Emer­ge una is­la de are­na en la cos­ta de Es­ta­dos Uni­dos

Se­pa­ra­da ape­nas quin­ce me­tros del con­ti­nen­te, for­ma una len­gua se­mi­cir­cu­lar de 1,5 ki­ló­me­tros de lar­go

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - R. R.

Apa­re­ció de la na­da. Pri­me­ro, el pa­sa­do mes de abril, co­mo una pe­que­ña lo­ma de are­na, pe­ro pron­to cre­ció y em­pe­zó a to­mar for­ma has­ta com­ple­tar una pe­que­ña is­la se­mi­cir­cu­lar de 1.500 me­tros de lar­go y 150 de an­cho. Y así per­ma­ne­ce, al me­nos has­ta el mo­men­to, en­fren­te de la cos- ta de Ca­ro­li­na del Nor­te, en Ca­pe Point, se­pa­ra­da del con­ti­nen­te por po­co más de 15 me­tros.

La irrup­ción de nue­vas is­las no es al­go in­fre­cuen­te, aun­que en la ma­yor par­te de los ca­sos, co­mo ocu­rrió en el li­to­ral ja­po­nés ha­ce dos años, son fe­nó­me­nos aso­cia­dos al vol­ca­nis­mo sub­ma­rino. Pe­ro en es­te ca­so su ori­gen se cree que se en­cuen­tra en las fuer­tes co­rrien­tes ma­ri­nas de la zo­na que arras­tra­ron la are­na de la cos­ta has­ta el is­lo­te. Y al igual que ha sur­gi­do de nue­vo se cree que pue­de lle­gar a des­apa­re­cer. O al me­nos eso es lo que con­si­de­ran las au­to­ri­da­des lo­ca­les, que no se han atre­vi­do a dar­le un nom­bre por su pre­sun­ta fu­ga­ci­dad. No tie­ne una de­no­mi­na­ción ofi­cial, pe­ro sí ofi­cio­sa: Shelly Is­land o is­la de las con­chas. Así es co­mo la han em­pe­za­do a co­no­cer los lu­ga­re­ños y los múl­ti­ples tu­ris­tas que ya se han acer­ca­do a la zo­na pa­ra con­tem­plar la nue­va ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za.

Re­cla­mo tu­rís­ti­co

Se ha con­ver­ti­do en un im­por­tan­te re­cla­mo tu­rís­ti­co, pe­ro al que con­vie­ne pre­sen­ciar de le­jos. Las au­to­ri­da­des ya han ad­ver­ti­do de su pe­li­gro­si­dad y han pe­di­do a los cu­rio­sos que ba­jo nin­gún con­cep­to se les ocu­rra na­dar ha­cia la is­la y, mu­cho me­nos, pa­sear por ella. La are­na pue­de ser ines­ta­ble, las co­rrien­tes son fuer­tes y en la zo­na me­ro­dean los ti­bu­ro­nes. «Es­ta­mos preo­cu­pa­dos por los po­si­bles ata­ques a los ti­bu­ro­nes, pe­ro lo es­ta­mos más aún por los aho­ga­mien­tos», ex­pli­có Bill Smith, pre­si­den­te de la North Ca­ro­li­na Beach Buggy As­so­cia­tion. «La gen­te no de­be­ría in­ten­tar ca­mi­nar ni na­dar en esa co­rrien­te», ad­vir­tió tam­bién Da­ve Ha­llac, su­per­in­ten­den­te de la cos­ta na­cio­nal de Ca­pe Hat­te­ras, que su­per­vi­sa a Ca­pe Point. Es so­lo un es­pec­tácu­lo pa­ra la vis­ta.

CHAD KOCZERA

An­tes y des­pués, en po­cos me­ses. La is­la em­pe­zó a for­mar­se co­mo un pe­que­ño bul­to en el agua el pa­sa­do mes de abril. En la fo­to su­pe­rior se apre­cia la zo­na de Ca­pe Point an­tes de que sur­gie­ra el te­rreno are­no­so, una man­cha que fue cre­cien­do y to­man­do for­ma, co­mo se ve en la fo­to de la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.