«Co­rri­mos la voz de que si apa­re­cía el có­di­ce de­ja­ría­mos la in­ves­ti­ga­ción»

El juez Taín, que in­ves­ti­gó el ca­so, re­cuer­da que el li­bro era su úni­ca prio­ri­dad, más allá de atra­par al la­drón

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galacia - XUR­XO MELCHOR SAN­TIA­GO / LA VOZ

Ha­ce hoy cin­co años, un sus­pi­ro de ali­vio re­co­rrió to­da Ga­li­cia. El Có­di­ce Ca­lix­tino, que jus­to un año an­tes ha­bía si­do ro­ba­do de la ca­te­dral de San­tia­go, apa­re­ció in­tac­to. Es­ta­ba en un pol­vo­rien­to ga­ra­je de O Mi­lla­doi­ro (Ames) se­pul­ta­do ba­jo ca­jas de car­tón, pa­pe­les de pe­rió­di­co y has­ta un sa­co de ce­men­to. Allí lo ha­bía ocul­ta­do Ma­nuel Fer­nán­dez Cas­ti­ñei­ras, al que un día an­tes de­tu­vo la Po­li­cía Na­cio­nal co­mo la­drón de un li­bro que es la ma­yor jo­ya bi­blio­grá­fi­ca ga­lle­ga. Fue un éxi­to de mu­chos, pe­ro es­pe­cial­men­te de las dos per­so­nas que li­de­ra­ron aque­lla com­pli­ca­da in­ves­ti­ga­ción: An­to­nio Te­no­rio Ma­dro­na, je­fe de la Bri­ga­da de Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de Po­li­cía Ju­di­cial, y Jo­sé An­to­nio Váz­quez Taín, el juez ins­truc­tor del ca­so. El ma­gis­tra­do re­cuer­da que en aque­llos du­ros me­ses so­lo les ob­se­sio­na­ba re­cu­pe­rar el có­di­ce y no tan­to atra­par al la­drón. «Es­tá­ba­mos tan de­ses­pe­ra­dos que has­ta co­rri­mos la voz de que si apa­re­cía de­ja­ría­mos la in­ves­ti­ga­ción pa­ra ver si así el res­pon­sa­ble se ani­ma­ba a de­vol­ver­lo pa­ra evi­tar su de­ten­ción», re­cuer­da el ma­gis­tra­do, que hoy es­tá des­ti­na­do en A Co­ru­ña.

La es­tra­ta­ge­ma no dio re­sul­ta­do. «El úni­co la­drón que se asus­tó fue el que se ha­bía lle­va­do una ca­ja de pla­ta del si­glo XVI y una cruz de oro de la ca­te­dral, que las de­jó aban­do­na­das en un ban­co de la igle­sia de las Áni­mas, pe­ro del có­di­ce na­da», ex­pli­ca Taín. Pa­ra el juez, el mo­men­to más de­li­ca­do lle­gó tras la de­ten­ción de Fer­nán­dez Cas­ti­ñei­ras, un exe­lec­tri­cis­ta de la ba­sí­li­ca com­pos­te­la­na que fue pri­me­ro muy ami­go y lue­go acé­rri­mo enemi­go del que por en­ton­ces era el deán del tem­plo, Jo­sé Ma­ría Díaz. «An­tes del re­gis­tro del ga­ra­je, Te­no­rio y yo nos que­da­mos so­los, na­die más que­ría mo­jar­se por­que era una ac­ción arries­ga­da si al fi­nal no en­con­trá­ba­mos na­da, pe­ro ha­bía que arries­gar y dar un pa­so más», se­ña­la el juez. Y la apues­ta sa­lió bien, aun­que el fi­nal fe­liz se hi­zo es­pe­rar. El Ca­lix­tino apa­re­ció jus­to al fi­nal. En la úl- ti­ma ca­ja, en la úl­ti­ma bol­sa de las mu­chas que en­vol­vían un pa­que­te que era el úl­ti­mo lu­gar en el que mi­rar. Tan­ta ten­sión se li­be­ró de pron­to que el ma­gis­tra­do no pu­do evi­tar sol­tar unas lá­gri­mas de ale­gría, co­mo re­cor­dó una ve­ci­na a la que la co­mi­sión ju­di­cial ha­bía pe­di­do que ac­tua­ra co­mo tes­ti­go del re­gis­tro.

