Un ac­ci­den­te con­vier­te en un in­fierno el via­je tu­rís­ti­co de un gru­po de ju­bi­la­dos

Mue­ren car­bo­ni­za­das 18 per­so­nas tras em­bes­tir un au­to­bús a un ca­mión en Ba­vie­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - JUAN CAR­LOS BARRENA

Con un ba­lan­ce de die­cio­cho muer­tos y trein­ta he­ri­dos, al­gu­nos en es­ta­do crí­ti­co, Alemania re­gis­tró ayer uno de los mas gra­ves ac­ci­den­tes de cir­cu­la­ción que se re­cuer­dan en su his­to­ria mo­der­na. El si­nies­tro se pro­du­jo so­bre las sie­te de la ma­ña­na al co­li­sio­nar, por cau­sas que aún se des­co­no­cen, un au­to­bús tu­rís­ti­co con­tra la par­te tra­se­ra del re­mol­que de un ca­mión pe­sa­do que ha­bía re­du­ci­do su ve­lo­ci­dad an­te el co­mien­zo de una zo­na de obras en la au­to­pis­ta A9 que une Berlín y Mú­nich, en te­rri­to­rio de Ba­vie­ra.

Las fuer­zas de res­ca­te tar­da­ron me­nos de diez mi­nu­tos en al­can­zar el lu­gar del si­nies­tro, a la al­tu­ra de la lo­ca­li­dad de Münch­berg, en la nor­te­ña re­gión bá­va­ra de Fran­co­nia, pe­ro no pu­die­ron ha­cer na­da por los pa­sa­je­ros atra­pa­dos en el au­to­car, que se in­cen­dió al pro­du­cir­se el cho- que y se con­su­mió en po­cos mi­nu­tos, de­jan­do so­lo un ama­si­jo de hie­rros humean­tes. Va­rios de los su­per­vi­vien­tes su­frie­ron que­ma­du­ras de gra­ve­dad al es­ca­par del au­to­bús en­vuel­to en lla­mas.

El mi­nis­tro del In­te­rior de Ba­vie­ra, Joa­chim Herrmann, cri­ti­có el «com­por­ta­mien­to ab­so­lu­ta­men­te irres­pon­sa­ble» de al­gu­nos au­to­mo­vi­lis­tas en el atas­co que se for­mó tras la co­li­sión por obs­ta­cu­li­zar la for­ma­ción de un pa­si­llo de emer­gen­cia en la au­to­pis­ta pa­ra per­mi­tir la rá­pi­da cir­cu­la­ción de los vehícu­los de los bom­be­ros y las am­bu­lan­cias. Herrmann se­ña­ló tam­bién que el au­to­bús in­cen­dia­do ge­ne­ró tan­to ca­lor que fue im­po­si­ble pa­ra los bom­be­ros in­ten­tar si­quie­ra el res­ca­te de sus ocu­pan­tes y tu­vie­ron que li­mi­tar­se a so­fo­car las lla­mas. Se­gún el mi­nis­tro de Trans­por­tes, la mag­ni­tud del in­cen­dio fue tal que en el au­to­bús no que­dó ya nin­gún ele­men­to in­fla­ma­ble, tan so­lo el cha­sis de ace­ro del vehícu­lo.

Al lu­gar del si­nies­tro acu­die­ron mas de dos­cien­tos miem­bros de las fuer­zas de res­ca­te, en­tre bom­be­ros, am­bu­lan­cias y per­so­nal del ser­vi­cio téc­ni­co de emer­gen­cias, así co­mo me­dia do­ce­na de he­li­cóp­te­ros sa­ni­ta­rios que tras­la­da­ron a los he­ri­dos mas gra­ves a hos­pi­ta­les cer­ca­nos.

Fal­sa es­pe­ran­za

Du­ran­te va­rias ho­ras se dio por des­apa­re­ci­das a 18 per­so­nas y en un prin­ci­pio la po­li­cía pen­só que po­dían ha­ber es­ca­pa­do del au­to­bús en es­ta­do de shock y en­con­trar­se en un bos­que co­lin­dan­te, pe­ro la es­pe­ran­za se es­fu­mó en­se­gui­da. Los die­cio­cho fa­lle­ci­dos re­sul­ta­ron to­tal­men­te car­bo­ni­za­dos y fue ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de un equi­po de es­pe­cia­lis­tas fo­ren­ses pa­ra re­cu­pe­rar y pos­te­rior­men­te tra­tar de iden­ti­fi­car los ca­dá­ve­res. Fue una ta­rea muy pe­no­sa por­que, se­gún fuentes po­li­cia­les, la ma­yo­ría de las víc­ti­mas mor­ta­les que­da­ron cal­ci­na­das has­ta lo irre­co­no­ci­ble.

En el au­to­bús via­ja­ban 46 pa­sa­je­ros y dos chó­fe­res de 41 a 81 años de edad. Los ocu­pan­tes ha­bían si­do re­co­gi­dos en va­rias lo­ca­li­da­des del Es­ta­do ger­mano orien­tal de Sa­jo­nia pa­ra rea­li­zar una ruta tu­rís­ti­ca por los Do­lo­mi­tas y Ti­rol del Sur. La fis­ca­lía en­car­ga­da del ca­so se­ña­ló que la ma­yo­ría eran ju­bi­la­dos y que uno de los con­duc­to­res pe­re­ció en el ac­ci­den­te. El vehícu­lo si­nies­tra­do te­nía tres años de an­ti­güe­dad y ha­bía su­pe­ra­do el pa­sa­do abril su con­trol téc­ni­co sin pro­ble­mas. El chó­fer fa­lle­ci­do, que con­du­cía el au­to­bús en el mo­men­to de la co­li­sión, lle­va­ba mas de diez años tra­ba­jan­do en la em­pre­sa de trans­por­tes, ha­bía si­do pre­mia­do por su se­gu­ri­dad y no ha­bía te­ni­do ac­ci­den­tes en to­da su ca­rre­ra. Ade­más, en no­viem­bre ha­bía rea­li­za­do un cur­so es­pe­cial de se­gu­ri­dad vial.

El con­duc­tor del ca­mión, que trans­por­ta­ba al­moha­das y ca­mas y que tam­bién se in­cen­dio, re­sul­tó ile­so

S. FRICKE EFE

Bom­be­ros y fo­ren­ses bus­can res­tos y prue­bas en­tre las car­ca­sas des­trui­das del au­to­bús y el ca­mión si­nies­tra­dos en Alemania.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.