Las dos Es­pa­ñas de hoy

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galacia - FER­NAN­DO SALGADO

La Gue­rra Ci­vil tra­zó la fron­te­ra en­tre las dos Es­pa­ñas ma­cha­dia­nas. La Gran Re­ce­sión y las obs­ce­nas po­lí­ti­cas adop­ta­das pa­ra com­ba­tir­la han crea­do una nue­va y bru­tal di­vi­sión. De un la­do, la Es­pa­ña de los hi­jos: la del tra­ba­jo es­ca­so, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral y el sa­la­rio pau­pé­rri­mo. De otro la­do, la Es­pa­ña en vía de ex­tin­ción: la del tra­ba­jo es­ta­ble y el sa­la­rio de­cen­te. La En­cues­ta Anual de Es­truc­tu­ra Sa­la­rial, re­fe­ri­da al año 2015 y pu­bli­ca­da días atrás por el INE, di­bu­ja con ni­ti­dez las dos nue­vas Es­pa­ñas. Una de las dos —¿adi­vi­nan cuál?— ha de he­lar­nos el bol­si­llo y jo­ro­bar­nos la vi­da.

La zo­na na­cio­nal en ex­pan­sión es­tá po­bla­da de bra­zos y ce­re­bros jó­ve­nes, o que eran jó­ve­nes cuan­do ini­cia­ron la tra­ve­sía del de­sier­to: me­no­res hoy de cua­ren­ta años. La zo­na re­pu­bli­ca­na es­tá ha­bi­ta­da por tra­ba­ja­do­res ve­te­ra­nos en re­ti­ra­da, que co­no­cie­ron tiem­pos me­jo­res y aho­ra sue­ñan con al­can­zar su pen­sión, aun­que el reino es­cin­di­do ten­ga que en­deu­dar­se pa­ra abo­nar­la. Qui­zás al­gu­nos, los que es­tán más pró­xi­mos al ob­je­ti­vo, lo­gren atra­ve­sar la me­ta an­tes de que el mo­de­lo de­pre­da­dor arra­se su te­rri­to­rio.

Las con­di­cio­nes de vi­da en las dos zo­nas son ra­di­cal­men­te dis­tin­tas. El sa­la­rio me­dio su­pera los 23.000 eu­ros bru­tos al año, pe­ro esa ci­fra sue­na a mú­si­ca ce­les­tial en los oí­dos de la Es­pa­ña jo­ven. Los suel­dos en es­ta zo­na se que­dan a un 3 % de la me­dia en el me­jor de los ca­sos —asa­la­ria­dos de 35 a 39 años—, o se re­du­cen a me­nos de la mi­tad —los tra­ba­ja­do­res de 20 a 24 años ga­nan en pro­me­dio 11.228 eu­ros bru­tos— en el otro ex­tre­mo de la hor­qui­lla. Por si fue­ra po­co, se tra­ta de re­tri­bu­cio­nes men­guan­tes: en el año 2015 ba­ja­ron los sa­la­rios en to­dos los tra­mos de eda­des com­pren­di­das en­tre los 16 y los 40 años, mien­tras se man­te­nían o subían li­ge­ra­men­te en la zo­na de los ma­yo­res.

Tra­ba­jo peor re­mu­ne­ra­do y tra­ba­jo más es­ca­so. La ta­sa de pa­ro su­pera el 22 % en la Es­pa­ña que vie­ne y ba­ja del 17 % en la Es­pa­ña que se va. Tra­ba­jo es­ca­so y a cuen­ta­go­tas: pre­do­mi­nan en la zo­na ju­ve­nil los con­tra­tos a tiem­po par­cial y con du­ra­ción de­ter­mi­na­da. En reali­dad hay al­go peor que ser jo­ven en es­ta Es­pa­ña nues­tra: ser jo­ven y ser mu­jer. Las mu­je­res ga­nan un 23 % me­nos que los hom­bres. O to­da­vía peor: ser jo­ven, ser mu­jer y ser ga­lle­ga. Ex­tre­ma­du­ra, Ca­na­rias y Ga­li­cia tie­nen los sa­la­rios me­dios más ba­jos del te­rri­to­rio es­pa­ñol. O el col­mo de ma­les: ser jo­ven, ser mu­jer, ser ga­lle­ga y tra­ba­jar de ca­ma­re­ra. Los suel­dos en la hos­te­le­ría, escudo bla­so­na­do del po­ten­te sec­tor del tu­ris­mo na­cio­nal, son ca­si un 40 % in­fe­rio­res a la me­dia.

Así las co­sas, re­sul­tan di­fí­cil­men­te com­pren­si­bles las fan­fa­rrias ofi­cia­les que anun­cian la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y la revisión de las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to. Sorprende igual­men­te que no se es­cu­chen vo­ces que abo­guen por la po­lí­ti­ca de re­con­ci­lia­ción na­cio­nal y la su­pera­ción de las dos Es­pa­ñas. Y lla­ma fi­nal­men­te la aten­ción que aún ha­ya quien se asom­bre por­que en la Es­pa­ña de los jó­ve­nes, la del tra­ba­jo es­ca­so y el sa­la­rio ci­ca­te­ro, se re­cha­ce el sis­te­ma. ¿Qué quie­ren? ¿Que les aplau­dan mien­tras los apa­lean?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.