Los crí­ti­cos de En Ma­rea ma­nio­bran pa­ra mi­nar el li­de­raz­go de Vi­lla­res

El pa­pel que pue­da desem­pe­ñar Bei­ras en es­ta gue­rra re­sul­ta­rá cla­ve en el desen­la­ce del con­flic­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galacia - MA­RIO BERAMENDI SAN­TIA­GO / LA VOZ

Luís Vi­lla­res se hi­zo con la por­ta­vo­cía or­gá­ni­ca de En Ma­rea el pa­sa­do mes de abril con­tra to­do pro­nós­ti­co. Mu­cho an­tes de que ocu­rrie­ra eso, un sec­tor de Ano­va, Po­de­mos, Es­quer­da Uni­da y Ma­rea Atlán­ti­ca ya ha­bían he­cho pú­bli­co su re­cha­zo a que el por­ta­voz par­la­men­ta­rio fue­ra tam­bién el lí­der del par­ti­do ins­tru­men­tal, pe­ro per­die­ron el pul­so. Vi­lla­res sor­pren­dió a to­dos en­ca­be­zan­do una lis­ta jun­to a sus opo­si­to­res, en la que se le ne­ga­ba la con­di­ción de por­ta­voz, pe­ro des­pués lle­gó a un acuer­do con las dos lis­tas al­ter­na­ti­vas a la su- ya, y lo­gró ha­cer­se con el li­de­raz­go or­gá­ni­co gra­cias al apo­yo de los na­cio­na­lis­tas de Cer­na (Ma­rio Ló­pez Ri­co y Luis Ey­ré) y del sec­tor crí­ti­co de Ano­va, li­de­ra­do por el dipu­tado David Ro­drí­guez. Un acuer­do le­gí­ti­mo, nor­mal en un pro­ce­so con­gre­sual de cual­quier par­ti­do, pe­ro que fue in­ter­pre­ta­do por sus an­ti­guos alia­dos co­mo una trai­ción.

So­lo así pue­de en­ten­der­se la gue­rra abier­ta des­de el pa­sa­do sá­ba­do, día en el que Vi­lla­res ten­dió la mano pa­ra in­te­grar a los lla­ma­dos crí­ti­cos —una par­te de Ano­va, Es­quer­da Uni­da, Po­de­mos y Ma­rea Atlán­ti­ca—, lo que des­en­ca­de­nó un frontal re­cha­zo y al­gu­na reac­ción muy du­ra, co­mo la de Raúl Ase­gu­ra­do, miem­bro de la co­mi­sión per­ma­nen­te de Ano­va, quien lle­gó a ca­li­fi­car a Vi­lla­res y a los su­yos co­mo «tráns­fu­gas» y «trai­do­res».

La gue­rra que se ha abier­to aho­ra, en vís­pe­ras del pró­xi­mo ple­na­rio (asam­blea), que ten­drá lu­gar den­tro de dos se­ma­nas, es una re­edi­ción del pul­so plan­tea­do en abril. Y es el re­cha­zo de una par­te no me­nor de En Ma­rea a que Vi­lla­res, que es lí­der en el Par­la­men­to, lo sea tam­bién en el par­ti­do. Unos y otros mi­den aho­ra sus fuer­zas, y ha­cen sus cálcu­los pa­ra una jor­na­da que se­rá de­ci­si­va.

Los crí­ti­cos de En Ma­rea ma­nio­bran pa­ra mi­nar el li­de­raz­go de Vi­lla­res, pe­ro fal­ta por sa­ber si aho­ra, en el pró­xi­mo com­ba­te, se tra­ta so­lo de ero­sio­nar su po­si­ción, es de­cir, de que pier­da apo­yos, o es una em­bes­ti­da pa­ra re­vo­car to­da la coor­di­na­do­ra y que el ac­tual por­ta­voz par­la­men­ta­rio se que­de tam­bién sin la por­ta­vo­cía de la or­ga­ni­za­ción.

En la gue­rra abier­ta de En Ma­rea, ca­da vez más po­la­ri­za­da y dividida en es­ta cues­tión, re­sul­ta­rá tras­cen­den­tal el pa­pel que pue­da desem­pe­ñar Xo­sé Ma­nuel Bei­ras, re­ti­ra­do de la pri­me­ra fi­la, pe­ro con un enor­me po­der de in­fluen­cia. Has­ta aho­ra, ha si­do un va­le­dor de Vi­lla­res, pe­ro tam­bién man­tie­ne una re­la­ción muy flui­da con el sec­tor de Ano­va (Raúl Ase­gu­ra­do, An­tón Sán­chez o Ra­fa Do­pi­co) que con­si­de­ra que la ac­tual coor­di­na­do­ra de En Ma­rea no re­fle­ja la ver­da­de­ra plu­ra­li­dad de la or­ga­ni­za­ción.

Más allá de las cues­tio­nes or­gá­ni­cas e in­ter­nas, en es­ta gue­rra sub­ya­ce un con­flic­to que es ideo­ló­gi­co. Hay un sec­tor de En Ma­rea par­ti­da­rio de pre­ser­var el ca­riz na­cio­na­lis­ta, en el que es­tán una par­te de Ano­va, Cer­na y el pro­pio Luís Vi­lla­res, y una co­rrien­te que con­si­de­ra prio­ri­ta­ria la alian­za po­pu­lar de cla­se a ni­vel de to­do el país, lo que pa­sa por afian­zar el pac­to con Po­de­mos. De ahí la bue­na re­la­ción de Xu­lio Ferreiro, de Ma­rea Atlán­ti­ca, y An­tón Gó­mez Reino, pró­xi­mo a Pa­blo Igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.