­me­ra pá­gi­na es­tá pen­sa­da pa­ra que el lec­tor la lea y cuan­do ha­ya pa­sa­do otras cin­co, la ha­ya ol­vi­da­do. Y des­pués, re­cu­pe­ras esa pri­me­ra pá­gi­na en la cien­to y pi­co, cuan­do la no­ve­la da un vuel­co y di­ces: ‘¿Aho­ra qué?’. Creo que a la ma­yor par­te de la gen­te le pa­sa, que se ol­vi­da de la pri­me­ra pá­gi­na, sien­do im­por­tan­te.

SAN­DRA ALON­SO

La es­cri­to­ra bil­baí­na Ma­rian Iza­gui­rre lle­va ca­si tres de­ce­nios pu­bli­can­do con éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.