Más som­bras que lu­ces

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

AN­TÓN ARIAS Pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia

Mu­cho se ha ha­bla­do, pe­ro po­cas reac­cio­nes de cen­su­ra ha ha­bi­do en re­la­ción con la me­di­da adop­ta­da pa­ra ma­te­ria­li­zar la com­pra del Ban­co Po­pu­lar por par­te del Ban­co San­tan­der.

Es­ta ope­ra­ción es­tá lle­na de lu­ces y som­bras, que han de­ja­do a una par­te de la ciu­da­da­nía y de las ins­ti­tu­cio­nes con el áni­mo cu­bier­to de sus­pi­ca­cia.

Una luz a des­ta­car es la ha­bi­li­dad que ha de­mos­tra­do el Ban­co San­tan­der en el ma­ne­jo del ar­te flo­ren­tino de la in­tri­ga, ya que de una ma­ne­ra si­gi­lo­sa, efi­caz y sor­pren­den­te­men­te rá­pi­da, ha con­cre­ta­do una ope­ra­ción de gran ca­la­do cu­yo éxi­to cal­cu­la que le re­por­ta­rá una ren­ta­bi­li­dad de la in­ver­sión — des­pués de lle­var a ca­bo una am­plia­ción de ca­pi­tal por im­por­te de 7.000 mil mi­llo­nes eu­ros—, del 13 %-14 % en el año 2020 y un in­cre­men­to del be­ne­fi­cio de la ac­ción en el 2019. El ban­co re­sul­tan­te pa­sa­rá a ser, en Es­pa­ña y Por­tu­gal, el pri­mer ban­co pri­va­do, uno de los más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa y to­do es­to den­tro de un ma­pa ban­ca­rio de al­ta con­cen­tra­ción.

Des­de el la­do de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es des­ta­ca­ble que, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en ac­tua­cio­nes pa­sa­das en re­la­ción con en­ti­da­des fi­nan­cie­ras en cri­sis, no se ha com­pro­me­ti­do ni un so­lo eu­ro de di­ne­ro pú­bli­co.

Som­bras en re­la­ción con el fu­tu­ro de los tra­ba­ja­do­res; clien­tes, tan­to em­pre­sas co­mo in­di­vi­duos; ac­cio­nis­tas y pro­vee­do­res por la fal­ta de una ex­pli­ca­ción que re­sul­te ve­raz, sin le­van­tar sus­pi­ca­cias, co­mo ha ocu­rri­do con la que se ha da­do de fal­ta de li­qui­dez por la re­ti­ra­da de fon­dos por par­te de los de­po­si­tan­tes sin que na­die las ha­ya cuan­ti­fi­ca­do.

La ope­ra­ción es­tre­na el Me­ca­nis­mo Úni­co de Re­so­lu­ción (MUR), cu­ya apli­ca­ción su­po­ne un cam­bio de com­por­ta­mien­to por par­te del re­gu­la­dor, eu­ro­peo en es­te ca­so, pues­to que en Es­pa­ña nun­ca se ha­bía de­cla­ra­do in­via­ble un ban­co. Es­te me­ca­nis­mo fue creado por la Unión Ban­ca­ria co­mo ins­tru­men­to de su­pera­ción de la cri­sis fi­nan­cie­ra en la zo­na eu­ro y que por la in­ten­si­dad de la me­di­da im­ple­men­ta­da ha ge­ne­ra­do in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, que a su vez ha con­lle­va­do mu­chas du­das so­bre la cre­di­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro así co­mo del res­pe­to al prin­ci­pio de li­bre em­pre­sa, pues creo que a na­die se le es­ca­pa que he­mos asis­ti­do a una suer­te de na­cio­na­li­za­ción a la que le ha se­gui­do de for­ma in­me­dia­ta una pri­va­ti­za­ción por va­lor de un eu­ro.

Es co­rrec­to el ar­gu­men­to de que la in­via­bi­li­dad de una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra de­be de ser asu­mi­da por sus ac­cio­nis­tas, pe­ro de es­te axio­ma no se pue­de con­cluir que una ac­ción que tie­ne un va­lor de mer­ca­do pa­se, por una de­ci­sión de la au­to­ri­dad com­pe­ten­te, a va­ler ce­ro y por ha­ber al­can­za­do di­cho va­lor se pro­ce­da a su amor­ti­za­ción. ¿Se li­qui­da y a las po­cas ho­ras fun­cio­na con nor­ma­li­dad?

Ex­cep­cio­nal, por­que an­te la si­tua­ción de cri­sis en que es­ta­ba in­mer­so el Ban­co Po­pu­lar na­die ba­ra­ja­ba co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra su via­bi­li­za­ción una me­di­da co­mo la que fi­nal­men­te se adop­tó. No ayu­dó a pre­de­cir la ex­cep­cio­na­li­dad la re­so­lu­ción adop­ta­da con an­te­rio­ri­dad en re­la­ción con la cri­sis, de­ri­va­da en res­ca­te, del ban­co ita­liano Mon­te dei Pas­chi di Sie­na ni las me­di­das, apro­ba­das y su­per­vi­sa­das por las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes, que adop­ta­ron los ges­to­res del Ban­co Po­pu­lar en­ca­mi­na­das a su ven­ta, y que ve­nían im­ple­men­tán­do­se des­de al me­nos el mes de no­viem­bre del 2016, mo­men­to en el que el ban­co re­ci­bió ofer­tas su­pe­rio­res a los 6.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Por úl­ti­mo, creo que es con­ve­nien­te acla­rar que se ha ge­ne­ra­do un de­ba­te que nos des­vía de lo tras­cen­den­te en es­te ca­so, y es el re­la­ti­vo a có­mo afec­ta es­ta ope­ra­ción a la via­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro ga­lle­go. Ga­li­cia no tie­ne un sis­te­ma fi­nan­cie­ro pro­pio. Ca­mi­na­mos ha­cia un sis­te­ma fi­nan­cie­ro eu­ro­peo en el que las fi­nan­zas ga­lle­gas ten­drán po­co que de­cir por­que en Ga­li­cia no se cum­plen los re­qui­si­tos que la teo­ría eco­nó­mi­ca exi­ge pa­ra que se pue­da ha­blar de la exis­ten­cia de un sis­te­ma fi­nan­cie­ro y que son la exis­ten­cia de su­je­tos que ge­ne­ren o de­man­den fi­nan­cia­ción, la te­nen­cia de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros pro­pios y la exis­ten­cia de un mer­ca­do fi­nan­cie­ro e ins­ti­tu­cio­nes de con­trol. De es­tos cua­tro re­qui­si­tos Ga­li­cia so­lo cum­ple con el pri­me­ro.

FO­TO SER­GIO PÉ­REZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.