Lo me­jor, la cría McKen­na Gra­ce

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - MI­GUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

De la mis­ma ma­ne­ra que su su­per­do­ta­da Mary Ad­ler, a sus on­ce años cum­pli­dos ha­ce ape­nas unos días la ac­triz McKen­na Gra­ce se confirma na­ci­da pa­ra las cá­ma­ras des­de que en el 2013 aso­ma­ra por la te­le­vi­sión. No so­lo por fo­to­ge­nia, sino por re­cur­sos dra­má­ti­cos y un sa­ber es­tar inusual pa­ra su edad, en la que sue­len re­sul­tar car­gan­tes. Con­tri­bu­ye a la cre­di­bi­li­dad de la pe­lí­cu­la jun­to al res­to del re­par­to, so­bre to­do Ch­ris Evans, has­ta aho­ra Ca­pi­tán Amé­ri­ca, pe­ro de aho­ra en ade­lan­te un ti­po que se po­drá per­mi­tir per­so­na­jes más com­ple­jos. No es que Un don ex­cep­cio­nal sea no­ta­ble, pues se que­da en co­rrec­ta, pe­ro fun­cio­na en eso tan que­ri­do al cine de Holly­wood —y a la fic­ción te­le­vi­si­va, aun­que a es­ta se le ve el plu­me­ro a lo le­jos— co­mo manipular los sen­ti­mien­tos en una amal­ga­ma en­ca­mi­na­da cla­ra­men­te a re­mo­jar al pa­tio de bu­ta­cas. Pe­ro la ho­nes­ti­dad jue­ga a fa­vor de Marc Webb —ya en su ma­du­rez des­pués de aquel con­vin­cen­te de- but de (500) días jun­tos en el 2009—, que plan­tea su pro­duc­ción en tér­mi­nos in­die, con ape­nas sie­te mi­llo­nes de dó­la­res de pre­su­pues­to.

Un hom­bre de­be­rá ha­cer­se car­go de su so­bri­na an­te el sui­ci­dio de su her­ma­na, ge­nio de las ma­te­má­ti­cas. Real­men­te, es la pun­ta del ice­berg en una com­ple­ja his­to­ria fa­mi­liar de cla­se al­ta aun­que dis­fun­cio­nal. To­do se com­pli­ca cuan­do la abue­la ma­ter­na re­cla­ma la tu­te­la de la cría pa­ra re­in­cor­po­rar­la al mun­do de su ma­dre. De­jé­mos­lo aquí pa­ra evi­tar un spoi­ler, pe­ro ba­jo la fal­sa apa­rien­cia de un te­le­fil­me de so­bre­me­sa —aun­que por su fac­tu­ra no lo sea—, lo que el guion pro­po­ne es la lu­cha del tío por pre­ser­var el de­re­cho de la pe­que­ña a una vi­da nor­mal pe­se a ser su­per­do­ta­da. No desea ver­la con­ver­ti­da en un pe­rro ver­de, in­ca­paz de re­la­cio­nar­se con gen­te co­mún, in­clu­yen­do su com­pli­ca­da in­te­gra­ción en las au­las con­ven­cio­na­les. Fun­cio­na a ese ni­vel, que a fin de cuen­tas re­tra­tar la vi­da no pue­de evi­tar las si­tua­cio­nes ya vis­tas una y mil ve­ces. No de­ja­rá hue­lla, pe­ro confirma a Webb pa­ra em­pre­sas más am­bi­cio­sas y a McKen­na Gra­ce co­mo otra de esas crías ne­ce­si­ta­das de los tu­to­res ade­cua­dos pa­ra que su ca­rre­ra fu­tu­ra no se tuer­za…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.