El pe­rio­dis­mo y los he­chos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - CAR­LOS G. REIGOSA

Hay una re­la­ción di­rec­ta, re­gla­da y com­pro­me­ti­da en­tre los he­chos y su na­rra­ción pe­rio­dís­ti­ca, que ha de es­tar siem­pre al ser­vi­cio de una so­cie­dad bien in­for­ma­da. Es es­te un prin­ci­pio que na­die dis­cu­tía ha­ce ape­nas una dé­ca­da, pe­ro que hoy apa­re­ce de­bi­li­ta­do y con­fu­so ¿Qué lo ha sus­ti­tui­do? Al­go cier­ta­men­te bo­rro­so e im­pre­ci­so que, a pri­me­ra vis­ta, po­dría de­fi­nir­se co­mo un ba­rri­zal de re­la­tos tur­bios y ver­sio­nes in­tere­sa­das. Por­que es jus­ta­men­te es­to lo que es­tá en jue­go: el re­la­to ve­rí­di­co y pre­ci­so de los he­chos, que fi­gu­ra sus­ti­tui­do por na­rra­cio­nes ex­tra­ñas, fal­si­fi­ca­do­ras y es­pu­rias. Al­go que, al ca­bo, da­ña pro­fun­da­men­te las ba­ses de nues­tra de­mo­cra­cia.

¿Có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí? De­bi­li­tan­do el ri­gor im­pres­cin­di­ble de los pro­ce­sos in­for­ma­ti­vos y sus­ti­tu­yen­do las ver­da­des por «he­chos al­ter­na­ti­vos» fal­sos, que se di­ri­gen a un pú­bli­co de­seo­so de creer­los. ¿Y por qué desean creer­los? Por­que la de­for­ma­ción del «re­la­to» de lo real es ca­da vez más fá­cil, so­bre to­do en au­sen­cia de unos me­dios crí­ti­cos, sol­ven­tes y eco­nó­mi­ca­men­te via­bles. Unos me­dios que si­guen exis­tien­do, fe­liz­men­te, pe­ro que de­ben li­diar ca­da día con un enemi­go (sí, un enemi­go) ca­paz de exa­ge­rar los ma­les y pro­me­ter to­dos los pa­raí­sos que sir­van a sus in­tere­ses.

¿Y pue­den ha­cer­lo im­pu­ne­men­te? Sí, por­que en reali­dad se si­túan en el ám­bi­to de la lla­ma­da pos­ver­dad, es de­cir, más allá de los pro­pios he­chos y de su dis­cu­sión o de­ba­te. ¿Y qué te­rri­to­rio nue­vo es es­te? El de la opi­nión in­tere­sa­da so­bre fa­bu­la­cio­nes cons­trui­das al mar­gen de los he­chos. Es más, los he­chos de ver­dad de­jan de ser re­le­van­tes cuan­do ya se ha en­tra­do en el te­rri­to­rio de la ma­nio­bra cons­pi­ra­ti­va o de los «nue­vos da­tos» per­ma­nen­te­men­te es­gri­mi­dos y, en reali­dad, ja­más so­me­ti­dos a nin­gún es­cru­ti­nio. Por­que aquí es­tá lo esen­cial: una vez que se po­ne en cir­cu­la­ción una pos­ver­dad o un he­cho al­ter­na­ti­vo, la aten­ción se des­vía in­me­dia­ta­men­te ha­cia los fue­gos fa­tuos de un fal­so de­ba­te en el que ja­más se vuel­ve so­bre la su­pues­ta ver­dad original. El de­ba­te si­gue y la pos­ver­dad so­bre­vi­ve ca­da vez me­jor ali­men­ta­da por su pro­pia fa­la­cia. Fi­gu­ra así blin­da­da por aque­llos que la usan co­mo ar­gu­men­to in­con­tro­ver­ti­ble. Un mal ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.