Atrás que­da­ba una in­ves­ti­ga­ción com­pli­ca­da que se cen­tró des­de el prin­ci­pio en tres per­so­nas. El pro­pio Fer­nán­dez Cas­ti­ñei­ras for­ma­ba par­te de esa ter­na que com­ple­ta­ban un or­ga­nis­ta y un ti­ra­bo­lei­ro de la ca­te­dral de San­tia­go. «El pro­ble­ma es que, cuan­do le in­ter­ve­ni­mos el te­lé­fono y le pu­si­mos mi­cros, Ma­nuel [el exe­lec­tri­cis­ta] no de­cía na­da, no ha­bla­ba con na­die ni da­ba se­ña­les ni de te­ner el có­di­ce ni to­do el dinero que le en­con­tra­mos [ca­si 2,5 mi­llo­nes que ro­bó de la ba­sí­li­ca com­pos­te­la­na du­ran­te dos dé­ca­das]. ¡Has­ta se que­ja­ba a su mu­jer y a su hi­jo por­que gas­ta­ban mu­cho!», ase­gu­ra Váz­quez Taín.

Hu­bo un mo­men­to en el que has­ta se te­mió que el Ca­lix­tino fue­se a ser ven­di­do a una ma­fia de­di­ca­da al trá­fi­co de obras de ar­te. «Te­no­rio, que es una au­to­ri­dad mun­dial en es­tos asun­tos, de­tec­tó la pre­sen­cia en Es­pa­ña de un in­ter­me­dia­rio ru­so y se ru­mo­rea­ba que lo que­ría com­prar por seis mi­llo­nes de eu­ros, esos tam­bién fue­ron mo­men­tos de mu­cha preo­cu­pa­ción», re­cuer­da el juez que ins­tru­yó el ca­so.

To­da aque­lla ten­sión se des­va­ne­ció pa­ra siem­pre cuan­do el mis­mo 4 de ju­lio del 2012, po­cas ho­ras des­pués de ha­ber­lo en­con­tra­do en per­fec­tas con­di­cio­nes en aquel ga­ra­je de O Mi­lla­doi­ro, el pro­pio juez Taín y el je­fe de la in­ves­ti­ga­ción, An­to­nio Te­no­rio, pu­die­ron en­trar vi­si­ble­men­te sa­tis­fe­chos en la ca­te­dral de San­tia­go y de­vol­ver el pre­cia­do li­bro al ar­zo­bis­po, Ju­lián Ba­rrio. Fue un mo­men­to his­tó­ri­co. Días des­pués, el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy vi­si­tó Ga­li­cia pa­ra for­ma­li­zar la vuel­ta a ca­sa del Ca­lix­tino, co­mo él di­jo, «la fuen­te mis­ma del eu­ro­peís­mo».

El ro­bo. El 6 de ju­lio del 2011, el por en­ton­ces deán, Jo­sé Ma­ría Díaz, anun­ció que el có­di­ce ha­bía si­do ro­ba­do del archivo ca­te­dra­li­cio.

El ha­llaz­go. Un año des­pués de su des­apa­ri­ción, la po­li­cía en­con­tró el li­bro en un ga­ra­je de Ames que te­nía al­qui­la­do el de­te­ni­do por el ro­bo.

La en­tre­ga. El je­fe de la Bri­ga­da de Pa­tri­mo­nio, An­to­nio Te­no­rio, y el juez Taín de­vol­vie­ron el Ca­lix­tino a la ca­te­dral el 4 de ju­lio del 2012.

El jui­cio. El la­drón del có­di­ce, Ma­nuel Fer­nán­dez Cas­ti­ñei­ras, fue juz­ga­do en San­tia­go en enero y fe­bre­ro del 2015, jun­to a su mu­jer y su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.