El Arde Lu­cus ex­hi­bió múscu­lo en la des­pe­di­da con una jor­na­da mul­ti­tu­di­na­ria

Los des­fi­les fue­ron los mo­men­tos en los que más pú­bli­co se con­gre­gó en el cen­tro de la ciu­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - E.G. SOU­TO, X. R. PENOUCOS

El Arde Lu­cus 2017 se ce­rró con una jor­na­da mul­ti­tu­di­na­ria en la edi­ción en la que se es­tre­nó co­mo Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal. Des­de me­dia ma­ña­na, las ca­lles del cen­tro de la ciu­dad se lle­na­ron de gen­tes dis­pues­tas a dis­fru­tar del am­plio pro­gra­ma de ac­tos, el más com­ple­to de to­dos los años.

Pa­sa­da la me­dia tar­de, la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra, Carmen Ba­sa­dre, se­ña­ló: «Un ba­lan­ce do máis po­si­ti­vo, con con­ti­nua ac­ti­vi­da­de e ofer­ta cul­tu­ral nos me­llo­res es­ce­na­rios po­si­bles pa­ra re­vi­vir a no­sa his­to­ria, con­ver­tén­doa en pre­sen­te». Aña­dió: «Hai que des­ta­car a ca­li­da­de dos es­pec­tácu­los e da ani­ma­ción de rúa, pa­ra o dis­fru­te den­de ca­ti­vos a maio­res, un­ha das no­sas pre­ten­sións que se viu cum­pri­da. O Arde Lu­cus vol­veu ser un­ha ci­ta re­fe­ren­te es­ta fin de se­ma­na, e se o foi dé­be­se ta­mén á im­pli­ca­ción das aso­cia­cións».

En al­gu­nos mo­men­tos del fin de se­ma­na hu­bo quien es­ti­mó que en es­ta oca­sión no se lle­gó a al­can­zar el nú­me­ro de asis­ten­tes de an­te­rio­res edi­cio­nes. Sin em­bar­go, in­clu­so al­gu­nos que man­te­nían esa opi­nión cam­bia­ron de pa­re­cer en la tar­de de ayer. De he­cho, co­mo en años an­te­rio­res, hu­bo mo­men­tos en los que era di­fí­cil con­se­guir avan­zar en al­gu­nas ca­lles, es­pe­cial­men­te du­ran­te los des­fi­les, tan­to el in­fan­til co­mo el de las le­gio­nes.

En el de­sa­rro­llo de los ac­tos, al me­nos has­ta pri­me­ra ho­ra de la no­che, no se ha­bía pro­du­ci­do, se­gún las fuen­tes ofi­cia­les con­sul­ta­das, nin­gu­na in­ci­den­cia re­se­ña­ble, más allá del apo­yo pres­ta­do por la Po­li­cía Lo­cal a al­gu­nos asis­ten­tes a la fies­ta que, al pa­re­cer, se ha­bían ex­ce­di­do con las li­ba­cio­nes. Hay que des­ta­car tam­bién que en los al­re­de­do­res de la ciu­dad hu­bo du­ran­te el fin de se­ma­na con­tro­les de al­coho­le­mia.

En cuan­to a la fies­ta en sí, al­gu­nos ob­ser­va­do­res, creen ha­ber com­pro­ba­do que se con­so­li­da una cre­cien­te ten­den­cia a re­cu­rrir a los atuen­dos cas­tre­xos.

El Arde Lu­cus re­po­sa en es­tos mo­men­tos en gran par­te en las aso­cia­cio­nes de re­crea­ción his­tó­ri­ca. Su cre­ci­mien­to ha si­do con­si­de­ra­ble­men­te rá­pi­do. De he­cho, por ejem­plo, la Guar­dia Pre­to­ria­na, cons­ti­tui­da en 2013, con po­co más de vein­te miem­bros ro­za en la ac­tua­li­dad los 60.

Por úl­ti­mo, es de in­di­car que en al­gu­nos ám­bi­tos se em­pie­za a apun­tar de ca­ra a pró­xi­mas edi­cio­nes la con­ve­nien­cia de in­tro­du­cir al­gu­nas me­jo­ras. El his­to­ria­dor Adol­fo de Abel Vi­le­la se­ña­ló re­cien­te­men­te que es pre­ci­so «evi­tar dei­xar­se le­va po­lo en­tu­sias­mo dos nú­me­ros». Ayer, a las 23.30 se dio por ter­mi­na­do el pro­gra­ma del Arde Lu­cus 2017.

CAR­LOS CAS­TRO

El es­pec­tácu­lo de las le­gio­nes ro­ma­nas y de las tri­bus cas­tre­xas pu­so prác­ti­ca­men­te el pun­to fi­nal al pro­gra­ma del Arde Lu­cus 2017.

CAR­LOS CAS­TRO

Ca­mi­nar por al­gu­nas ca­lles del cas­co histórico re­sul­tó muy di­fí­cil en va­rias oca­sio­nes a lo lar­go del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.